Cha­ta­rra

La Vanguardia - Culturas - - ARTE|S -

Vds. los ha­brán vis­to, es­tán por to­da la ciu­dad. O tal vez no: sal­vo en mi ba­rrio del Po­ble­nou, don­de con­flu­yen por­que aquí es­tán to­das las na­ves desahu­cia­das que ha­cen de cha­ta­rre­rías más o me­nos le­ga­les, en el res­to de la ciu­dad son som­bras mo­re­nas que cir­cu­lan con sus ca­rri­tos de su­per­mer­ca­do car­ga­dos de en­se­res va­rio­pin­tos, ma­gre­bíes que hur­gan en los con­te­ne­do­res con pin­chos se­lec­ti­vos, vie­jas fur­go­ne­tas ru­ma­nas que en­tor­pe­cen la cir­cu­la­ción de ma­más apre­su­ra­das en sus Mi­nis Country o de eje­cu­ti­vos con pri­sas, pa­ra­das en ple­na ca­lle mien­tras sus ocu­pan­tes se su­mer­gen en los con­te­ne­do­res y emer­gen triun­fan­tes, car­ga­dos de car­tón o plás­ti­co… irri­tan­tes, a ve­ces in­quie­tan­tes como pi­joa­par­tes in­tru­sos en el jar­dín de Sant Ger­va­si en el que ce­le­bra­mos la ver­be­na de nues­tra pros­pe­ri­dad. Son los cha­ta­rre­ros.

Los de hoy, pues el re­ci­cla­je no es de aho­ra, pe­ro tie­ne mo­das: cuan­do yo era un cha­val, los tra­pe­ros te des­per­ta­ban por las ma­ña­nas to­can­do un cor­ne­tín pa­ra que las cria­das del Ei­xam­ple les ba­ja­ran has­ta sus ca­rre­tas ti­ra­das por mu­los ro­pa vie­ja, al­gún mue­ble, las bo­te­llas va­cías de lo que aún se co­no­cía como cham­pán… No­so­tros mis­mos sa­bía­mos que las que les lle­vá­ra­mos tras las no­ches de ver­be­na va­lían mu­cho más que aho­ra: dos pe­se­tas, y tam­bién ron­dá­ba­mos las ca­se­tas de ti­ro de las fe­rias, por­que el pu­ña­do de ba­li­nes usa­dos se com­pra­ba bien.

Se ti­ra­ba po­co, y se ha­cía mu­cho re­ci­cla­je en ca­sa; men­di­gar era un opro­bio pe­ro ser men­di­go era un ofi­cio, y no se com­ple­men­ta­ba con fae­nas de po­ca mon­ta. Aho­ra ti­ra­mos to­ne­la­das de ba­su­ra ca­da día, los ayun­ta­mien­tos nos pro­po­nen co­lec­cio­nes im­po­si­bles de cu­bos de ba­su­ra y de con­te­ne­do­res cu­ya cla­si­fi­ca­ción va­ría se­gún la lo­ca­li­dad, la au­to­no­mía o el país, con cri­te­rios tan di­ver­sos y pe­re­gri­nos como los de una en­ci­clo­pe­dia bor­gia­na. Po­cos po­bres men­di­gan: mi­les cu­rran sin pa­rar, ca­mi­nan­do ki­ló­me­tros ca­da día pa­ra re­unir el pe­so de plás­ti­co o alu­mi­nio que les per­mi­ta sub­sis­tir en sus na­ves oku­pa­das, o en sus pi­sos com­par­ti­dos. Mu­chas ve­ces pen­sa­ba que se me­re­cían un li­bro, y que, cuan­do tu­vie­ra tiem­po…

Pues bien, verde de en­vi­dia (no sé que co­lor tie­ne la ad­mi­ra­ción) les anun­cio que ese li­bro exis­te, a par­tir de un re­por­ta­je-có­mic rea­li­za­do pa­ra es­te su­ple­men­to: el es­cri­tor Jor­ge Ca­rrión y el di­bu­jan­te Sa­gar For­niés se han fi­ja­do en esas som­bras, las han con­tem­pla­do, se­gui­do, en­tre­vis­ta­do du­ran­te más de un año, des­de el con­te­ne­dor do­més­ti­co has­ta el por­ta­con­te­ne­do­res que ex­por­ta el alu­mi­nio pa­ra re­ci­clar, y les han da­do vida y dig­ni­dad, des­cri­bien­do tam­bién con acier­to, sin mi­ra­mien­tos pe­ro sin de­ma­go­gia, la som­bra de es­ta ciu­dad en la que tan bien nos va a al­gu­nos, en­tre los cua­les se cuen­tan los que tra­fi­can con la cha­ta­rra que los in­vi­si­bles re­co­gen.

Jor­ge Ca­rrión y Sa­gar. cha­ta­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.