Se­cre­tos de Va­lle-In­clán

La Vanguardia - Culturas - - FRONT PAGE -

El bió­gra­fo Ma­nuel Al­ber­ca lo cuen­ta to­do so­bre el au­tor más ori­gi­nal del 98

CÓ­MO PER­DIÓ EL BRA­ZO Las va­rian­tes so­bre el epi­so­dio de la pér­di­da del bra­zo fue­ron tan­tas que Gómez de la Ser­na lle­gó a es­cri­bir un tex­to ti­tu­la­do “Al­gu­nas ver­sio­nes de có­mo per­dió el bra­zo don Ramón Ma­ría del Va­lle-In­clán” (1918). En reali­dad lo que su­ce­dió aque­lla fa­tí­di­ca tar­de del 24 de ju­lio de 1899 fue que, mien­tras se ce­le­bra­ba la ha­bi­tual tertulia en el Ca­fé de la Mon­ta­ña, en ple­na Puer­ta del Sol, Ma­nuel Bueno qui­so ter­ciar en el de­ba­te ex­pre­san­do una opi­nión con­tra­ria a la de Va­lle-In­clán (el pe­rio­dis­ta vasco de­fen­día la ce­le­bra­ción de un due­lo en­tre dos co­no­ci­dos del gru­po, fren­te al es­cri­tor ga­lle­go que abo­ga­ba por so­lu­cio­nar­lo de for­ma amis­to­sa sin lle­gar a las ar­mas), que se lo to­mó como una ofen­sa y res­pon­dió al gri­to de “¿Qué sa­be us­ted, ma­ja­de­ro?”. Los áni­mos se fue­ron cal­dean­do y lo que pa­re­cía una dis­cu­sión más, de­ri­vó en una pe­lea vio­len­ta en la que nues­tro pro­ta­go­nis­ta arro­jó a su ad­ver­sa­rio to­do lo que en­con­tró a mano (va­sos, ta­zas, pla­tos) y, por su par­te, Bueno le ati­zó re­pe­ti­das ve­ces con un bas­tón de ma­de­ra re­for­za­do con hie­rro, con tan ma­la suer­te que uno de esos im­pac­tos en el an­te­bra­zo iz­quier­do de Va­lle-In­clán le rom­pió los hue­sos y le pro­vo­có una he­ri­da in­ter­na que, po­cos días des­pués, y an­te el pe­li­gro de una po­si­ble gan­gre­na, obli­gó a la ampu­tación del bra­zo por en­ci­ma del co­do.

CO­BRAN­DO SIN TRA­BA­JAR El pro­pio Va­lleIn­clán di­jo que, al ser nom­bra­do pro­fe­sor en la Es­cue­la Es­pe­cial de Pin­tu­ra, Es­cul­tu­ra y Gra­ba­do de Ma­drid, en ju­lio de 1916, re­nun­ció a su sueldo. Sin em­bar­go, la do­cu­men­ta­ción apor­ta­da por Al­ber­ca de­mues­tra que no só­lo no re­nun­ció, sino que lo es­tu­vo co­bran­do du­ran­te cua­tro años, a pe­sar de ha­ber da­do muy po­cas cla­ses.

¿DE IZ­QUIER­DAS O MUY DE DE­RE­CHAS? Du­ran­te el fran­quis­mo se for­jó la ima­gen de Va­lle-In­clán como un es­cri­tor re­vo­lu­cio­na­rio y fi­lo­co­mu­nis­ta, pe­ro lo cier­to es que du­ran­te va­rios años man­tu­vo una mi­li­tan­cia car­lis­ta que no fue so­la­men­te es­té­ti­ca. En es­te sen­ti­do, su ideo­lo­gía reac­cio­na­ria lo si­túa más cer­ca de lo que hoy lla­ma­ría­mos ex­tre­ma de­re­cha.

NO ES­TRE­NÓ SU GRAN OBRA El éxi­to del tea­tro va­llein­cla­nes­co es al­go re­la­ti­va­men­te mo­derno y, en cual­quier ca­so, muy pos­te­rior en el tiem­po a la vida del es­cri­tor. En reali­dad, es a par­tir de los años se­sen­ta cuan­do en Es­pa­ña em­pie­zan a cir­cu­lar con re­gu­la­ri­dad sus obras. Por po­ner un ejem­plo lla­ma­ti­vo, Va­lleIn­clán mue­re en 1936, sin ha­ber vis­to re­pre­sen­tar Lu­ces de bohe­mia (1924) en un es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.