De la ca­lle del Cid a Ca­ra­cas

Ju­li Vall­mit­ja­na, el gran es­cri­tor de los ba­jos fon­dos, qui­so dar a co­no­cer in­ter­na­cio­nal­men­te sus li­bros: re­cu­pe­ra­mos los tes­ti­mo­nios

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

En el año 2003 Edi­cions de 1984 re­cu­pe­ró LaXa­va de Ju­li Vall­mi­ta­ja­na (1873-1937) con un pró­lo­go en­tu­sias­ta de En­ric Ca­sas­ses. Se ha­bía re­edi­ta­do, con po­ca re­per­cu­sión, en 1975: Vall­mit­ja­na era un au­tor ol­vi­da­do y los in­ten­tos de vol­ver a po­ner en cir­cu­la­ción sus obras (bá­si­ca­men­te a tra­vés de edi­cio­nes de tea­tro) que­da­ban como una cu­rio­si­dad, sin ge­ne­rar mu­chos lec­to­res ni cam­biar el lu­gar que ocu­pa­ba en el ca­non. Tras más de una dé­ca­da de pu­bli­ca­cio­nes sis­te­má­ti­cas, la con­si­de­ra­ción ha- cia su li­te­ra­tu­ra ha cam­bia­do. Al re­leer La Xa­va, im­pre­sio­nan las des­crip­cio­nes de Bar­ce­lo­na des­de Montjuïc, que son mag­ní­fi­cas, y los es­fuer­zos­deRo­se­ta–la­gen­te­la­co­no­ce como la Xa­va– pa­ra con­du­cir al abú­li­co Ra­fel ha­cia una vida de tra­ba­jo. Inú­til­men­te, huel­ga de­cir­lo. Qué gran la­bor se ha lle­va­do a ca­bo (des­de el mun­do edi­to­rial más que des­de la uni­ver­si­dad) pa­ra re­leer la tra­di­ción, ha­cer emer­ger au­to­res y li­bros (Vall­mit­ja­na, Gir­bal Jau­me, Un film (3.000 me­tres)), y con­so­li­dar una nue­va ima­gen del si­gloXX­ca­ta­lán y del mo­der­nis­mo que in­cor­po­ra a mar­gi­na­dos y ex­clui­dos.

Vall­mit­ja­na em­pe­zó como pin­tor, fue el gran ami­go de No­nell y muy pron­to cho­có con Rusiñol y Ca­sas. Al fi­nal de La Xa­va aso­ma un ar­tis­ta mo­der­nis­ta que di­bu­ja por las ta­ber­nas sin in­tere­sar­se por las des­gra­cias de la gen­te que re­tra­ta: po­dría ser Rusiñol. En es­te am­bien­te ar­tís­ti­co se for­ma­ron sus hi­jos David (1903) yA­bel Vall­mit­ja­na (1910), que las cir­cuns­tan­cias de la gue­rra ci­vil lle­va­ron a exi­liar­se a Ve­ne­zue­la. Ha­ce unos años, en Ca­ra­cas, en ca­sa de la hi­ja de Abel, Mar­taVall­mit­ja­na,des­cu­bríun­ha­ti­llo de car­tas que de­mues­tran los es­fuer­zos de Ju­li Vall­mit­ja­na pa­ra dar a co­no­cer su li­te­ra­tu­ra e in­ter­na­cio­na­li­zar­sus­li­bros.Vall­mit­ja­na era cons­cien­te de que, más allá del in­te­rés li­te­ra­rio, La Xa­va, So­ta Montjuïc o De la raça que es perd, eran re­por­ta­jes so­bre la vida de los ba­jos fon­dos, con gran va­lor tes­ti­mo­nial. Mar­ta Vall­mit­ja­na con­ser­va re­tra­tos de ca­nas­te­ras, de bo­das, de fies­tas. Otras, con los gi­ta­nos en ca­rros en mi­tad del des­cam­pa­do (al fon­do se ve un blo­que de pi­sos en me­dio de la na­da): es la Bar­ce­lo­na, a me­dio cons­truir, de 1900. Vall­mit­ja­na lle­gó a te­ner un tra­to tan fran­co con la gen­te de la ca­lle del Cid o del Con­vent dels Gos­sos que se re­tra­tó con ellos, a ve­ces in­clu­so con su se­ño­ra, ves­ti­da con un buen abri­go y cue­llo de piel.

Qué dra­ma, pa­ra un es­cri­tor, sa­ber que ha en­con­tra­do el te­ma, que ha con­se­gui­do re­fle­jar un mun­do y que ha cons­trui­do re­la­tos lle­nos de emo­cio­nes, y no po­der com­par­tir su pa­sión. Vall­mit­ja­na vi­vía en la ram­bla del Prat, una de las ca­lles bur­gue­sas por ex­ce­len­cia y los bur­gue­ses de Bar­ce­lo­na no es­ta­ban pa­ra gi­ta­na­das ni po­bre­zas (si no era des­de el pun­to de vis­ta fol­kló­ri­coy­deu­na­ma­ne­ra­po­co­com­pro­me­ti­da).

En­vió sus li­bros por to­do el mun­do. A The Gipsy Lo­re So­ciety deLi­ver­poo­lles­man­dóSo­ta Montjuïc y Els Zin-ca­los, acom­pa­ñán­do­los de fo­to­gra­fías que im­pre­sio­na­ron a sus co­rres­pon­sa­les. Co­nec­tó con el ca­ta­la­nó­fi­lo ale­mán Erer­hard Vo­gel, y con pro­fe­so­res y lec­to­res de ca­ta­lán de Budapest, Hel­sin­ki, Nue­va York, San Pe­ters­bur­go, Mi­lán y Ve­ne­cia.

En 1919, apro­ve­chan­do la ti­ra­da in­ter­na­cio­nal de Ja­cin­to Be­na­ven­te, con­tac­tó con Char­les Scrib­ner’s So­ns pa­ra in­ten­tar pu­bli­car su tea­tro en Es­ta­dos Uni­dos. Acos­tum­bra­dos a pen­sar que los es­cri­to­res mar­gi­na­dos lo son por vo­ca­ción, en­con­trar es­ta co­rres­pon­den­cia fue una sor­pre­sa ma­yús­cu­la. Im­pre­vi­si­ble Ju­li Vall­mit­ja­na.

EDI­CIONS DE 1984 I MAR­TA VALL­MIT­JA­NA

Arri­ba, Ju­li Vall­mit­ja­na en­tre cha­va­les de la ca­lle. Jun­to a es­tas lí­neas, a la iz­quier­da, gi­ta­nos jun­to al mu­ro de la pla­za de to­ros la Mo­nu­men­tal, y a la de­re­cha, la car­ta de The Gipsy Lo­re So­ciety en res­pues­ta al en­vío de li­bros de Ju­li Vall­mit­ja­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.