Afa­vor de la li­bre­ría

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - JOR­DI MARTÍ

El pa­no­ra­ma de las li­bre­rías de Bar­ce­lo­na se es­tá mo­vien­do en dos sen­ti­dos apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios. Al mis­mo tiem­po que han des­apa­re­ci­do al­gu­nos lo­ca­les de re­fe­ren­cia, apa­re­cen otros, qui­zás de di­men­sio­nes más re­du­ci­das, pe­ro en cam­bio se­ria­men­te com­pro­me­ti­dos con la agi­ta­ción y la di­vul­ga­ción cul­tu­ral. Mien­tras el es­pa­cio de la Ca­ta­lò­nia lo ocu­pa una ham­bur­gue­se­ría, la an­ti­gua Do­cu­men­ta se con­vier­te en una fran­qui­cia di­ri­gi­da al tu­ris­mo, o la an­ti­gua li­bre­ría Sant Jor­di co­rre se­rio pe­li­gro, apa­re­ce la Cal­ders en el ba­rrio de Sant An­to­ni, la No Lle­giu en el Po­ble Nou, la +Ber­nat en Les Corts, la nue­va Do­cu­men­ta en el Ei­xam­ple, La Me­mò­ria en la pla­za de la Vi­la de Grà­cia, en­tre otras nue­vas ini­cia­ti­vas que van ocu­pan­do su es­pa­cio en el eco­sis­te­ma cul­tu­ral de la ciu­dad. Al­go ocu­rre y es lo su­fi­cien­te­men­te com­ple­jo como pa­ra es­ca­par de cual­quier res­pues­ta o ra­zo­na­mien­to sim­plón.

La li­bre­ría for­ma par­te de una es­pe­cie cul­tu­ral muy frá­gil y su sub­sis­ten­cia exi­ge una so­cie­dad for­ma­da y cul­ta. Una den­sa red de li­bre­rías es uno de los me­jo­res in­di­ca­do­res cul­tu­ra­les de un te­rri­to­rio, in­clu­so más que una bue­na red de bi­blio­te­cas pú­bli­cas. Me ex­pli­co, mien­tras la ca­li­dad del sis­te­ma bi­blio­te­ca­rio de­pen­de de las vo­lun­ta­des po­lí­ti­cas y la ini­cia­ti­va de la ad­mi­nis­tra­ción (por cier­to, y ya que es­ta­mos en cam­pa­ña, ¿pa­ra cuán­do la cen­tral ur­ba­na de Bar­ce­lo­na?), las li­bre­rías per­vi­ven en la me­di­da que los ciu­da­da­nos man­tie­nen el há­bi­to de leer y com­prar li­bros. Bue­nos Ai­res du­ran­te dé­ca­das man­te­nía, y era signo de dis­tin­ción, to­das las li­bre­rías de la ca­lle Co­rrien­tes abier­tas las 24 ho­ras, como si se tra­ta­ra de un ser­vi­cio in­dis­pen­sa­ble que la ciu­dad de­bía ofre­cer a sus ciu­da­da­nos inin­te­rrum­pi­da­men­te.

Sin du­da, hoy las li­bre­rías su­fren una tri­ple ame­na­za; una, com­par­ti­da por mu­chos co­mer­cios tra­di­cio­na­les, que con­sis­te en la im­po­si­bi­li­dad que sus ajus­ta­das cuen­tas pue­dan su­fra­gar el in­cre­men­to ex­plo­si­vo de los al­qui­le­res co­mer­cia­les pro­vo­ca­do por el tu­ris­mo. La se- gun­da, los ba­jos há­bi­tos de lec­tu­ra, que per­sis­ten en Es­pa­ña y se han vis­to agra­va­dos por la cri­sis. La ter­ce­ra, la coha­bi­ta­ción en­tre el for­ma­to tra­di­cio­nal y el li­bro di­gi­tal que trans­for­ma, a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo, el mo­de­lo tra­di­cio­nal de dis­tri­bu­ción de la cul­tu­ra.

Pe­ro, en me­dio de es­te pa­no­ra­ma, pa­ra al­gu­nos de­sola­dor, na­cen nue­vas ini­cia­ti­vas in­de­pen­dien­tes u otras se rein­ven­tan. Com­par­ten

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.