Bar­ce­lo­na de tor­tell

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S -

Aho­ra lle­gas a Lon­dres con un bi­lle­te ba­ra­to en me­nos tiem­po del que tar­da en ha­cer el cam­bio la guar­dia del Pa­la­cio de Buc­king­ham. Es­te año la fe­ria del Li­bro de Lon­dres (se­gun­da ci­ta eu­ro­pea edi­to­rial des­pués de Francfort) ha cam­bia­do su ubi­ca­ción y se tras­la­dó al es­tu­pen­do edi­fi­cio Olym­pia del West Lon­don, que tie­ne un ai­re de es­ta­ción fe­rro­via­ria de fi­nal del XIX. Pa­ra con­se­guir co­lar­me en mar­co tan in­com­pa­ra­ble me dis­fra­zo de Wins­ton Chur­chill con tra­je, pa­ja­ri­ta y som­bre­ro de co­pa, pe­ro un guar­dia de se­gu­ri­dad me sa­ca a ras­tras. Es­tá prohi­bi­do fu­mar, ni que sean pu­ros ha­ba­nos… ¡Ga­nar una gue­rra mun­dial pa­ra es­to! Aho­ra se­gu­ro que es­ta­ría has­ta mal vis­to lla­mar­se Wins­ton.

En una car­ni­ce­ría ha­lal me com­pro dos ki­los de bis­tec y me con­fec­ciono un dis­fraz de Lady Ga­ga. Me ti­ño el pe­lo con la tin­ta azul del Bic y les pon­go ca­ra de as­co a los guar­dias de se­gu­ri­dad: me ha­cen la ola al en­trar. Y es que aquí el fa­mo­seo se co­ti­za al al­za. Me pa­ro a mi­rar una pro­pa­gan­da des­co­mu­nal de la bio­gra­fía del fut­bo­lis­ta Di­dier Drog­ba y muy cer­ca veo un mon­tón de gen­te que ro­dea a al­guien ¿Se­rá Mar­tin Amis? ¿Se­rá J. K. Row­ling? Pues es… ¡la mu­jer bar­bu­da! Des­pués se que­jan de que se di­ga que las fe­rias del li­bro pa­re­cen un cir­co. Es Con­chi­ta Wurst, eu­ro­vi­si­va can­tan­te aus­tria­ca que pre­sen­ta Being Con­chi­ta, sus me­mo­rias con 26 años. Un po­co por los pe­los. La subas­ta del día es la del li­bro es­cri­to a me­dias por el re­ve­ren­do Des­mond Tu­tu y el Da­lai La­ma, The book of joy (El li­bro de la ale­gría). El li­bro fun­cio­na: ge­ne­ra una ale­gría ex­tra­or­di­na­ria, al me­nos en su agen­te li­te­ra­ria,

que ha te­ni­do a do­ce editoriale­s de primer ni­vel dis­pu­tán­do­se los de­re­chos en in­glés y ha sa­ca­do un pi­co tan al­to como el Hi­ma­la­ya. Pe­ro la no­ti­cia que más me lla­ma la aten­ción es que Grou­pon, esa te­le­tien­da de in­ter­net que te bom­bar­dea a co­rreos elec­tró­ni­cos, des­pués de ven­der mos­qui­te­ras que se cie­rran con ima­nes (una de ellas a mí), al­fom­bras de ba­ño vis­coe­lás­ti­cas o pen­dien­tes adel­ga­zan­tes, se les ha ocu­rri­do ven­der al­go aún más ex­tra­va­gan­te: li­bros. Em­pe­za­rán en Reino Uni­do en ju­nio, pe­ro pien­san ex­ten­der la idea a 35 paí­ses y, ojo al dato, sus ofer­tas lle­gan a más de 200 mi­llo­nes de per­so­nas. Tan en­fras­ca­do es­toy pen­san­do en las gi­gan­tes­cas mag­ni­tu­des del co­mer­cio elec­tró­ni­co que ca­si tro­pie­zo con la edi­to­ra de Seix Ba­rral,

que co­jean­do (ha es­ta­do se­ma­nas arras­tran­do mu­le­ta por un ac­ci­den­te do­més­ti­co de ma­la pa­ta) me di­ce que Lon­dres “es una fe­ria muy co­mer­cial… ¡Y muy ca­ra! Al­go que com­pra­rías por 5.000 aquí lo po­nen a 100.000”. Y si­gue ade­lan­te. Por­que la Ra­mí­rez re­fun­fu­ña pe­ro aun­que sea a ras­tras ahí es­tá, echan­do la ca­ña; es­ta­rá co­ja pe­ro no es man­ca. VER­DA­DES MENDOZIANA­S De vuel­ta a Bar­ce­lo­na me vuel­vo a en­con­trar a Ra­mí­rez en Laie. Acom­pa­ña a y en la pre­sen­ta­ción de la edi­ción con­me­mo­ra­ti­va de los cua­ren­ta años de La ver­dad del ca­so Sa­vol­ta, una no­ve­la que que­da­rá. El cen­sor que re­vi­só el ma­nus­cri­to en el año 1973, ade­más de po­ner en el in­for­me que era “un no­ve­lón es­tú­pi­do y con­fu­so”, “su­gi­rió” cam­biar el tí­tu­lo que es­ta edi­ción re­cu­pe­ra: Sol­da­dos de Ca­ta­lu­ña. Men­do­za ex­pli­ca que, fren­te a la ima­gen de Bar­ce­lo­na como “ciu­dad tra­ba­ja­do­ra, de tor­tell i pa­ne­llet”, él la re­tra­tó como un ni­do de tra­pi­cheos y gangs­ters. Aho­ra no le fal­ta­ría te­ma. Le pre­gun­to si no le tien­ta ha­cer un re­tra­to so­bre la Bar­ce­lo­na de tor­tell y Fe­rra­ri. Con­tes­ta con una son­ri­sa pí­ca­ra que “aho­ra me da­ría pe­re­za”. En reali­dad, no ha de­ja­do de ha­cer otra co­sa en su obra que re­tra­tar la ciu­dad con su agu­da iro­nía de hom­bre via­ja­do. Men­do­za es, por go­lea­da, el gran cro­nis­ta de Bar­ce­lo­na.

MARC ARIAS

La edi­to­ra Ele­na Ra­mí­rez, con Men­do­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.