Lu­jo y ca­la­ve­ras

La Vanguardia - Culturas - - CUADERNO DE VERANO -

El re­cam­bio de sig­ni­fi­ca­dos que la ca­la­ve­ra co­mo sím­bo­lo ha vivido a lo lar­go de la his­to­ria es fas­ci­nan­te. En es­te iti­ne­ra­rio nos to­pa­mos con hi­tos co­mo, por ejem­plo, el em­pleo de la ca­la­ve­ra en las vá­ni­tas del si­glo XVIII co­mo ad­ver­ten­cia mo­ral (no afa­nar­se en pos de lo ma­te­rial pues to­do es pu­ra va­ni­dad), la ca­la­ve­ra en­car­nan­do la esen­cia del pue­blo en Mé­xi­co, la in­quie­tan­te aso­cia­ción de la ca­la­ve­ra al ima­gi­na­rio eró­ti­co en Ja­pón, o la ca­la­ve­ra co­mo signo de de­sa­fío en la ban­de­ra pi­ra­ta o en el ima­gi­na­rio del rock.

El año 2007 nos de­pa­ró un hi­to fun­da­men­tal en la his­to­rio­gra­fía de la ca­la­ve­ra: se lo de­be­mos al ar­tis­ta Damien Hirst y su obra Por el amor de dios. La ca­la­ve­ra que ven en la ima­gen es un crá­neo hu­mano au­tén­ti­co tra­ba­ja­do con pla­tino y con 8.601 dia- man­tes. Hirst des­em­bol­só 20 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ha­cer es­ta pie­za que aca­bó ven­dién­do­se en una subasta por 72 mi­llo­nes. Es­ta ca­la­ve­ra en­car­na­ba la ri­que­za en sí mis­ma, pe­ro con la con­tra­dic­to­ria for­ma de un crá­neo, cu­yo eco nos re­cuer­da –co­mo en las vá­ni­tas ba­rro­cas– que las po­se­sio­nes ma­te­ria­les son pu­ra va­ni­dad por­que va­mos a mo­rir. El im­pac­to so­cial de es­ta ca­la­ve­ra de dia­man­tes fue de tal mag­ni­tud que ocho años des­pués el mercado si­gue inun­da­do de ré­pli­cas en bol­sos, ro­pa y has­ta en me­na­je de ho­gar.

Damien Hirst vin­cu­ló el lu­jo y el de­rro­che con la ca­la­ve­ra, has­ta el pun­to de que hoy es una ima­gen re­cu­rren­te en la al­ta cos­tu­ra, co­mo de­mues­tran al­gu­nos di­se­ños de Cha­nel o los ce­le­bé­rri­mos pa­ñue­los del di­se­ña­dor Ale­xan­der McQueen. Les in­vi­to a asis­tir a un nue­vo en­la­ce del lu­jo y la ca­la­ve­ra ofi­cia­do por el sa­cer­do­te Hirst en la ex­clu­si­va tien­da del di­se­ña­dor Phi­lipp Plein en pa­seo de Grà­cia de Bar­ce­lo­na, don­de el co­lo­sal crá­neo de bri­llan­tes les re­ci­bi­rá con su son­ri­sa me­ta­fí­si­ca.

REUTERS

‘Por el amor de dios’, de D. Hirst

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.