El psi­quia­tra tam­bién

Di­ver­ti­da obra en la que An­to­ni Gual plas­ma la vida de un jo­ven neu­ró­ti­co de Ba­da­lo­na

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - PE­RE GUI­XÀ

Al ini­cio, el pro­ta­go­nis­ta ha­bla con un psi­quia­tra, que mos­tra­rá ser tan es­pe­cial como su pa­cien­te, un jo­ven lleno de neu­ras. Es­te li­bro se mue­ve en­tre las me­mo­rias y la no­ve­la; más bien es au­to­fic­ción.

El na­rra­dor ex­pli­ca su vida (na­ci­do en Ba­da­lo­na en los años cin­cuen­ta, en una bur­gue­sía con­ser­va­do­ra por par­te de ma­dre, ca­ta­la­nis­ta por el la­do pa­terno) has­ta fi­na­les de los se­ten­ta. Su pro­ble­ma es la le­ve­dad del mun­do, su ines­ta­bi­li­dad per­so­nal. Lo ex­pli­ca con una pro­sa vi­tal, de hu­mor su­til, re­fi­na­da en el per­fil de los ti­pos ora­tes—desufa­mi­lia,so­bre­to­do—,es­pe­cial­men­te el tío Qua­si­mo­do (in­di­vi­duo­que­tie­neu­nFe­rra­ri,for­ma par­te del con­se­jo del Ban­co de Bil­bao y vi­ve en una ca­sa ma­jes­tuo­sa sin un mue­ble, ro­ño­sa). En los ex­tre­mos so­cia­les al­tos y ba­jos, se acep­ta la lo­cu­ra, y pue­den sur­gir tam­bién in­di­vi­duos pin­to­res­cos como el pri­mo Robert, lo­cuaz hi­per­sen­si­ble. El tras­la­do de par­ti­tu­ras­des­de­laim­pren­ta­fa­mi­liara­lLi­ceu sir­ve al jo­ven pa­ra des­cu­brir la bue­na mú­si­ca.

Lue­go­lle­gan­la­mi­li­tan­ciae­nu­na cé­lu­la de­lPSUCy los via­jes por Ca­ta­lun­ya le­yen­do a Scho­pen­hauer. An­tes de crear­se una iden­ti­dad, qui­zás hay que sen­tir­se al­go bien con uno mis­mo, pe­ro es­to es im­po­si­ble por el sim­ple do­lor de vi­vir. Ha­blar de chifladura e ir al ser­vi­cio mi­li­tar(enAl­ge­ci­ras,tras­la­muer­te de Fran­co) per­mi­te que el ab­sur­do sea to­do uno. El hi­jo dis­mi­nui­do de un ge­ne­ral, pa­ra el que el “yo” ha­ce de jar­di­ne­ro, tam­bién es un per­so­na­je de co­pe­te.

El li­bro pro­gre­sa en un arro­bo ca­da vez más gran­de por la lec­tu­ra, que­fre­nael­tio­vi­vo­del­mun­do.Sial prin­ci­pio es bo­ni­to ten­der­se de ca­ra al cie­lo a leer, ca­da vez es­te ac­to es más es­can­da­lo­so y, como un Dió­ge­nes­mo­derno,el­pro­ta­go­nis­ta lee en la ca­se­ta del pe­rro del ge­ne­ral. El epi­so­dio de la ju­ra de ban­de­ra en me­dio de un via­je de LSD es un po­co for­za­do, pe­ro per­mi­te fi­jar al “yo” en­tre el dra­ma in­terno y la lu­ci­dez.

La li­te­ra­tu­ra sal­va. Don Qui­jo­te, Mon­taig­ne, Con­rad… y Proust al fren­te. ¿Có­mo imi­tar al fran­cés? To­do es pe­que­ño jun­to a su ca­te­dral. Pe­ro el au­tor se de­ci­di­rá a es­cri­bir, así da car­pe­ta­zo a la ju­ven­tud, y es­te es el li­bro, bien ca­li­bra­do, fal­sa­men­te di­le­tan­te, que nos pre­sen­ta.Es­ta­ría­muy­bienlee­ru­na con­ti­nua­ción, pues se­gu­ro que los ochen­ta en ade­lan­te tam­bién dan pa­ra más bue­na es­cri­tu­ra, más ti­pos ex­cén­tri­cos. No he­mos pa­ra­do des­de en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.