Tu­ring y los es­pías

La pe­lí­cu­la ‘The imi­ta­tion ga­me’ lo ha pues­to de mo­da. Con­si­de­ra­do el pa­dre de la in­for­má­ti­ca mo­der­na, Alan Tu­ring (1912-1954) des­ta­có en dis­ci­pli­nas como la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la crip­to­aná­li­sis

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - Los es­pías de Cam­brid­ge

Aho­ra que los pre­mios Oscar nos han he­cho sa­ber, por me­dio del gran fil­me The imi­ta­tion ga­me, quien fue Alan Tu­ring, el in­ven­tor del or­de­na­dor (que no fue Bill Ga­tes ni el so­so de Ste­ve Jobs), qué era la má­qui­na co­di­fi­ca­do­ra Enig­ma de los ale­ma­nes y có­mo en Blet­chley Park unos crip­tó­gra­fos y ma­te­má­ti­cos in­gle­ses lo­gra­ron leer los men­sa­jes se­cre­tos de la Wehr­macht, con­vie­ne abrir­se pa­so en­tre la ofer­ta de li­bros so­bre el te­ma, que pa­ra ma­yor con­fu­sión sue­le su­per­po­ner­se con el de los es­pías de Cam­brid­ge.

Hugh Tre­vor Ro­per, Re­gius Pro­fes­sor de his­to­ria en Ox­ford, fe­llow de Lh­rist Church y miem­bro del MI6 du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ha reuni­do en un vo­lu­men, The se­cret wold, to­dos sus es­cri­tos so­bre es­pio­na­je du­ran­te la II Gue­rra y la Gue­rra Fría.

Enig­mae­ra el nom­bre de la má­qui­na in­ven­ta­da por los ale­ma­nes pa­ra co­di­fi­car sus men­sa­jes. Ul­tra, el nom­bre que die­ron los in­gle­ses a esos men­sa­jes des­ci­fra­dos. Tal proeza fue con­se­gui­da gra­cias a la má­qui­na –el primer or­de­na­dor– in­ven­ta­da por Alan Tu­ring. La vida de es­te ge­nio tie­ne, como la de tan­tos otros, un la­do trá­gi­co: su afi­ción ho­mo­se­xual lo lle­vó a la co­mi­sa­ría y, ba­jo la ho­rren­da ley in­gle­sa de 1865, le fue­ron su­mi­nis­tran­do in­yec­cio­nes de hor­mo­nas. Al ca­bo de po­co co­me­tió sui­ci­dio en 1953.

De Tu­ring se ha di­cho que su con­tri­bu­ción in­di­vi­dual a la vic­to­ria de los alia­dos pue­de equi­pa­rar­se en im­por­tan­cia a las de Chur­chill y Ei­sen­ho­wer. La ori­gi­na­li­dad de Tu­ring fue el compu­tar con pro­gra­ma al­ma­ce­na­do, el cual po­día cam­biar de fun­cio­na­mien­to cam­bian­do só­lo el pro­gra­ma co­lo­ca­do en su me­mo­ria, en vez de te­ner que re­cir­cui­tar fí­si­ca­men­te la má­qui­na ca­da vez que se que­ría cam­biar de te­ma.

An­drew Hod­ges es­cri­bió su bio­gra­fía en 1983, re­cien­te­men­te ha apa­re­ci­do la de Jack Co­pe­land. Yo leí la de David Lea­vitt del 2006. En el The New York Re­view of Books no pa­re­ce ha­ber gus­ta­do la pe­lí­cu­la, opi­nión en la que no coin­ci­do. Una mues­tra de su hair splitting (par­te un pe­lo en cua­tro): “El Tu­ring real era bas­tan­te des­ali­ña­do, con in­di­fe­ren­cia cró­ni­ca a la hi­gie­ne per­so­nal. El gla­mu­ro­so Cum­ber­batch, por con­tra, pa­re­ce como si aca­ba­ra de sa­lir de un ca­tá­lo­go de Bur­berry”.

Lo que lo­gró Tu­ring y sus co­le­gas de Blet­chley Park con­tra los ale­ma­nes fue más que compensado por Kim Philby en fa­vor de los ru­sos. El ca­so de Philby, so­bre quien Tre­vor-Ro­per es­cri­be 50 pá­gi­nas ma­gis­tra­les, es asom­bro­so: des­de 1939 has­ta su hui­da a Ru­sia en 1963 es­pía pa­ra laKGB­cau­san­do do­ce­nas de muer­tes y ope­ra­cio­nes abor­ta­das. En el MI6 le nom­bran di­rec­tor de ope­ra­cio­nes se­cre­tas con­tra Ru­sia, y él se las re­ve­la to­das a los ru­sos. Lue­go, pa­ra col­mo, lo en­vían a Was­hing­ton como coor­di­na­dor del MI6 con la CIA, de mo­do que no só­lo trai­cio­na a In­gla­te­rra sino que tam­bién des­ve­la a Ru­sia las ope­ra­cio­nes de es­pio­na­je de la CIA.

