La cons­truc­ción del mi­to

La Vanguardia - Culturas - - MIRADA|S - A.C.

En un arre­ba­to po­co edi­fi­can­te, Vol­tai­re les echó en ca­ra a los ase­si­nos de Hi­pa­tia, que “cuan­do se des­nu­da amu­je­res hermosas, no es pa­ra per­pe­trar ma­tan­zas”. La Ilus­tra­ción hi­zo de ella una le­yen­da pa­ra arre­me­ter con­tra la Igle­sia, y en el París de las Lu­ces se fun­dó el pri­me­ro de los mi­tos: su be­lle­za. Un si­glo más tar­de, los par­na­sia­nos re­ma­ta­ron la fae­na con un ver­so de Le­con­te de Lis­le que la en­vuel­ve en un es­tu­che de Cha­nel: “es­pí­ri­tu de Pla­tón y cuer­po de Afrodita”. Pri­sio­ne­ro de la mis­ma qui­me­ra, Ame­ná­bar ofre­ció en Ágo­ra el pa­pel de Hi­pa­tia a Ra­quel Weisz, que ron­da­ba los cua­ren­ta, pa­ra in­ter­pre­tar los úl­ti­mos días de una mu­jer que mu­rió a los se­sen­ta.

Más sus­tan­cial, el se­gun­do de los mi­tos es el que la pre­sen­ta como víc­ti­ma de un cho­que en­tre dos mun­dos. El de la ra­zón, al que per­te­ne­ció, y el del os­cu­ran­tis­mo cris­tiano que aca­bó con ella. Na­die in­flu­yó tan­to en ci­men­tar es­ta idea co­moEd­ward Gib­bon, ensu His­to­ria de la de­ca­den­cia y caí­da del im­pe­rio ro­mano. El “cri­men de Ale­jan­dría” le per­mi­tió a Gib­bon ilus­trar que el au­ge del cris­tia­nis­mo fue la cau­sa del fin del mun­do gre- co-ro­mano. Ba­sa­da cier­ta­men­te en he­chos his­tó­ri­cos e ins­pi­ra­do­ra de la pe­lí­cu­la Ágo­ra, es­ta te­sis elu­de sin em­bar­go que Hi­pa­tia fue una mu­jer re­li­gio­sa, a la­ma­ne­ra neo­pla­tó­ni­ca, aun­que des­pre­cia­ra a quie­nes re­co­rrían las ca­lles de Ale­jan­dría al gri­to de “Ala­ba­do sea Dios” (gri­to que si­gue oyén­do­se en mu­chos lu­ga­res del Pró­xi­mo Orien­te, ba­jo la for­ma de Al·lahu-àk­bar)

En ple­na épo­ca vic­to­ria­na, el re­ve­ren­do an­gli­cano Char­les Kings- ley pu­bli­có una no­ve­la que tra­ta de su vida y de su muer­te, muy po­pu­lar, de cor­te an­ti­ca­tó­li­co, tra­du­ci­da en to­da Eu­ro­pa. En­vuel­to en un re­car­ga­do am­bien­te eró­ti­co, el ase­si­na­to de Hi­pa­tia vie­ne pre­ce­di­do de una conversión que le per­mi­te a Kings­ley opo­ner los cris­tia­nos bue­nos aquie­nes per­vir­tie­ron el­men­sa­je de Cris­to con­su­man­do el cri­men.

In­co­mo­da­dos por el pa­pel de Ci­ri­lo, a quién la Igle­sia ve­ne­ra por su re­le­van­te apor­ta­ción a las con- tro­ver­sias cris­to­ló­gi­cas, al­gu­nos es­cri­to­res ca­tó­li­cos pre­fie­ren ha­blar de una már­tir. Una víc­ti­ma de los mon­jes fun­da­men­ta­lis­tas y de un pre­fec­to que se la­vó las ma­nos. La exis­ten­cia de un trián­gu­lo ale­jan­drino in­te­gra­do por el po­der ro­mano, la igle­sia, y la co­mu­ni­dad ju­día, si­mi­lar al que al­ber­gó el mar­ti­rio de Jesús, fa­ci­li­ta es­te trán­si­to des­de la vir­gen sa­cri­fi­cial pro­pia del re­la­to pri­mi­ge­nio al de una már­tir re­cu­pe­ra­ble por la na­rra­ción cris­tia­na. Hay quien pien­sa in­clu­so que san­ta Ca­ta­li­na de Ale­jan­dría es una fi­gu­ra fan­ta­sea­da por la igle­sia en el si­glo VIII pa­ra opa­car el le­ga­do de Hi­pa­tia. Una mu­jer de­di­ca­da a la fi­lo­so­fía, como ella, y muer­ta tras su­frir la tor­tu­ra de la rue­da.

To­da le­yen­da sim­pli­fi­ca y la que acom­pa­ña Hi­pa­tia mues­tra a una mu­jer que só­lo cree en las le­yes que ri­gen el uni­ver­so y a un Ci­ri­lo dis­pues­to a des­truir to­do el co­no­ci­mien­to ate­so­ra­do en la Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría. Na­rra­do de es­te mo­do, el ase­si­na­to de Ale­jan­dría for­ma­ría par­te de la mis­ma ló­gi­ca que con­du­jo al San­to Ofi­cio a que­mar vi­vo a Gior­dano Bruno. No es que sea fal­so, pe­ro al re­du­cir Hi­pa­tia a una suer­te de Ma­rie Cu­rie ale­jan­dri­na, se co­rre el ries­go de de­jar de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.