Ópe­ra en el pal­co y en pan­tu­flas

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - NU­RIA CUA­DRA­DO 05

El frac ha­ce tiem­po que se sa­be an­ti­cua­do pa­ra com­pe­tir con ter­cio­pe­los y do­ra­dos en un pal­co de ópe­ra. Pe­ro has­ta ha­ce po­co na­die se hu­bie­ra atre­vi­do a cal­zar­se las pan­tu­flas y abro­char­se la ba­ta pa­ra brin­dar en el es­treno de La Tra­via­ta al rit­mo del “Li­bia­mo ne'lie­ti ca­li” (Be­ba­mos en ale­gres co­pas) de Ver­di. A par­tir de aho­ra, sí. Gra­cias a Pal­co Di­gi­tal, ini­cia­ti­va que ha pues­to en mar­cha el Tea­tro Real de Ma­drid (con pa­tro­ci­nio de En­de­sa), es po­si­ble se­guir al­gu­nas de las re­pre­sen­ta­cio­nes pro­gra­ma­das en el es­ce­na­rio del co­li­seo, en di­rec­to, des­de el sa­lón de ca­sa, a tra­vés del or­de­na­dor, de un dis­po­si­ti­vo mó­vil o de la pan­ta­lla de la te­le­vi­sión; así como ac­ce­der a al­gu­nos de los tí­tu­los de más éxi­to de las úl­ti­mas tem­po­ra­das que han in­te­gra­do en su vi­deo­te­ca.

“La aper­tu­ra de los tea­tros de ópe­ra a las nue­vas tec­no­lo­gías es ca­si una cues­tión de su­per­vi­ven­cia”, ad­mi­te Joan Ma­ta­bosch, di­rec­tor del Real. “Los tea­tros que no apro­ve­chen es­tas nue­vas tec­no­lo­gías per­de­rán una opor­tu­ni­dad

do­ble de oro pa­ra di­fun­dir sus pro­duc­tos, pres­ti­giar su mar­ca, pre­ser­var sus me­jo­res es­pec­tácu­los, ofre­cer un ser­vi­cio pú­bli­co de gran ca­la­do cul­tu­ral y, de pa­so, ren­ta­bi­li­zar las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas que re­ci­ben”, aña­de el di­rec­tor del co­li­seo ma­dri­le­ño, que has­ta ha­ce po­co más de un año lo era del Li­ceu.

“La ópe­ra no pue­de re­nun­ciar al ob­je­ti­vo de lo­grar una di­fu­sión lo más am­plia po­si­ble, ya que su fi­nan­cia­ción de­pen­de en gran par­te de las con­tri­bu­cio­nes pú­bli­cas”, ex­pli­ca Ma­ta­bosch, que re­cuer­da que la fór­mu­la au­dio­vi­sual es la úni­ca que per­mi­te au­men­tar las au­dien­cias sin ne­ce­si­dad de en­ca­re­cer los cos­tes: “Nor­mal­men­te, en la ópe­ra, el in­cre­men­to de ac­ti­vi­dad no só­lo no re­du­ce los cos­tes de pro­duc­ción sino que pue­de lle­gar a dis­pa­rar­los”, ates­ti­gua.

Pe­se a que el di­rec­tor del Real ad­mi­te que “ni es lo mis­mo ni se tra­ta de una ex­pe­rien­cia com­pa­ra­ble” asis­tir a una re­pre­sen­ta­ción en di­rec­to que se­guir­la a tra­vés de una pan­ta­lla, “den­tro de la pro­pia ló­gi­ca au­dio­vi­sual que go­bier­na la sen­si­bi­li­dad de las nue­vas ge­ne­ra­cio- nes de es­pec­ta­do­res, es una ex­pe­rien­cia na­da des­car­ta­ble”. Así, Ma­ta­bosch apun­ta que “los cam­bios ra­di­ca­les que ha ex­pe­ri­men­ta­do la ópe­ra des­de el pun­to de vis­ta tea­tral, dra­má­ti­co e in­ter­pre­ta­ti­vo han fa­vo­re­ci­do que la gra­ba­ción au­dio­vi­sual de de­ter­mi­na­dos es­pec­tácu­los sea muy atrac­ti­va: los can­tan­tes son me­jo­res ac­to­res y las ex­pre­sio­nes que se pier­den en un tea­tro pue­den cap­tar­se con pri­me­ros pla­nos”. De igual ma­ne­ra ad­mi­te que las re­trans­mi­sio­nes con­di­cio­nan as­pec­tos de la re­pre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.