¿Có­moes po­si­ble se­me­jan­te dis- pa­ra­te? Se­gún el bió­gra­fo de Philby, Ben Ma­cinty­re, en A spy among friends del 2014, se de­bió al sis­te­ma old boys del es­pio­na­je in­glés. Se­gún él, los es­pías de MI5 yMI6 se re­clu­ta­ban en­tre los po­li­cías re­ti­ra­dos de la In­dia y los miem­bros del Club Whi­te’s: “The Old Boy re­cruit­ment net­work”. De mo­do que ha­bía los es­pías de cla­se me­dia en el MI5 –es­pio­na­je in­te­rior– y los de cla­se al­ta en el MI6 pa­ra el ex­te­rior. Philby, es­tu­dian­te en Eton y Cam­brid­ge era “uno de los nues­tros” y na­die con- ci­bió que pu­die­ra trai­cio­nar a In­gla­te­rra ymen­tir a sus ami­gos. Sir Ste­wart Men­zies, el je­fe de MI6, co­no­ci­do como C, lle­gó a con­si­de­rar­lo su más idó­neo sus­ti­tu­to. Re­sul­ta gra­cio­so como Ma­cinty­re en su bio­gra­fía car­ga las tin­tas en es­ta lu­cha de cla­ses den­tro del es­pio­na­je in­glés.

Ca­be leer la au­to­bio­gra­fía del pro­pio Philby My si­lent war de la que es­cri­be gran­des elo­gios Graham Gree­ne y John le Ca­rré, pa­ra es­cán­da­lo e in­dig­na­ción de Tre­vor-Ro­per que los fus­ti­ga con sus as­per­sio­nes, la po­lé­mi­ca se de­ba­te en torno a la famosa to­ma de pos­tu­ra de E.M. Fors­ter: “Si tu­vie­se que ele­gir en­tre trai­cio­nar a mi país o trai­cio­nar a mis ami­gos, es­pe­ro que tu­vie­se el co­ra­je de trai­cio­nar a mi país”. La fra­se le­van­tó am­po­llas y Fors­ter se jus­ti­fi­ca­ba re­cor­dan­do que Dan­te pu­so a Bru­to y Cas­sio en el in­fierno por trai­cio­nar a su ami­go Cé­sar an­tes que a Roma.

Los es­pías de Cam­brid­ge: Philby, Pour­gess, Ma­clean, Blunt y Cairn­cross, fue­ron se­du­ci­dos a la cau­sa co­mu­nis­ta por el eco­no­mis­ta mar­xis­ta Mau­ri­ce Dobbs. En los años 30 con la apa­ri­ción de los fas­cis­mos y na­zis­mos en Ita­lia, Es­pa­ña, Por­tu­gal y Ale­ma­nia, pa­re­cía que la sal­va­ción de Eu­ro­pa es­ta­ba en el sis­te­ma co­mu­nis­ta ru­so. Así lo cre­ye­ron mu­chos jó­ve­nes idea­lis­tas y al­gu­nos se hi­cie­ron es­pías de la KGB ru­sa.

Lo que ya no tie­ne ex­pli­ca­ción es que si­guie­ran cre­yen­do en Ru­sia y tras las pur­gas de Sta­lin y su pac­to con Ale­ma­nia en 1939. Se­rá que la vida de es­pía da mu­cha adre­na­li­na, lo cual siem­pre es agra­da­ble, y ade­más mu­cho di­ne­ro por po­co tra­ba­jo. Pa­ra aman­tes de Ja­mes Bond, que era Sir Ste­wart Men­zies, era miem­bro de Whi­te’s, ca­za­ba el zo­rro, era ami­go de la reale­za, no se per­día As­cot, be­bía, “pre­fe­ría las mu­je­res a los hom­bres y los caballos a am­bos”. El nom­bre real de Mo­lli­peny la se­cre­ta­ria de C era Pet­ti­grew.

Philby vino a Es­pa­ña como co­rres­pon­sal de The Ti­mes en el la­do fran­quis­ta du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Sus amos ru­sos lle­ga­ron a pla­near que ase­si­na­ra a Fran­co, pe­ro el agen­te ru­so en Es­pa­ña ad­vir­tió: “Pe­se a su leal­tad, Philby no tie­ne la va­len­tía fí­si­ca y de­más cua­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra es­to”. El plan fue aban­do­na­do.

Una per­la de Tre­vor-Ro­per so­bre su en­tra­da en el MI6: “Otra sor­pre­sa fue des­cu­brir que el MI6 no te­nía de­par­ta­men­to ale­mán. Da­do que la gue­rra era con­tra Ale­ma­nia, me pa­re­ció cho­can­te”.

Lo que lo­gra­ron Tu­ring y sus co­le­gas con­tra los ale­ma­nes fue más que compensado por Kim Philby en fa­vor de los ru­sos

GETTY

El Alan Tu­ring real y Be­ne­dict Cum­ber­tatch, que lo ha en­car­na­do en ci­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.