Una mu­jer no tan ano­di­na

Ali­ceM­cDer­mott re­cons­tru­ye en ‘Al­guien’ los re­ta­zos de la vida de una mu­jer apa­ren­te­men­te gris, pe­ro que va mu­tan­do y ad­qui­rien­do una al­tu­ra, un es­pe­sor y una hon­du­ra ab­so­lu­ta­men­te im­pre­vi­si­bles

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - ROBERT SALADRIGAS

En los úl­ti­mos años las tra­duc­cio­nes de un par de ju­go­sas no­ve­las de Ali­ce McDer­mott (Brooklyn, Nue­va York, 1953), Un hom­bre con en­can­to, En bo­das y en­tie­rros, pa­sa­ron bas­tan­te inad­ver­ti­das pe­se a que la úl­ti­ma fue fi­na­lis­ta de pre­mio Pu­lit­zer. Quie­ro pen­sar que la edi­ción de la úl­ti­ma de sus obras Al­guien ( So­meo­ne, 2013), una muy bien es­truc­tu­ra­da his­to­ria del tiem­po con­den­sa­do de una mu­jer, con­tri­bu­ya a re­pa­rar la in­jus­ta in­di­fe­ren­cia con que aquí ha si­do aco­gi­da la pres­ti­gio­sa na­rra­ti­va de McDer­mott, pro­fe­so­ra de Hu­ma­ni­da­des en la Uni­ver­si­dad John Hop­kins.

La lec­tu­ra de Al­guien me pro­du­jo una pa­ra mí gra­ta aso­cia­ción: me lle­vó a Saul Be­llow –de quien es­tos días se cum­plen los cien años de su na­ci­mien­to–, pe­ro no al Be­llow de Her­zog sino a la mi­ra­da de crea­dor con que en Ra­vels­tein, su úl­ti­ma no­ve­la, afron­ta la bio­gra­fía del per­so­na­je de es­te nom­bre. Me te­mo que ahí aca­ban las si­mi­li­tu­des, pe­ro el ca­so es que Be­llow no se ha se­pa­ra­do de mí al se­guir los re­cuer­dos apa­ren­te­men­te dis­per­sos que cuen­ta en pri­me­ra per­so­na Ma­rie Com­me­ford, na­ci­da en Brooklyn, en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca de ori­gen ir­lan­dés, a lo lar­go de va­rias dé­ca­das que cu­bren des­de su ni­ñez has­ta que, ma­dre de cua­tro hi­jos, abue­la y ca­si cie­ga, vi­ve en una re­si­den­cia de an­cia­nos.

¿Cuál es el atrac­ti­vo de Ma­rie Com­me­ford? Pre­ci­sa­men­te, se­gún creo, el he­cho de no te­ner­lo: no ha si­do her­mo­sa, ni su exis­ten­cia en­ca­jo­na­da en Brooklyn y en­tre ve­ci­nos y gen­te del ba­rrio (al ca­sar­se tra­ba­jó de “con­so­la­do­ra” en la fu­ne­ra­ria del mis­mo ba­rrio) dis­cu­rre por cau­ces re­le­van­tes. A lo su­mo es in­tro­ver­ti­da, ho­nes­ta, per­se­ve­ran­te, leal, de­di­ca­da a los su­yos, la ma­dre, Ga­be, el her­mano cu­ra que no re­sis­te las exi­gen­cias del sa­cer­do­cio, el es­po­so, los hi­jos en de­fi­ni­ti­va egoís­tas e in­gra­tos…

¿Cuál es, pues, la clave del po­der de se­duc­ción que ema­na del re­la­to? Al mo­du­lar la voz en pri­me­ra per­so­na de Ma­rie Com­me­ford se­ña­lan­do los con­tras­tes de las di­fe­ren­te eta­pas y vi­ven­cias de su lar­ga y co­rreo­sa vida, el ta­len­to ar­tís­ti­co de Ali­ce McDer­mott con­si­gue el pro­di­gio li­te­ra­rio que el lec­tor ad­vier­ta y en­tien­da que Ma­rie Com­me­ford pue­de mos­trar a su gen­te la ima­gen do- més­ti­ca de una mu­jer ano­di­na, gris, tal vez su­mi­sa, pe­ro que en reali­dad la que nos lle­ga a tra­vés de su re­la­to per­so­nal es to­do lo con­tra­rio, es de­cir, un per­so­na­je com­ple­jo, mo­tea­do de lu­ces te­nues y som­bras den­sas, en­tre gri­ses y ne­gros, su­til en el ma­tiz y en los si­len­cios has­ta obli­gar­le a uno a in­ter­pre­tar lo que no di­ce y a re­cons­truir los re­ta­zos de la vida de una mu­jer, ba­jo una per­ma­nen­te pul­sión de do­lor y muer­te, que no só­lo se en­car­na a sí mis­ma sino a la hu­ma­ni­dad que la ro­dea.

De ma­ne­ra que a lo lar­go del dis­cur­so só­lo en apa­rien­cia des­or­de­na­do como el fluir de la me­mo­ria y los al­ti­ba­jos del pen­sa­mien­to, la fi­gu­ra mu­tan­te de Ma­rie Com­me­ford ad­quie­re una al­tu­ra, un es­pe­sor y una hon­du­ra ab­so­lu­ta­men­te im­pre­vi­si­bles cuan­do en la pri­me­ras pá­gi­nas la ni­ña Ma­rie, que es­pe­ra a su pa­dre sen­ta­da en la es­ca­le­ra de su edi­fi­cio, cuen­ta que ve a la jo­ven Pe­geen Chehab sa­lir del me­tro a la luz del atar­de­cer. Hay es­ce­nas so­ber­bias y ti­pos se­cun­da­rios (Bill Co­rri­gan) im­pre­sio­nan­tes. Es del to­do pre­ci­so de­jar­se pren­der por la lec­tu­ra, avan­zar por ella, vi­vir has­ta el fi­nal la his­to­ria que re­cla­ma del lec­tor su im­pli­ca­ción in­te­lec­tual y emo­ti­va. Si no me equi­vo­co, Ali­ce McDer­mott es­tá en deu­da con una es­tir­pe de ilus­tres an­te­ce­so­ras: des­de la clá­si­ca Ja­neAus­ten a la gran Gra­ce Pa­ley. Así que há­gan­se un fa­vor: lean a McDer­mott. Es­ta vez sí.

WILL KIRK

Ali­ce McDer­mott

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.