Sis­te­ma li­te­ra­rio

‘Te­le/eX­pres’ se con­vir­tió en­tre 1967 y 1980 en re­fe­ren­te de la cul­tu­ra crí­ti­ca

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - JOR­DI AMAT

El ob­je­to de es­tu­dio de es­ta mo­no­gra­fía es­tá cla­ra­men­te de­li­mi­ta­do: las sec­cio­nes so­bre crí­ti­ca li­te­ra­ria y so­bre el sis­te­ma edi­to­rial que en­tre 1967 y 1980 pu­bli­có el dia­rio ves­per­tino Te­le/eX­pres, otor­gan­do una es­pe­cial re­le­van­cia al su­ple­men­to cul­tu­ral que aquel pe­rió­di­co, el pri­me­ro de ti­tu­la­ri­dad pri­va­da crea­do tras la gue­rra, pu­bli­có en­tre los años 1974 y 1976. La po­si­ción de aná­li­sis en la que Al­ber­to Ca­be­llo se si­túa des­de el primer mo­men­to tam­bién es cla­ra: con­si­de­ra que aquel dia­rio, a me­di­da que avan­za­ba la se­gun­da mi­tad de los se- sen­ta, se con­vir­tió en “el re­fe­ren­te del pro­gre­sis­mo ca­ta­lán en la Bar­ce­lo­na tar­do­fran­quis­ta”. Quien tu­vo el acier­to de de­can­tar el pe­rió­di­co ha­cía ese mag­ma fue el di­rec­tor Ma­nuel Ibá­ñez Es­co­fet, que in­cor­po­ró a sus pá­gi­nas va­rios re­fe­ren­tes de una des­ca­ra­da mo­der­ni­dad tan­to por su mi­ra­da como por su es­ti­lo (Joan de Sagarra, Váz­quez Mon­tal­bán, Bar­nils, Mon­tse­rrat Roig…). Las sec­cio­nes li­te­ra­rias, tal como lo plantea el au­tor, es­tu­vie­ron per­fec­ta­men­te acom­pa­sa­das con aquel afán de ser ca­ja de re­so­nan­cia de una so­cie­dad al­ter­na­ti­va a la ofi­cial.

Los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos en una em­pre­sa no­ta­ble de di­fu­sión de mo­der­ni­dad fue­ron Jo­sé Luis Giménez-Fron­tín, un ya bri­llan­te Robert Saladrigas –el crí­ti­co de re­fe­ren­cia del dia­rio–, Jo­sep Ma­ria Ca­ran­dell y Jo­sep Me­len­dres. Su la­bor se­ría “pro­pi­ciar el diá­lo­go y la in­ter­ac­ción en­tre esas po­si­bles me­mo­rias co­lec­ti­vas al­ter­na­ti­vas al Ré­gi­men”. De­mos­trar es­ta te­sis es lo que se pro­po­ne el li­bro, nu­tri­do de la des­crip­ción, lec­tu­ra y aná­li­sis de las en­tre­vis­tas a es­cri­to­res, re­por­ta­jes so­bre editoriale­s o re­se­ñas que se pu­bli­ca­ron en el dia­rio. A par­tir de ese ma­te­rial se in­ten­ta lle­var a ca­bo una sis­te­ma­ti­za­da ex­po­si­ción glo­bal del sis­te­ma li­te­ra­rio ca­ta­lán y es­pa­ñol de la épo­ca. En oca­sio­nes es­tá am­bi­ción es ex­ce­si­va por­que el au­tor sim­pli­fi­ca al­gu­nos fe­nó­me­nos y por­que el dia­rio, re­cep­tácu­lo de las pal­pi­ta­cio­nes del pre­sen­te, no era ni po­día ser un es­pa­cio don­de se re­fle­xio­na­se en di­rec­to so­bre una di­ná­mi­ca li­te­ra­ria muy com­ple­ja por su an­sie­dad van­guar­dis­ta. De­tec­tar, pre­ci­sa­men­te, la vo­lun­tad mi­li­tan­te de rom­per con una tra­di­ción di­ga­mos cas­ti­za –el pa­ra­dig­ma se­ría la apa­ri­ción de Nue­ve no­ví­si­mos de Cas­te­llet, el po­pe que en 1974 inau­gu­ró el su­ple­men­to– cuan­do la cen­su­ra aún era ope­ra­ti­va es lo más re­ve­la­dor del po­si­ti­vis­ta es­tu­dio de Ca­be­llo. La aten­ción que por en­ton­ces se pres­tó al boom (a Var­gas Llo­sa más que a na­die), a na­rra­do­res como Mar­sé o Goytisolo que de­bían pu­bli­car en el ex­tran­je­ro o la reivin­di­ca­ción del su­rrea­lis­mo o el exi­lio (asun­to al que se de­di­có un mo­no­grá­fi­co an­tes de la muer­te de Fran­co) son ejem­plos de có­mo se apo­yó y dio den­si­dad a la cons­truc­ción de un cam­po cul­tu­ral pro­gre­sis­ta y en bue­na me­di­da ex­pe­ri­men­tal.

DAVID AIROB

Jo­sé Luis Giménez Fron­tín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.