Lle­ga la ter­ce­ra (y de­fi­ni­ti­va) pla­ga

Vic­to­ria Sz­pun­berg es la au­to­ra de ‘L’on­ze­na pla­ga’, úl­ti­ma en­tre­ga del ci­clo ‘Tot pels di­ners’ del Tea­tre Lliu­re con el te­ma de fon­do de la tras­cen­den­cia del di­ne­ro. Y con la pre­sen­cia de Dy­lan, un pe­cu­liar per­so­na­je com­par­ti­do con los otros ca­pí­tu­los de

La Vanguardia - Culturas - - ESCENARIO|S - EDUARD MOL­NER

Bàrbara y Pau tie­nen al­qui­la­da una ca­si­ta en me­dio del bos­que. Han in­vi­ta­do otra pa­re­ja, Marc y Roc. Roc es hi­jo de al­guien que po­dría dar tra­ba­jo a Pau. Pau y Bàrbara de­ben me­ses de al­qui­ler, y tie­nen real­qui­la­da una ha­bi­ta­ción a la ar­gen­ti­na sin pa­pe­les Me­lany.

Bàrbara pro­me­tía como escritora, ha de­ja­do una te­sis em­pan­ta­na­da y, hoy por hoy, es una es­pe­cie de ni-ni (ni es­tu­dia, ni tra­ba­ja) de lu­jo, por­que su des­orien­ta­ción, des­mo­ti­va­ción y apa­tía no pro­vie­nen de la mar­gi­na­li­dad. Marc des­plie­ga una fe­des­bor­da­dae­nel­pro­gre­so­tal­co­mo­nos ha si­do ven­di­do: la tec­no­lo­gía y el con­su­mo os ha­rá li­bres, o el con­su­mo­de­tec­no­lo­gíaos­ha­rá­fe­li­ces, ha­gan la ecua­ción como quie­ran (es una po­bre ac­tua­li­za­ción, por lo me­nos en Ju­lio Ver­ne ha­bía épi­ca, ro­man­ti­cis­mo, gla­mur). En- tre es­tos dos po­los, el es­cep­ti­cis­mo de con­ve­nien­cia y el se­gui­mien­to acrí­ti­co de las con­sig­nas del sis­te­ma, se si­túan los otros per­so­na­jes.

La ener­gía sa­na vie­ne de fue­ra. La ar­gen­ti­na Me­lany re­cuer­da a otro per­so­na­je la­ti­noa­me­ri­cano de nues­tra dra­ma­tur­gia re­cien­te, la Ex­tran­je­ra de Bar­ce­lo­na ma­pa d’om­bres de Lluï­sa Cu­ni­llé (2004), al­guien que to­da­vía con­ser­va una ge­né­ti­ca de su­per­vi­ven­cia lo bas­tan­te po­ten­te como pa­ra cen­trar­se en aque­llo que im­por­ta y en­fren­tar el pre­sen­te con hu­mil­dad pe­ro con em­pu­je. El desafío es gran­de por­queel­gru­poes­táem­pa­pa­do­deu­na mal­heur gé­né­ra­tion­ne­lle que vie­ne da­da por un va­cío de sen­ti­do vi­tal, que ya de­tec­tó Pa­so­li­ni en los años se­ten­ta­cuan­doha­bla­ba­de­los­jó­ve­nes de aquel mo­men­to como ro- bots­con­su­mi­do­res­des­pro­vis­tos­de iden­ti­dad cul­tu­ral.

Es aquí don­de Dy­lan apa­re­ce como el bu­fón que di­ce las ver­da­des, tan arrai­ga­do en nues­tra tra­di­ción oc­ci­den­tal, aquí, como en los otros epi­so­dios de Tot pels di­ners con as­pec­to de hippy tras­no­cha­do. A Dy­lan lo he­mos vis­to en Mam­món y en Cleò­pa­tra. Aho­ra pa­re­ce ha­ber ma­du­ra­do has­ta el pun­to de con­ver­tir­see­nal­guien­que­pue­deen­se- ñar al­go. con­ver­ti­do en ex­ter­mi­na­dor de pla­gas del ayun­ta­mien­to. Ha cons­trui­do un pen­sa­mien­to que lo si­túa y po­si­cio­na: “¿Qué te­ne­mos hoy que ofre­cer y a quién pa­ra ob­te­ner la li­ber­tad? La pla­ga más pe­li­gro­sa tie­ne que ver con eso, con la su­mi­sión de las per­so­nas, con la co­di­cia que ha­bi­ta en no­so­tros, la po­dre­dum­bre in­te­rior...”, es la pla­ga de­fi­ni­ti­va.

En la ca­si­ta del bos­que tie­nen un me­ta­fó­ri­co pro­ble­ma de ra­tas an­te el cual es­tá la op­ción de la so­lu­ción in­di­vi­dual, la conversión de la ca­sa en una for­ta­le­za por par­te de una em­pre­sa pri­va­da, o bien la po­lí­ti­ca a me­dio y lar­go pla­zo de en­ten­der los por­qués de las ra­tas, es­ta­ble­cer un diá­lo­go y un pac­to de con­vi­ven­cia y no agre­sión, que com­por­te una so­lu­ción du­ra­de­ra. Es lo que de­fien­deel­re­pre­sen­tan­te­de­los­re­cur­sos pú­bli­cos, el ges­tor de pla­gas Dy­lan, aho­ra, sin em­bar­go, en fran­ca re­ti­ra­da por los re­cor­tes.

Pa­re­ce que el mun­do ha op­ta­do por las for­ta­le­zas tec­no­ló­gi­cas. La cú­pu­la de cris­tal que se quie­re ins­ta­lar en es­ta pa­rá­bo­la de Sz­pun­berg, re­cuer­da a aquel otro re­fu­gio de cla­se idea­do por Falk Rich­ter en Es­tat d’ex­cep­ció (TNC, 2014) y es equi­pa­ra­ble a los dro­nes que ase­si­nan a dis­tan­cia. Pe­ro ¿es una po­lí­ti­ca sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo? Por­que la de­sigual­dad tam­bién es­tá aquí. Pe­ro más allá de la re­fle­xión po­lí­ti­ca in­me­dia­ta, L’on­ze­na pla­ga abor­da to­do lo que se ha per­di­do de con­cep­ción­pro­fun­da­de­lae­xis­ten­cia,aque­llos­va­lo­res­quees­ta­ba­nen los ge­nes de los ac­to­res de ba­se de lat­ran­si­ción,que­cir­cu­lan,deal­gún mo­do,enDy­lan,yque­tie­ne­que­ver con la re­nun­cia, la ge­ne­ro­si­dad o la so­li­da­ri­dad (tra­duc­ción po­lí­ti­ca del amor al pró­ji­mo), con­te­ni­da en la fra­se “no ha­ce fal­ta co­no­cer a al­guien pa­ra que te im­por­te”, an­tí­te­sis de Tot pels di­ners.

‘L’on­ze­na pla­ga’ nos ha­bla de to­do lo que se ha per­di­do de la con­cep­ción pro­fun­da de la exis­ten­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.