Ri­cos y mal­va­dos

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - LI­LIAN NEU­MAN

En el 2007 Ken Fo­llett pu­bli­có Un mun­do sin fin (con­ti­nua­ción de Los pi­la­res de la Tie­rra) con enor­me éxi­to. En el 2008, la tra­ve­sía sen­ti­men­tal y so­cial de un gran se­ñor en la Bar­ce­lo­na del si­glo XI ob­tu­vo gran eco. Y me­re­ci­do: Ri­card Gui­llem –ve­cino de lo que hoy es pla­za Sant Miquel–, era en fic­ción el hé­roe Martí Bal­bany. El his­to­ria­dor Jo­sé En­ri­que Ruiz-Do­mè­nec, que ha­bía in­ves­ti­ga­do du­ran­te tiem­po so­bre aquel per­so­na­je, fue tam­bién va­le­dor de aque­lla obra – Te da­ré la tie­rra– a la que si­guió la se­gun­da par­te, Mar de fue­go. Una muy bue­na na­rra­ción y no tan ob­ser­van­te –como sí lo es es­ta– de las mis­mas re­glas del jue­go de Fo­llett. Una de ellas: no más de me­dia pá­gi­na sin que ha­ya pa­sa­do al­go.

Así es po­si­ble que es­tás pá­gi­nas –más de mil– abar­quen to­do el es­pec­tro de aque­lla Bar­ce­lo­na que vi­vía un do­ble im­pac­to: ha­cia arri­ba, con la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1888, y ha­cia abajo, con la in­gen­te can­ti­dad de obre­ros de­socu­pa­dos, una vez aca­ba­ba la ex­po­si­ción. La ciu­dad de los gran­des bur­gue­ses, como es­ta fa­mi­lia pro­ta­go­nis­ta, cu­yo pa­dre tie­ne una ob­se­sión: eclip­sar, en po­der y bri­llo, al ru­ti­lan­te mar­qués de Co­mi­llas.

Pa­ra con­tar vi­das de amos y se­ño­res, de cria­dos y obre­ros, Chu­fo Llo­réns se va­le de un es­que­le­to na­rra­ti­vo que sue­le fun­cio­nar: una his­to­ria de amor im­po­si­ble. La hi­ja del bur­gués y el her­mano de un anar­quis­ta. Fun­cio­na e in­tere­sa co­moex­cu­sa, pa­ra sos­te­ner otras reali­da­des. Y es­tas sí que son im­por- tan­tes y Llo­réns las abor­da con brío: es­ta lec­tu­ra de­pa­ra ex­ce­len­tes pá­gi­nas que son pura cró­ni­ca de los epi­so­dios más o me­nos fe­li­ces de es­ta ciu­dad.

El pa­sa­do que evo­ca Llo­réns mue­ve a pen­sar en el hoy. Por sus pi­la­res na­rra­ti­vos la épo­ca y sus vien­tos vue­lan a gus­to y arra­san. Las pa­re­des de una ha­bi­ta­ción de cria­da vio­la­da sis­te­má­ti­ca­men­te por el se­ño­ri­to he­re­de­ro, que la ame­na­za con de­jar­la en la ca­lle si abre la bo­ca, son só­li­das pa­re­des. Ca­da vez (y no son po­cas, en ab­so­lu­to) que un ri­co des­pa­cha con ma­los mo­da­les a su co­che­ro en la puer­ta del Circu­lo Ecues­tre, o a una cos­tu­re­ra bal­bu­cean­te, o que dos pa­ta­nes fo­rra­dos de bi­lle­tes se es­ca­pan al Edén a em­pa­par­se de ba­jos fon­dos, o que esas chi­cas em­plea­das en los al­ma­ce­nes El Si­glo se plan­tan ilu­sio­na­das fren­te al Li- ceo pa­ra ver en­trar a aque­llas mag­ní­fi­cas da­mas –es­po­sas o que­ri­das de gran­dio­sos in­dus­tria­les– lo que su­ce­de es que se sien­te ra­bia.

Un his­to­ria­dor como Ruiz-Do­mè­nec pue­de ano­tar o ma­ti­zar dis­tin­tos epi­so­dios. En mi lec­tu­ra pue­do re­co­no­cer esas for­mas pri­me­ras –pa­tro­nes– que el au­tor su­po cap­tar, y que han per­du­ra­do o se han he­cho más hi­pó­cri­tas o se han re­tor­ci­do. Se con­tem­pla aque­lla he­ren­cia en la ciu­dad de hoy: aquí y allá es­tán los que de­jan muy cla­ro quién man­da, quién tie­ne y quién ga­na. Mi­re­mos bien sus ca­ras.

Llo­réns, que fue em­pre­sa­rio del es­pec­tácu­lo, es muy bueno cuan­do des­cri­be mú­si­cos, ar­tis­tas de me­dio pe­lo, o una as­pi­ran­te can­tan­te lí­ri­ca. El ma­pa es com­ple­to y con de­ta­lles que lo lle­nan de vida: los re­ser­va­dos de los mí­ti­cos res­tau­ran­tes y con­fi­te­rías, y la bom­ba que es­ta­lla en la pla­tea del Li­ceo. Re­pre­so­res y ver­du­gos, víc­ti­mas pre­sen­tes y fu­tu­ras (y en 1909 se­ría la Se­ma­na Trágica, un es­ta­lli­do so­cial se­gui­do de una fe­roz re­pre­sión).

Y me­re­ce un apar­te el te­ma de los gran­des ne­go­cios ul­tra­mar, mien­tras la pér­di­da de Cu­ba se va anun­cian­do. Lo me­jor de to­da la obra es la pre­ci­sa y fría des­crip­ción del trá­fi­co de es­cla­vos. Y de los hom­bres y prohom­bres que se con­sa­gra­ron a ello.

XA­VIER CER­VE­RA

Chu­fo Llo­rens, fo­to­gra­fia­do con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.