Va­lle-In­clán no se aca­ba nun­ca

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - FRANCISCO FUS­TER

Que Ramón Ma­ría del Va­lle-In­clán (1866-1936) fue el au­tor más ori­gi­nal de su ge­ne­ra­ción es tan in­dis­cu­ti­ble como que el es­cri­tor ga­lle­go cons­tru­yó una ima­gen de sí mis­mo en la que reali­dad y fic­ción se re­tro­ali­men­ta­ron pa­ra dar lu­gar a un cú­mu­lo de anéc­do­tas apó­cri­fas y re­la­tos de­li­be­ra­da­men­te fal­si­fi­ca­dos cu­ya di­men­sión ha­cía di­fí­cil dis­cer­nir dón­de aca­ba la per­so­na del crea­dor del es­per­pen­to y dón­de em­pie­za el per­so­na­je. Prue­ba de ello es que, has­ta la fe­cha, su nom­bre per­ma­ne­cía en­vuel­to en una es­pe­cie de le­yen­da que, di­cho sea de pa­so, sus an­te­rio­res bió­gra­fos (Francisco Ma­drid, Melchor Fernández Al­ma­gro y Ramón Gómez de la Ser­na) no su­pie­ron o no qui­sie­ron com­ba­tir, pues se li­mi­ta­ron a per­pe­tuar esa ver­sión mí­ti­ca que, en au­sen­cia de otra más ob­je­ti­va, y pe­se a su evi­den­te in­ve­ro­si­mi­li­tud, asu­mió la ca­te­go­ría de ofi­cial.

Por suer­te, el ca­te­drá­ti­co de Li­te­ra­tu­ra Es­pa­ño­la de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga, Ma­nuel Al­ber­ca, ha de­di­ca­do diez años a va­ciar las he­me- ro­te­cas­ya acu­mu­lar una­do­cu­men­ta­ción im­po­nen­te con el ob­je­ti­vo de arro­jar luz so­bre la fi­gu­ra de un in­di­vi­duo es­qui­vo que, pe­se a vi­vir con­ti­nua­men­te vol­ca­do ha­cia el ex­te­rior, pen­dien­te de mo­de­lar esa ima­gen pú­bli­ca que tan­to le preo­cu­pa­ba, fue, sin em­bar­go, ex­tre­ma­da­men­te ce­lo­so de su in­ti­mi­dad, como de­mues­tra el he­cho de que nun­ca se pres­ta­se a ha­blar de su vida pri­va­da. Al­go con­sus­tan­cial a la con­tra­dic­to­ria per­so­na­li­dad de un dandy que, sin ser bohe­mio, pon­ti­fi­có en la ter­tu­lias y ca­fés ma­dri­le­ños de la épo­ca, y que, pe­se a re­ne­gar de la “cla­se po­lí­ti­ca”, man­tu­vo víncu­los con el po­der e in­clu­so lle­gó a ser can­di­da­to a dipu­tado por el par­ti­do de Le­rroux en las elec­cio­nes a Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes de 1931. Y es que, fren­te al tó­pi­co del es­cri­tor de iz­quier­das que vi­vió prác­ti­ca­men­te en la po­bre­za, Al­ber­ca nos pre­sen­ta a un hom­bre de ideo­lo­gía inequí­vo­ca­men­te con­ser­va­do­ra, reac­cio­na­ria y car­lis­ta, que, sal­vo un par de años en los que sí pa­só di­fi­cul­ta­des, vi­vió de for­ma hol­ga­da gra­cias a los in­gre­sos que ge­ne­ró su obra y a los mo­mios que con­si­guió por los dis­tin­tos car­gos ins­ti­tu­cio­na­les que le con­ce­die­ron.

Ca­pí­tu­lo apar­te en es­ta re­cons­truc­ción me­re­ce el he­cho más co­no­ci­do de la aza­ro­sa bio­gra­fía va­llein­cla­nes­ca: la pér­di­da de su bra­zo iz­quier­do en 1899, du­ran­te una pe­lea ta­ber­na­ria con el pe­rio­dis­ta Ma­nuel Bueno. Como ex­pli­ca el au­tor, aquel lan­ce mar­có un pun­to de in­fle­xión en su vida y, aun­que su­po re­po­ner­se del gol­pe y re­to­mó con éxi­to su in­ci­pien­te ca­rre­ra li­te­ra­ria, car­gó to­da su vida con un sen­ti­mien­to de ver­güen­za que le obli­gó a rein­ven­tar­se pa­ra po­der so­bre­vi­vir con­si­go mis­mo: “En es­te epi­so­dio se cons­tru­yó un yo hi­per­bó­li­co y tea­tral, tras el que de­be­ría sen­tir­se más se­gu­ro. Pu­so por de­lan­te al per­so­na­je pa­ra que la per­so­na no se re­sin­tie­ra. Y tam­bién pa­ra que el opro­bio no da­ña­se su or­gu­llo per­so­nal”. No tan trau­má­ti­co, pe­ro igual­men­te des­agra­da­ble, fue su com­pli­ca­do di­vor­cio de la ac­triz Josefina Blan­co, de quien se se­pa­ró de for­ma po­co amis­to­sa tras vein­ti­cin­co años de ma­tri­mo­nio y seis hi­jos en co­mún.

De to­do es­to y de mu­cho más (su in­ten­sa re­la­ción con Mé­xi­co, su pe­ri­pe­cia como di­rec­tor de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Roma o la in­du­da­ble re­no­va­ción es­té­ti­ca que su­pu­so su obra li­te­ra­ria den­tro de la co­rrien­te mo­der­nis­ta) nos ha­bla La es­pa­da y la pa­la­bra. Una bio­gra­fía ne­ce­sa­ria que, jun­to a sus vir­tu­des ya pon­de­ra­das, só­lo tie­ne el in­con­ve­nien­te de que, pre­ci­sa­men­te por esa abun­dan­cia de in­for­ma­cio­nes con­tras­ta­das y de ver­sio­nes de pri­me­ra mano co­te­ja­das por el au­tor (co­sa que his­to­ria­do­res y es­pe­cia­lis­tas agra­de­ce­mos so­bre­ma­ne­ra), pue­de re­sul­tar un tan­to abru­ma­do­ra pa­ra el gran pú­bli­co, acos­tum­bra­do qui­zá a un ti­po de bio­gra­fía di­vul­ga­ti­va y “an­glo­sa­jo­na”, en la que la ex­haus­ti­vi­dad se sue­le sa­cri­fi­car en fa­vor de la ame­ni­dad. En es­te sen­ti­do, y sí bien es ver­dad que la de Al­ber­ca exi­ge más del lec­tor, no es me­nos cier­to que, en con­tra­par­ti­da, nos ofre­ce el re­sul­ta­do de una investigac­ión bio­grá­fi­ca a cu­ya al­tu­ra no es­ta­mos na­da acos­tum­bra­dos en Es­pa­ña.

Va­lle-In­clán fue un dandy que, sin ser bohe­mio, pon­ti­fi­có en la ter­tu­lias y ca­fés ma­dri­le­ños de la épo­ca

TUS­QUETS EDI­TO­RES

A la iz­quier­da, Va­lle-In­clán pa­re­ce ha­ber al­can­za­do la ima­gen fí­si­co-psí­qui­ca de­fi­ni­ti­va, con la que qui­sie­ra per­pe­tuar­se en la eter­ni­dad. Arri­ba a la iz­quier­da, con Ju­lio Ro­me­ro de To­rres y Ma­ría Ban­quer. A la de­re­cha, lec­tu­ra de ‘Di­vi­nas pa­la­bras’ en...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.