Fru­tos de la diás­po­ra afri­ca­na

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - MER­CE­DES CEBRIÁN

Como ar­tis­tas folk o out­si­ders se ha cla­si­fi­ca­do a los ar­tis­tas afro­ame­ri­ca­nos, re­le­gán­do­los así a la mar­gi­na­li­dad. De he­cho, los na­ci­dos du­ran­te el si­glo XIX y prin­ci­pios­de­lXX­po­seen como ele­men­tos co­mu­nes la per­te­nen­cia a co­mu­ni­da­des ais­la­das y la ca­ren­cia de for­ma­ción ar­tís­ti­ca aca­dé­mi­ca. Como su tra­ba­jo no en­ca­ja­ba en los es­tre­chos cri­te­rios em­plea­dos por las ins­ti­tu­cio­nes las puer­tas de mu­seos y ga­le­rías se les ce­rra­ron. A cam­bio, su pre­sen­cia era fre­cuen­te en es­pa­cios pa­ra los ex­clui­dos: mu­seos de fol­klo­re o de his­to­ria, con­ver­ti­dos en sa­lons des re­fu­sés pa­ra es­tos ar­tis­tas.

Es­ta­dos Uni­dos in­ten­ta pa­liar es­te arrin­co­na­mien­to des­de ha­ce dé­ca­das: prue­ba de ello es Re­pre­sent: 200 years of Afro Ame­ri­can Art en elMu­seo­de Ar­te­de Fi­la­del­fia. Ri­co en obras de Du­champ y Bran­cu­si, es­te des­co­mu­nal con­te­ne­dor de ar­te no tie­ne mu­cho que en­vi­diar en va­rie­dad y ca­li­dad al Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, y no só­lo por­que Rocky Bal­boa subie­ra triun­fal­men­te su es­ca­li­na­ta.

La se­lec­ción de pie­zas pro­ce­den­tes de su colección co­rro­bo­ra lo di­fí­cil de eti­que­tar el ar­te de las co­mu­ni­da­des afro­ame­ri­ca­nas. Se tra­ta más bien de un com­ple­jo patch­work de ex­pre­sio­nes in­di­vi­dua­les ins­pi­ra­das por la diás­po­ra de un con­ti­nen­te en el que tie­nen sus raí­ces, si bien mu­chos no lo vi­si­ta­rán ja­más. Ob­via­men­te, su ar­te tie­ne fuer­tes víncu­los con mo­men­tos de la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se como la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud y el mo­vi­mien­to de de­re­chos ci­vi­les. La iden­ti­dad, pro­ba­ble­men­te la pa­la­bra que más se es­cu­cha hoy en to­dos los es­ta­dos de la unión, sub­ya­ce en sus obras.

La ex­po­si­ción tran­si­ta ca­mi­nos di­ver­sos: uno de ellos es el re­tra­to, tan­to de per­so­na­jes anó­ni­mos como de ico­nos de la cul­tu­ra ne­gra es­ta­dou­ni­den­se: Mar­tin Lut­her King Jr., re­tra­ta­do por Woo­dro­wWil­son, oRay Char­les, a car­go de Chuc­kie Wi­lliams. Y en­tre las pie­zas so­bre ac­cio­nes con­cre­tas des­ta­ca la res­pues­ta del ar­tis­ta Joy­ce J. Scott al ata­que po­li­cial a Rod­ne­yKing en1991e­nLo­sÁn­ge­les: Rod­ney King’s head was squas­hed li­ke a wa­ter­me­lon, una enor­me ca­be­za con­fec­cio­na­da a ba­se de cuen­tas de co­lo­res.

La obra fun­da­cio­nal del ar­te afro­ame­ri­cano, ad­qui­ri­da en 1899 por el Mu­seo de Fi­la­del­fia, se ex­hi­be en un lu­gar cen­tral: La anun­cia­ción, de Tan­ner, que pin­tó du­ran­te los años de la doc­tri­na del “se­pa­ra­dos pe­ro igua­les”. Los pa­ri­si­nos de 1899, como hoy no­so­tros, que­da­ron im­pre­sio­na­dos por su Vir­gen Ma­ría. A par­tir de los 50, las ar­tes re­pre­sen­ta­ti­vas y el rea­lis­mo so­cial, dos de los pi­la­res del ar­te afro­ame­ri­cano, fue­ron arrin­co­na­dos por el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to. Mien­tras, el mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les to­mó ver­da­de­ra fuer­za y con él vino la li­ber­tad ar­tís­ti­ca: por fin el tra­ba­jo de es­tos crea­do­res de­ja­ba de ver­se só­lo en tér­mi­nos ra­cia­les. Se ex­plo­ra­ron nuevos es­ti­los y ma­te­ria­les, como una de las es­cul­tu­ras de Bar­ba­ra Cha­se-Ri­boud, en bron­ce y cuer­das, de su se­rie so­bre Mal­colm X (1969).

Sal­ga­mos del mu­seo pa­ra se­guir los pa­sos de la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na en Fi­la­del­fia, que con­ta­ba a fi­na­les del s. XVIII con la po­bla­ción li­bre de ori­gen afri­cano más nu­me­ro­sa de Oc­ci­den­te. Des­de la hoy re­fi­na­da Was­hing­ton Squa­re lle­gan los ecos de lo que fue Pot­ter’s Field, lu­gar de reunión pa­ra ellos ha­ce dos si­glos. Allí el in­glés se en­tre­mez­cla­ba con fra­ses en yo­ru­ba, ewé y fran­cés, y es­ta amal­ga­ma de len­guas se ha­cía so­pa en la re­ce­ta del pep­per pot, un es­to­fa­do cal­do­so de car­ne y ver­du­ras que se co­ci­na­ba en­ple­na pla­za, aun­que ho­yCamp­bell’s la co­mer­cia­li­ce en la­ta.

Des­de los mu­ra­les que nos sa­len al pa­so en cual­quier pa­red me­dia­ne­ra, ca­ta­lo­ga­dos gra­cias al pro­yec­to Mu­ral Arts Pro­gram, nos sa­lu­dan otros ico­nos de la vida afro­ame­ri­ca­na a es­ca­la gi­gan­tes­ca: Jac­kie Robinson, el primer hom­bre de co­lor que ju­gó en la li­ga prin­ci­pal de beis­bol; Chick Da­vis, ju­ga­dor de bi­llar que en­tre­na­ba por las no­ches por la se­gre­ga­ción ra­cial. La me­sa de bi­llar for­ma un tram­pan­to­jo con los co­ches apar­ca­dos ba­jo el fres­co, que pa­re­cen ser una bo­la más so­bre el ta­pe­te, me­tá­fo­ra de es­ta in­te­li­gen­te for­ma de in­te­grar la reali­dad en el ar­te que lle­va prac­ti­can­do la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na des­de su lle­ga­da a Es­ta­dos Uni­dos.

Las obras in­ci­den en la bús­que­da de una iden­ti­dad al tiem­po que se vin­cu­lan con he­chos his­tó­ri­cos

Bar­kley L. Hen­dricks. Miss T, 1969 Na­ci­do en 1945, Hen­dricks ha uti­li­za­do di­fe­ren­tes so­por­tes en su ca­rre­ra, aun­que es co­no­ci­do por su pues­ta al día del re­tra­to afro­ame­ri­cano. En es­te, uno de los más em­ble­má­ti­cos, el pe­lo de la mo­de­lo, su tra­je y sus...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.