Qué gua­pa es Mar­ti­na Klein

El per­so­na­je prin­ci­pal, Eduard, adop­ta el pa­pel de una Brid­get Jo­nes en bus­ca de pa­re­ja es­ta­ble con quien crear un ver­da­de­ro ho­gar con olor a pan

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

Qui­zás­nun­ca has­ta hoy nin­gún no­ve­lis­ta ca­ta­lán ha­bía abor­da­do el cam­bio de rol en­tre hom­bres ymu­je­res de una ma­ne­ra tan ex­plí­ci­ta como lo ha­ce Daniel Ar­bós en Deu top-mo­dels i una boja que par­la so­la. Co­mo­mu­cho,Da­nie­lO’Ha­raha­bía crea­do un per­so­na­je que in­ver­tía el es­te­reo­ti­po gay: un in­di­vi­duo que no li­ga­ba lo que que­ría y, al no li­gar, se des­mar­ca­ba del tó­pi­co del to­do el mon­te es oré­gano y la pro­mis­cui­dad a cual­quier pre­cio. El per­so­na­je de es­ta obra, Eduard, sa­le con sus ami­gos por Grà­cia y aca­ba con una en­fer­me­ra. Pe­ro no le in­tere­sa el plan por­que él lo que quie­re es otra co­sa, al­go muy fe­me­nino (o, al me­nos, al­go que se adap­ta al tó­pi­co de lo que se su­po­ne que bus­can las mu­je­res); quie­re crear un ho­gar, te­ner pa­re­ja, ha­cer pan en ca­sa y que el olor del horno es­té pre­sen­te en to­do el pi­so. En vez de es­to, en­cuen­tra al­cohol, co­ca y se­xo. O su her­ma­na, su cu­ña­do y una fies­ta de car­na­val con dis­fra­ces de ver­du­ras: un ho­rror.

De tal ma­ne­ra que, a los trein­ta y tan­tos, re­dac­tor de un pe­rió­di­co de sa­lud, se­pa­ra­do, sin hi­jos, con pi­so com­par­ti­do en el Born, pla­tó­ni­ca­men­te enamo­ra­do de Mar­ti­na Klein (guar­da una ima­gen de car­tón de la mo­de­lo en su ha­bi­ta­ción, sa­li­da de la pro­mo­ción de un su­per­mer­ca­do), Eduard re­pre­sen­ta a Brid­get Jo­nes a la ca­ta­la­na. Un pa­pel que tie­ne su co­ña, por­que la no­ve­la es­tá es­cri­ta con gar­bo, y el año que pa­sa se­pa­ra­do de su que­ri­da Ai­na –una cua­ren­te­na di­ver­ti­da y caús­ti­ca–, hil­va­na si­tua­cio­nes ton­tas, mo­men­tos en los que Edu no sa­be qué de­cir ni qué ha­cer. Ar­bós los re­suel­ve con bon­dad crí­ti­ca mez­cla­da de ele­men­tos de cró­ni­ca de cos­tum­bres, mu­chos diá­lo­gos, re­tra­tos de ami­gos gam­be­rros, y chi­cas que cla­si­fi­ca en la par­te baja de la lis­ta. Si en­tra­sen diez su­per­mo­de­los y una lo­ca que ha­bla so­la en el va­gón de me­tro, se­gu­ro que se le acer­ca­ría la tía chi­fla­da. Lo tie­ne asu­mi­dí­si­mo, lo re­cuer­da a me­nu­do, y lo acep­ta con re­sig­na­ción.

En el ca­so de las no­ve­las que ex­pli­can un ca­so como el de Eduard des­de el pun­to de vis­ta de las mu­je­res –de Brid­get Jo­nes a, sal­van­do

Se tra­ta de una co­me­dia con mu­chos de­ta­lles di­ver­ti­dos, de un hu­mor sen­ci­llo y sin com­pli­ca­cio­nes

res­pe­tuo­sa­men­te las dis­tan­cias, la Alo­ma deMer­cèRo­do­re­dao las no­ve­las de Mar­ta Ro­jals–, se pro­du­ce una iden­ti­fi­ca­ción en­tre lec­to­ras y pro­ta­go­nis­tas. En el ca­so de una no­ve­la es­cri­ta des­de un pun­to de vis­ta mas­cu­lino-fe­me­nino cues­ta más de ima­gi­nar una iden­ti­fi­ca­ción tan fran­ca. Se­gu­ro que mu­chos lec­to­res y lec­to­ras se reirán con las des­ven­tu­ras emo­cio­na­les y los líos se­xua­les que ex­pli­ca Ar­bós. Aun­que se­rá di­fí­cil que los hom­bres se re­co­noz­can en el chico sin sen­tir­se cóm­pli­ces de sus ami­gos, crá­pu­las, po­lí­ga­mos y car­ga­dos de aman­tes. Así fun­cio­na la ca­be­za mas­cu­li­na.

Deu top-mo­dels i una boja que par­la so­la es una co­me­dia con mu­chos de­ta­lles di­ver­ti­dos, de un hu­mor sen­ci­llo y sin com­pli­ca­cio­nes. Pron­to ha­brá más va­rie­da­des de cer­ve­zas ar­te­sa­nas que per­so­nas –pien­sa Edu, que ha que­da­do con una mo­za en una bre­we­rie, lia­do por su her­ma­na–. To­dos los ba­res o res­tau­ran­tes del Born han de lle­var la pa­la­bra Born: Bor­neo, Rib­born, Strub­born, Reborn, el Born Min­yó, el Bor­ni... Es­tá bien. Se ríe de los tó­pi­cos: el olor de pan, la me­dia na­ran­ja. Tó­pi­cos de Grà­cia, del Born e in­clu­so de Ma­drid, que re­tra­ta muy ran­cia.

Qui­zás se le po­dría re­cri­mi­nar que tra­tán­do­se, (por te­ma y pro­fun­di­dad), de una no­ve­li­ta (lo cual no tie­ne na­da de ma­lo: es un pla­cer leer bue­nas co­me­dias) su­pere las 350 pá­gi­nas y una ex­ten­sión así ne­ce­si­ta otra es­truc­tu­ra. El li­bro cae un po­co en el des­or­den acu­mu­la­ti­vo. Hom­bres per­di­dos en­tre una reali­dad du­ra (se­gún como, Eduard no tie­ne un gran fu­tu­ro en la re­vis­ta mé­di­ca) y el anun­cio de co­lo­nia en que se ha con­ver­ti­do el mun­do.

JAU­ME DE LAI­GUA­NA

Mar­ti­na Klein po­só ha­ce un tiem­po pa­ra el ‘Ma­ga­zi­ne’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.