Pia­nis­ta en au­ge

En­tre­vis­ta con Javier Pe­ria­nes, que in­ter­pre­ta al Men­dels­sohn más ro­mán­ti­co

La Vanguardia - Culturas - - Portada - RA­FA MARTÍNEZ

Javier Pe­ria­nes es­tá sen­ta­do en una si­lla Bar­ce­lo­na de Mies van der Rohe. Aca­ba de sa­lir del úl­ti­mo de sus ha­bi­tua­les en­sa­yos. Una gi­ra de pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo dis­co (Men­dels­sohn. Lie­der oh­neWor­te) lo ha­brá lle­va­do­por un buen nú­me­ro de ciu­da­des. La Se­ma­na de Mú­si­ca Re­li­gio­sa de Cuen­ca es su pró­xi­ma ci­ta. ¿Re­cuer­da cuán­do em­pe­zó a abor­dar las obras de Men­dels­sohn que ha lle­va­do al dis­co? El pro­yec­to da co­mien­zo ha­ce dos años. Nos pu­si­mos a es­co­ger una mues­tra de las obras de Men­dels­sohn; no hay áni­mo de res­ca­te al­guno. La ini­cia­ti­va par­te del gran mu- si­có­lo­go que es Luis Ga­go. En­tre am­bos se es­ta­ble­ció un diá­lo­go, una par­ti­da de ping-pong, pa­ra se­lec­cio­nar las pie­zas. In­clu­so mi mu­jer, que es pia­nis­ta, par­ti­ci­pó. El re­per­to­rio es­co­gi­do con­tie­ne una pers­pec­ti­va glo­bal: el la­do ro­mán­ti­co que desa­rro­lló con su her­ma­na Fanny –y que da pie al gé­ne­ro de la can­ción sin pa­la­bras; no “ro­man­zas”, que es una ma­la tra­duc­ción del tér­mino–, o su pro­xi­mi­dad con otro com­po­si­tor como Beet­ho­ven. ¿Cuál ha si­do su ma­yor di­fi­cul­tad a la ho­ra de ha­cer­les fren­te? Sin du­da, el vir­tuo­sis­mo de al­gu­nas pie­zas. El se­gun­do mo­vi­mien­to del Ron­do ca­pric­cio­so es de una gran di­fi­cul­tad. Lue­go tra­to de que mis in­ter­pre­ta­cio­nes no sean al­mi­ba­ra­das. La vir­tud es­tá, como de­cía el fi­ló­so­fo grie­go, en en­con­trar el pun­to cen­tral. En uno de sus ver­sos, Jor­ge Luis Bor­ges es­cri­bía que “el ar­te de­be ser como ese es­pe­jo / que nos re­ve­la nues­tra pro­pia ca­sa”. ¿Qué hay de us­ted en es­tas pie­zas de Men­dels­sohn? Se sue­le ha­blar de us­ted como de una per­so­na in­tro­ver­ti­da. Como di­ce la co­pla: “Lo que di­gan de mí...”. Se di­ce de mí una co­sa –que soy in­tro­ver­ti­do– en un pe­rió­di­co de aquí, y la con­tra­ria en otro de fue­ra. Yo pro­cu­ro que ha­ya de mí­lo mí­ni­mo po­si­ble. Tra­to de con­ver­tir­me en un tra­duc­tor, ni más ni me­nos. Que con el tiem­po ha­ya de mí lo me­nos po­si­ble. Lo que que­da fi­nal­men­te es el po­so. Si­guien­do con otro es­cri­tor, es­ta vez es­cri­tor me­ló­mano, di­ce An­to­nio Mu­ñoz Molina que le gus­ta­ría con­tar con un lec­tor que fue­ra ca­paz de ad­ver­tir to­dos los ma­ti­ces del li­bro que ha es­cri­to del mis­mo mo­do que un di­rec­tor de or­ques­ta con los so­ni­dos que es­ta emi­te. ¿Es us­ted tan exi­gen­te? No, en ab­so­lu­to. Me gus­ta que la gen­te ven­ga li­bre de pre­jui­cios y per­ci­ba la mú­si­ca como pue­da. No pue­do pe­dir na­da más; si aca­so una ac­ti­tud abier­ta an­te lo que el in­tér­pre­te in­ten­ta co­mu­ni­car. En la Se­ma­na de Mú­si­ca Re­li­gio­sa de Cuen­ca vol­ve­rá a in­ter­pre­tar el ‘Con-

FO­TOS: JO­SEP MOLINA / SAN­TIA­GO TO­RRAL­BA

Arri­ba, re­tra­to del pia­nis­ta de Ner­va (Huel­va). En la pá­gi­na de la de­re­cha, un de­ta­lle de las ma­nos de Javier Pe­ria­nes du­ran­te un con­cier­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.