Ci­ru­gía de la ciu­dad

Jor­di Llo­bre­gat am­bien­ta en Bar­ce­lo­na una tra­ma de mis­te­rio y tragedia fa­mi­liar, con me­di­ci­na de­ci­mo­nó­ni­ca, ase­si­na­tos en se­rie, gran­des vi­lla­nos y, como fon­do, los pre­pa­ra­ti­vos de la Ex­po­si­ción de 1888

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - LI­LIAN NEU­MAN

Acer­ta­da con­jun­ción: el au­tor de es­ta pri­me­ra no­ve­la, Jor­di Llo­bre­gat (Valencia, 1971), ade­más de di­rec­tor del fes­ti­val de gé­ne­ro ne­gro Valencia Ne­gra, es es­tu­dio­so de la his­to­ria de Bar­ce­lo­na. Y Ve­sa­lius –An­drés Ve­sa­lio (1514-1564)–, el mé­di­co que fue más allá de Ga­leno (que só­lo ha­cía di­sec­cio­nes en mo­nos), es­tu­dió el in­te­rior de los se­res hu­ma­nos. Es­ta no­ve­la abre en ca­nal la Bar­ce­lo­na en los días pre­vios a la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1888, y li­te­ral­men­te: la de ex­ce­len­tes epi­so­dios que hay aquí y que su­ce­den en sus tú­ne­les sub­te­rrá­neos y en sus cloa­cas.

Con la muer­te de su pa­dre –mé­di­co emi­nen­te; hay más de uno, so­bre to­do ci­ru­ja­nos– Daniel Amat tie­ne que re­gre­sar a Bar­ce­lo­na. De es­ta ciu­dad hu­yó ha­ce sie­te años pa­ra de­jar atrás una tragedia fa­mi­liar y sen­ti­men­tal que irá des­cu­brién­do­se pa­so a pa­so. An­tes, se en­cuen­tra con re­pro­ches y si­len­cios, y el primer enig­ma; có­mo mu­rió su pa­dre. El se­gun­do enig­ma es de do­mi­nio pú­bli­co: una se­rie de mu­cha­chas muy jó­ve­nes son ase­si­na­das por un de­pre­da­dor, al pa­re­cer tam­bién dies­tro con el es­cal­pe­lo. Y mien­tras, en la ciu­dad tie­ne lu­gar la cuen­ta atrás pa­ra la gran Ex­po­si­ción Uni­ver­sal.

He aquí la con­jun­ción a la que me re­fie­ro: un asun­to ma­ca­bro­cien­tí­fi­co afín a las pri­me­ras no­ve- las de Dou­glas Pres­ton y Lin­coln Child ( El ído­lo per­di­do, El re­li­ca­rio). Yun re­la­to de la ciu­dad que se su­ma a esa vida fic­ti­cia que sir­ve pa­ra bus­car la ver­dad de ca­da tiem­po, su ca­rác­ter y sus re­glas.

Daniel Amat no es­tá so­lo an­te el enig­ma: un emi­nen­tí­si­mo y jo­ven es­tu­dian­te y un pe­rio­dis­ta del Correo de Bar­ce­lo­na con deu­das de jue­go son el ter­ce­to que in­ves­ti­ga en te­rri­to­rio de al­to ries­go. Son dos­muy­bue­nos per­so­na­jes, cria­tu­ras bien pen­sa­das y dis­tin­tas: co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos y de los ba­jos fon­dos.

Del vér­ti­go y efi­ca­cia de la tra­ma ya se da­rá cuen­ta el lec­tor. To­do avan­za y fun­cio­na en­tre la aven­tu­ra mu­chas ve­ces des­me­su­ra­da y las tram­pas de unos cuan­tos vi­lla­nos (ma­lí­si­mos) que por aquí rei- nan a sus an­chas y en­ga­ñan a ciu­da­da­nos y po­lí­ti­cos: hay una es­ce­na clave en el Ajun­ta­ment, con el al­cal­de y los prohom­bres de la Ex­po­si­ción. Pe­ro ade­más hay gran­des mo­men­tos pa­ra la ciu­dad: cuan­do Daniel con­tem­pla la pri­me­ra cen­tral eléc­tri­ca de Bar­ce­lo­na, ocul­ta en­tre los edi­fi­cios del par­que de la Ciu­da­de­la: “De­ce­nas de con­duc­cio­nes cu­brían el sue­lo como un ca­la­mar me­tá­li­co pre­ten­die­ra en­vol­ver el lu­gar con sus ten­tácu­los”. (Y seis vo­lu­mi­no­sas má­qui­nas de va­por ali­men­ta­das por cua­dri­llas de hom­bres; el au­tor tam­bién ha­bla de las du­ras e in­fra­hu­ma­nas con­di­cio­nes de aque­llos tiem­pos).

¿Cuán­tas no­ve­las tie­ne Bar­ce­lo­na? Es­ta se su­ma a las re­cien­tes La ley de los jus­tos de Chu­fo Llo­réns y No di­gas que me co­no­ces de Ser­gi Dòria. Es afín y a la vez es dis­tin­ta: la tra­ma po­li­cia­ca na­ve­ga en­tre el rea­lis­mo y la in­ter­pre­ta­ción fan­tás­ti­ca. Un pe­rro ne­gro ace­cha en la Bar­ce­lo­ne­ta, una es­pi­ri­tis­ta es ca­paz de in­vo­car al ma­ligno a ries­go de caer ful­mi­na­da. Pe­ro tam­bién hay he­chos reales, como la usu­re­ra que in­ti­mi­da y ca­si ma­ta a gol­pes al pe­rio­dis­ta. Ca­pí­tu­lo apar­te son las es­ce­nas de la­bo­ra­to­rio.

DES­TINO

Jor­di Llo­bre­gat pu­bli­ca su pri­me­ra no­ve­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.