Es­ta se­rie pro­me­te

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

Cuan­do leí la pri­me­ra no­ve­la de Robert Gal­braith, no ima­gi­né que el desen­la­ce más sor­pren­den­te no ven­dría de des­cu­brir al ase­sino sino a la au­to­ra. Aho­ra to­do el mun­do sa­be que Robert Gal­braith es J.K. Row­ling, y ese co­no­ci­mien­to afec­ta inevi­ta­ble­men­te al mo­do en que lee­mos esos li­bros, jus­to lo que ella que­ría evi­tar.

Los pla­ce­res de esa pri­me­ra in­cur­sión del de­tec­ti­ve Cor­mo­ran Stri­ke qui­zá sus­ci­ta­ran te­mo­res de que Gal­braith in­cu­rrie­ra en ese cli­ché del mun­do de la edi­ción que con­sis­te en es­cri­bir una se­gun­da no­ve­la “de­sa­fian­te”. Lo cier­to es que, al tra­tar­se de la dé­ci­ma no­ve­la de Row­ling, los ali­via­dos lec­to­res pue­den aho­rrar­se esa par­ti­cu­lar in­quie­tud. De to­dos mo­dos, como El gu­sano de se­da es­tá am­bien­ta­do en el mun­do de la edi­ción li­te­ra­ria, son­mu­chos los cli­chés de ese mun­do so­bre los que Row­ling nos ofre­ce in­for­ma­ción de pri­me­ra mano. Yno es un re­tra­to de co­lor de rosa. Se tra­ta de una mi­ra­da sar­cás­ti­ca so­bre un mun­do her­mé­ti­co, y Row­ling/Gal­braith apor­ta ele­gan­cia e in­ge­nio a sus re­fle­xio­nes so­bre el es­ta­do del mun­do de la edi­ción con­tem­po­rá­nea.

Sa­len las chi­cas bien con nom­bres aca­ba­dos en a (Ni­na, Em­ma, Sa­rah, Mi­ran­da) y los chi­cos bien que han he­re­da­do su pues­to en una em­pre­sa fa­mi

liar que aho­ra for- ma par­te de un gran con­glo­me­ra­do. Sa­len los es­cri­to­res y no­ve­lis­tas que se au­to­pu­bli­can y a quie­nes los cur­sos de es­cri­tu­ra crea­ti­va han con­ven­ci­do de que los edi­to­res tra­di­cio­na­les los re­cha­zan por­que son de­ma­sia­do bri­llan­tes, de­ma­sia­do atre­vi­dos o de­ma­sia­do in­di­vi­dua­les. Sa­len los res­pon­sa­bles editoriale­s, bo­rra­chos y an­sio­sos; los agen­tes, co­di­cio­sos e in­ti­mi­dan­tes; y los es­cri­to­res, mo­vi­dos o bien por el ego o bien por el mie­do. La ver­dad, re­sul­ta un mi­la­gro que se pu­bli­que al­gu­na vez na­da medianamen­te de­cen­te.

Y en es­ta bor­bo­tean­te cié­na­ga apa­re­ce Cor­mo­ran Stri­ke, un an­ti­guo mi­li­tar, co­jo y con­de­co­ra­do. Muy ade­cua­da­men­te bau­ti­za­do con el nom­bre de un gi­gan­te cor­nua­llés, es hi­jo ile­gí­ti­mo de una es­tre­lla del rock y un te­naz per­se­gui­dor de es­ta­fa­do­res y adúl­te­ros; es tam­bién al­guien cu­yo co­ra­zón se in­ter­po­ne a ve­ces en el ca­mino de lo que le con­vie­ne. Se su­po­ne que só­lo de­be acep­tar ca­sos lu­cra­ti­vos pa­ra po­der pa­gar sus deu­das y su­bir­le el sueldo a su re­suel­ta se­cre­ta­ria, Ro­bin, cu­ya in­mi­nen­te bo­da con un con­ta­ble su­po­ne un des­tino peor que en­fren­tar­se a ase­si­nos.

Sin em­bar­go, Stri­ke se com­pa­de­ce de Leo­no­ra Qui­ne, la mal­tra­ta­da es­po­sa de un no­ve­lis­ta fra­ca­sa­do y con fa­ma de des­agra­da­ble, Owen, quien le pi­de lo­ca­li­zar a su ma­ri­do que se ha ido de ca­sa. Cuan­do Stri­ke des­cu­bre a Owen ha si­do ase­si­na­do en ex­tra­ñí­si­mas cir­cuns­tan­cias y la po­li­cía cen­tra sus sospechas en Leo­no­ra, el de­tec­ti­ve se ve in­ca­paz de re­sis­tir la cam­pa­ña pa­ra de­mos­trar la inocen­cia de la mu­jer y ha­llar al ver­da­de­ro ase­sino.

