Fie­ras

La Vanguardia - Culturas - - ARTE|S -

O sea, fe­rias, en ita­liano. La ver­dad es que al­gu­nas te pue­den de­vo­rar, como las de ar­te. Es sor­pren­den­te có­mo se re­pi­te la es­ce­no­gra­fía de un con­ti­nen­te a otro. Es­cri­bo es­to en una ca­se­ta de Ar­tBei­jing,laas­pi­ran­te­aARCO­chi­na, pa­sa­do ya el fre­ne­sí del mon­ta­je. Las pri­sas, la di­fi­cul­tad de te­ner que ex­pli­car­te con los mon­ta­do­res a tra­vés de tra­duc­tor, el ai­re acon­di­cio­na­do o el WI­FI que no fun­cio­nan, la es­pe­ra ansiosa de la preinau­gu­ra­ción con sus ines­cru­ta­bles co­lec­cio­nis­tas, sus cues­tio­na­bles VIP. Has­ta el úl­ti­mo mo­men­to hu­bo ca­rre­ras, pe­ro se inau­gu­ró a tiem­po, el pú­bli­co en­tró por la al­fom­bra ro­ja, que era mal­va, y lle­nó el enor­me han­gar. Sal­vo por el al­men­dra­do de los ojos, es­to po­dría ha­ber si­do Ma­drid, Es­tras­bur­go, Mia­mi…

Gen­te ves­ti­da for­mal o in­for­mal­men­te pa­ra la oca­sión, mu­cho lino, al­gu­nas trans­pa­ren­cias, mu­cho rou­ge y za­pa­to plano, o ta­cón ex­tre­mo en las chi­cas que es­to es China, za­pa­tos de pun­ta cua­dra­da pa­ra los chi­cos. Aun­que los có­di­gos sean dis­tin­tos, y los ri­cos de aquí vis­tan dis­tin­to de los de allá, a me­nu­do se los re­co­no­ce por el sé­qui­to que lle­van, como se dis­tin­gue alas­que­van­deP­ra­da­de­ver­dad­de­las que­seha­na­pa­ña­dou­nP­ra­da­deH&M pa­ra tra­ba­jar por un sueldo mo­des­to tra­du­cien­do pa­ra al­gún ga­le­ris­ta ex­tran­je­ro o so­por­tan­do las lar­gas ho­ras de es­pe­ra en­tre co­lec­cio­nis­tas im­por­tan­tes que re­quie­ren la pre­sen­cia de los pe­sos pe­sa­dos de la ga­le­ría. Es sor­pren­den­te el gra­do de mi­me­ti­za­ción de un con­ti­nen­te a otro. Aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, en un des­fi­le de mo­da la es­té­ti­ca se­ría dis­tin­ta; ex­tre­ma en al­gún ca­so, pe­ro mu­cho me­nos for­mal en la ma­yo­ría: es un lu­gar de tra­ba­jo, y la gen­te vie­ne con ro­pa de tra­ba­jo. Una fe­ria de ar­te lo es de va­ni­da­des, y la gen­te se vis­te pa­ra la oca­sión con aque­llo­que­cree­que­co­mu­ni­ca­su­gra­do de sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca.

Creo que es­ta apli­ca­ción en apa­ren­tar re­fle­ja bien el sta­tus­de­la fe­ria: Ar­tBei­jing es­tá cre­cien­do, en es­tos mo­men­tos aún do­mi­nan las ga­le­rías no só­lo chi­nas, sino pe­qui­ne­sas, y creo que el enor­me mer­ca­do in­te­rior chino es­tá le­jos de es­tar lo bas­tan­te uni­fi­ca­do­pa­ra­que­los­pre­cios­deu­nar­tis­taen Pe­kín se man­ten­gan en Cheng­du o Guangz­hou, y los com­pra­do­res no obs­tan­te su atuen­do a la úl­ti­ma (en al­gu­nos ca­sos, en otros, agre­si­va­men­te con­ven­cio­nal) son muy con­ser­va­do­res en sus gus­tos, lo cual les lle­va, a ve­ces, a ser muy te­me­ra­rios y acep­tar pre­cios por un ar­tis­ta que ten­dría se­rios pro­ble­mas pa­ra igua­lar­los en lu­ga­res más cosmopolit­as. Pe­ro tiem­po al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.