Um­ber­to Eco con­tra la pren­sa co­rrup­ta

El au­tor ita­liano pu­bli­ca la no­ve­la ‘Nú­me­ro Ce­ro’ am­bien­ta­da en el es­cán­da­lo Tan­gen­to­po­li

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ÁL­VA­RO COLOMER

Um­ber­to Eco es una bi­blio­te­ca lle­na de sec­cio­nes. Re­co­rrien­do sus pa­si­llos se des­cu­bren ejem­pla­res de ca­si to­dos los gé­ne­ros li­te­ra­rios, al­gu­nos de los cua­les só­lo es­tán al al­can­ce de los in­te­lec­tua­les, mien­tras que otros han si­do crea­dos pa­ra el co­mún de los lec­to­res. Real­men­te, es­te fi­ló­so­fo ita­liano na­ci­do en Ales­san­dria ha­ce ya ochen­ta y tres años ha le­van­ta­do una obra que va des­de el en­sa­yo se­mióti­co has­ta la no­ve­la eru­di­ta, y no exis­te ciu­da­dano oc­ci­den­tal in­tere­sa­do en la cul­tu­ra que no ha­ya leí­do cuan­do me­nos uno de sus tí­tu­los, ya sea la fic­ción his­tó­ri­co-po­li­cia­ca El nom­bre de la rosa (Lu­men, 1982), ya el en­sa­yo so­bre cul­tu­ra po­pu­lar Apo­ca­líp­ti­cos e in­te­gra­dos (Lu­men, 1968), ya los es­tu­dios aca­dé­mi­cos Obra abier­ta (Seix Ba­rral, 1965) o La es­truc­tu­ra au­sen­te (Lu­men, 1972). De ma­ne­ra que hay un Um­ber­to Eco pa­ra ca­da uno de no­so­tros y se pue­de afir­mar sin te­mor a equí­vo­co que no exis­te en Eu­ro­pa un in­te­lec­tual tan com­ple­to como es­te hom­bre cu­ya bar­ba ya exis­tía an­tes de que na­cie­ra el más an­ciano de los híps­ters, cu­yas ga­fas ya ador­na­ban su ros­tro an­tes de que John Good­man lu­cie­ra las su­yas en El gran Le­bows­ki (Joen y Et­han Coen, 1998) y cu­yo som­bre­ro Fe­do­ra ya ador­na­ba su ca­te­drá­ti­ca ca­be­za an­tes de que In­dia­na Jo­nes opo­si­ta­ra a un pues­to en la Uni­ver­si­dad de Bar­nett.

Aho­ra Um­ber­to Eco nos en­tre­ga su sép­ti­ma no­ve­la, Nú­me­ro Ce­ro, en la que aú­na al­gu­nas de las te­má­ti­cas más re­cu­rren­tes en su na­rra­ti­va, como son las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas ( El pén­du­lo de Fou­cault, Lu­men, 1989), los em­bus­tes de la his­to­ria ( Bau­do­lino, Lu­men, 2001) y las in­tri­gas po­lí­ti­cas ( El ce­men­te­rio de Pra­ga, Lu­men, 2010), aña­dién­do­les otro de sus ob­je­tos de es­tu­dio más ha­bi­tua­les: la co­mu­ni­ca­ción de ma­sas. El li­bro na­rra la ela­bo­ra­ción del nú­me­ro ce­ro (así se de­no­mi­na al ejem­plar de prue­ba que se crea an­tes de lan­zar una pu­bli­ca­ción al mer­ca­do) de un pe- rió­di­co que un em­pre­sa­rio ita­liano quie­re sa­car a los quios­cos no tan­to pa­ra am­pliar la ofer­ta in­for­ma­ti­va como pa­ra in­ti­mi­dar a sus ri­va­les, des­acre­di­tar a sus enemi­gos e in­fluir en la po­lí­ti­ca. Así pues, di­cho me­dio de co­mu­ni­ca­ción na­ce di­rec­ta­men­te afec­ta­do por el es­tig­ma de los tiem­pos en que vi­vi­mos, que no es otro que el de la ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va, y Eco apro­ve­cha es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra con­ver­tir el pro­ce­so de crea­ción de es­te ro­ta­ti­vo en una sá­ti­ra que ri­di­cu­li­za de un mo­do de­mo­le­dor la pre­sun­ta ho­nes­ti­dad del pe­rio­dis­mo.

