En las lla­gas del ca­pi­ta­lis­mo

El is­rae­lí Nir Ba­ram lle­va a los in­dig­na­dos a la li­te­ra­tu­ra mien­tras bu­cea en las grie­tas del sis­te­ma: un li­bro den­so, po­lí­ti­co y muy in­te­li­gen­te

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - ISABEL GÓMEZ MELENCHÓN

¿Una huel­ga ge­ne­ral de al­can­ce pla­ne­ta­rio? ¿Se pue­de? Cuan­do Nir Ba­ram (Jerusalén, 1976) vino a pre­sen­tar su pri­me­ra no­ve­la pu­bli­ca­da en nues­tro país, Las bue­nas per­so­nas / La bo­na gent (Al­fa­gua­ra / Em­pú­ries), los mo­vi­mien­tos de los in­dig­na­dos ocu­pa­ban las por­ta­das de los dia­rios. Aho­ra que apa­re­ce la se­gun­da, La som­bra del mun­do, Po­de­mos co­pa los ti­tu­la­res. Como si una co­sa lle­va­ra a la otra, es­ta se­gun­da no­ve­la es hi­ja de la an­te­rior en su bús­que­da mo­ral: Nir Ba­ram aler­ta de que los to­ta­li­ta­ris­mos pe­ro tam­bién las pe­que­ñas in­jus­ti­cias ne­ce­si­tan co­la­bo­ra­do­res ne­ce­sa­rios, bue­nas per­so­nas dis­pues­tas a pac­tar atro­pe­llos y abu­sos pa­ra so­bre­vi­vir. En su pri­me­ra obra se re­fe­ría al na­zis­mo y el es­ta­li­nis­mo, aho­ra se des­pa­cha a gus­to con el ca­pi­ta­lis­mo. Y de nue­vo una pre­gun­ta: ¿Se pue­de? ¿se pue­de re­sis­tir?

La som­bra del mun­do po­ne el de­do en mu­chas de las lla­gas de nues­tras vi­das. Va­ya por de­lan­te que se tra­ta de un li­bro com­ple­jo y pro­li­jo, pro­fu­so en los da­tos y des­crip­cio­nes, le­jos de cual­quier es­que­ma­tis­mo, don­de to­dos son bue­nos y ma­los se­gún a ve­ces la ho­ra del día. Tres lí­neas ar­gu­men­ta­les se en­tre­cru­zan: una em­pre­sa de con­sul­to­ría nor­te­ame­ri­ca­na, MSV, con más po­der del que apa­ren­ta y que de­ci­de (bueno, ellos no, sus clien­tes) in­ter­ve­nir en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, Bo­li­via y Congo; un gru­po de jó­ve­nes sin em­pleo y sin es­pe­ran­za que con­flu­yen en Lon­dres pa­ra aca­bar or­ga­ni­zan­do una huel­ga pla­ne­ta­ria y al­go más que se les irá de las ma­nos, yu­na pa­re­ja de hom­bres de ne­go­cios en el cen­tro de la ba­lan­za.

Ga­briel Man­tzur, el is­rae­lí, es una bue­na per­so­na que ha he­cho su­ya una sen­ten­cia: “Un mer­ca­do es un mer­ca­do, allí don­de no es­ta­mos es jus­to don­de que­re­mos es­tar”. Los jó­ve­nes ac­ti­vis­tas han he­cho su­ya otra fra­se: “Pa­ra la ju­ven­tud, lo que ten­gan en ese mo­men­to de­lan­te es la gran ver­dad”. ¿Hay al­gún lu­gar en­tre los ne­go­cios y los ado­qui­nes? “Es­tá la ma­yo­ría de la gen­te, bue­nas per­so­nas que tra­ba- jan pa­ra las em­pre­sas, cor­po­ra­cio­nes, es­ta­dos que crean las si­tua­cio­nes de po­bre­za y ex­clu­sión que lue­go de­nun­cian en Fa­ce­book o Twit- ter sin­tién­do­se como hé­roes”, nos ex­pli­ca­ba Nir Ba­ram en Bar­ce­lo­na.

La co­rres­pon­den­cia en­tre los miem­bros de la con­sul­to­ría no tie­ne des­per­di­cio, ni las opi­nio­nes de los re­vo­lu­cio­na­rios so­bre las de­mo­cra­cias es­ta­ble­ci­das. El es­cri­tor no ofre­ce so­lu­cio­nes ni va­lo­ra lo que su­ce­de cuan­do la re­vuel­ta se trans­for­ma en vio­len­cia. El re­me­dio pue­de aca­bar sien­do peor que la en­fer­me­dad, pe­ro es­to ya es opi­nión de la fir­man­te, que ha dis­fru­ta­do de una gran no­ve­la po­lí­ti­ca, in­te­li­gen­te, que se en­fren­ta al sis­te­may a nues­tra con­for­mi­dad có­mo­da. Por­que hay una en­fer­me­dad en el sis­te­ma, y eso es evi­den­te.

Jó­ve­nes ra­di­ca­les pro­mue­ven una huel­ga pla­ne­ta­ria mien­tras una em­pre­sa ama­ña las elec­cio­nes ame­ri­ca­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.