Lo que ha­ce Gal­braith de un mo­do tan con­vin­cen­te con la no­ve­la po­li­cia­ca es lo que tan bien hi­zo Row­ling con los li­bros pa­ra ni­ños. Es una urra­ca, con un ojo in­fa­li­ble pa­ra los ele­men­tos del gé­ne­ro, tan­to tra­di­cio­na­les como con­tem­po­rá­neos, que fun­cio­nan bien. Su ori­gi­na­li­dad ra­di­ca en com­bi­nar­los en una sín­te­sis en­te­ra­men­te per­so­nal. To­ma lo que son los pun­tos fuer­tes del gé­ne­ro, que son uti­li­za­dos como la­dri­llos por su con­si­de­ra­ble ta­len­to na­rra­dor; el re­sul­ta­do son unos li­bros ates­ta­dos de per­so­na­jes me­mo­ra­bles que con- vier­ten la lec­tu­ra en irre­sis­ti­ble.

En El gu­sano de se­da, en­con­tra­mos as­pec­tos de la no­ve­la po­li­cía­ca tra­di­cio­nal in­gle­sa pro­ce­den­tes de la edad de oro re­pre­sen­ta­da por Agat­ha Ch­ris­tie, Do­rothy L. Sa­yers, Mar­gery Alling­ham y Ngaio Marsh: el me­tó­di­co in­te­rro­ga­to­rio de los tes­ti­gos, el mun­do ce­rra­do de los sos­pe­cho­sos, la reunión de to­dos los per­so­na­jes pa­ra que el de­tec­ti­ve des­en­mas­ca­re al ase­sino. Es­tá el de­tec­ti­ve con al­gún ti­po de mi­nus­va­lía y que tie­ne pro­ble­mas con las mu­je­res, tra­di­ción que se re­mon­ta al pulp es­ta­dou­ni­den­se de la dé­ca­da de 1930. Aun­que hay tam­bién fa­mi­lias no tra­di­cio­na­les con to­do ti­po de con­fi­gu­ra­cio­nes, como las en­con­tra­mos hoy por to­das par­tes. Y es­tá la muy mo­der­na ex­plo­ra­ción de idio­sin­cra­sias y fe­ti­ches se­xua­les. El la­dri­llo fi­nal en el mu­ro son los os­cu­ros en­fren­ta­mien­tos a los que el lec­tor se ve obli­ga­do con la vio­len­cia; Gal­braith tra­za una lí­nea rec­ta que lle­ga has­ta las “tra­ge­dias de ven­gan­za” de la épo­ca de Ja­co­bo I, con epí­gra­fes de ca­pí­tu­los que nos re­cuer­dan que la dis­po­si­ción a im­pli­car­se con la vio­len­cia ex­tre­ma no es un in­ven­to del si­glo XXI.

Mi úni­ca re­ser­va a El gu­sano de se­da son las des­crip­cio­nes que ha­ce Gal­braith de los am­bien­tes. Hay de­ma­sia­dos de­ta­lles so­bre ca­lles y tra­yec­tos; a ve­ces, pa­re­ce un do­cu­men­tal de Lon­dres. Sos­pe­cho que ha­ber pa­sa­do de­ma­sia­dos li­bros des­cri­bien­do un mun­do que só­lo ella co­no­cía le ha he­cho ad­qui­rir la ten­den­cia a de­cir­nos de­ma­sia­das co­sas de un­mun­do que la ma­yo­ría ima­gi­na­mos per­fec­ta­men­te.

Se tra­ta de una ni­mie­dad. No ca­be du­da de que El can­to del cu­co fue la tar­je­ta de vi­si­ta de una se­rie que pro­me­te. Da­dos los sie­te li­bros pla­nea­dos pa­ra la pa­re­ja for­ma­da por Cor­mo­ran Stri­ke y Ro­bin Ella­cott (los mis­mos que for­man el ca­non de Harry Pot­ter), es evi­den­te que Gal­braith pien­sa lo mis­mo.

Lo que ha­ce Gal­braith de un mo­do tan con­vin­cen­te con la no­ve­la po­li­cia­ca es lo que tan bien hi­zo Row­ling con los li­bros pa­ra ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.