Na­rra el lan­za­mien­to de un dia­rio que bus­ca, no in­for­mar, sino des­acre­di­tar e in­fluir en la po­lí­ti­ca

Sin em­bar­go, con lo que na­die cuen­ta en ese pe­rió­di­co es con la apa­ri­ción de un re­dac­tor que, aun pa­re­cien­do un bo­ta­ra­te con la ca­be­za lle­na de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, ase­gu­ra ha­ber da­do con la no­ti­cia del si­glo: la de­mos­tra­ción de que Be­ni­to Mus­so­li­ni no fue ajus­ti­cia­do por los par­ti­sa­nos co­mu­nis­tas el 28 de abril de 1945, sino que con­si­guió re­fu­giar­se en El Va­ti­cano, en Ar­gen­ti­na o in­clu­so en al­gún pa­raí­so ha­bi­li­ta­do por la CIA, de­jan­do que fue­ra uno de sus do­bles quien mu­rie­ra fu­si­la­do en la al­dea de Giu­lino di Mez­ze­gra. A me­di­da que avan­za la no­ve­la, Eco aban­do­na la te­má­ti­ca de la co­rrup­ción pe­rio­dís­ti­ca pa­ra cen­trar­se en es­ta sub­tra­ma de ca­rác­ter his­tó­ri­co, con­si­guien­do des­con­cer­tar a un lec­tor que, ha­bién­do­se en­gan­cha­do a un ar­gu­men­to, de pron­to se ve in­mer­so en otro. Es­te cam­bio de di­rec­ción no es, pe­se a lo que pue­da pa­re­cer, un error es­truc­tu­ral, pues­to que la se­gun­da par­te de Nú­me­ro Ce­ro com­ple­men­ta la te­sis que el au­tor que­ría de­mos­trar en la pri­me­ra, a sa­ber: que vi­vi­mos in­mer­sos en una enor­me men­ti­ra. Por­que, si aquel pe­rió­di­co no as­pi­ra­ba a otra co­sa que no fue­ra la ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va, la investigac­ión so­bre la muer­te de Mus­so­li­ni aña­de más le­ña al fue­go al de­mos­trar la fa­ci­li­dad con la que tam­bién se pue­de al­te­rar los he­chos his­tó­ri­cos. Só­lo ha­ce fal­ta plan­tear una du­da ra­zo­na­ble; igual que en el pe­rio­dis­mo.

Nú­me­ro Ce­ro es­tá am­bien­ta­da en 1992, una fe­cha cru­cial pa­ra la po­lí­ti­ca ita­lia­na, da­do que fue el año en que es­ta­lló el es­cán­da­lo Tan­gen­to­po­li, un ca­so de co­rrup­ción que sal­pi­có al par­ti­do so­cia­lis­ta, que des­ta­pó los te­je­ma­ne­jes de la cla­se di­ri­gen­te y que pro­vo­có un pro­fun­do de­ba­te en torno al fun­cio­na­mien­to de la pren­sa. Al ubi­car su no­ve­la en ese mar­co tem­po­ral, Um­ber­to Eco po­ne fe­cha al cam­bio de pa­ra­dig­ma en el pe­rio­dis­mo ita­liano, se­ña­lan­do con el de­do acu­sa­dor el mo­men­to en que se hi­zo pa­ten­te que la hon­ra­dez de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­bía si­do sus­ti­tui­da por los in­tere­ses par­ti­cu­la­res. A par­tir de en­ton­ces, no hay lec­tor de pren­sa es­cri­ta, oyen­te de ra­dio o es­pec­ta­dor de te­le­vi­sión que no se en­fren­te a una no­ti­cia sin to­mar como pre­mi­sa el co­men­ta­rio lan­za­do por uno de los per­so­na­jes de es­ta no­ve­la: “Las sospechas nun­ca son exa­ge­ra­das. Sos­pe­char, sos­pe­char, só­lo de es­te mo­do­se en­cuen­tra la ver­dad”. Por­que, ¿aca­so no ha­ce­mos no­so­tros lo mis­mo cuan­do, al aten­der a una in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en dis­tin­tos me­dios, des­cu­bri­mos que las con­clu­sio­nes ob­te­ni­das por los di­fe­ren­tes pe­rio­dis­tas son ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­tas?

GETTY IMAGES

Um­ber­to Eco en un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo ita­liano el pa­sa­do enero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.