“Nues­tra cul­tu­ra tie­ne de­ma­sia­da tes­tos­te­ro­na”

La Vanguardia - Culturas - - ARTE|S -

El cu­rrí­cu­lum de Mas­si­mi­li­ano Gio­ni (Ita­lia, 1973) re­sul­ta una impresiona­nte reunión de co­mi­sa­ria­dos en to­do el mun­do: di­rec­tor ar­tís­ti­co de la 55.ª Bie­nal de Ve­ne­cia (2013), de la 8.ª Gwang­ju Bien­na­le (2010) en Chi­na... ¿Exis­te al­gún pre­ce­den­te en el­mun­do de una mues­tra si­mi­lar? No­so­bre es­ta te­má­ti­ca con­cre­ta. El fa­mo­so co­mi­sa­rio Ha­rald Szee­man, en los años 70, pro­yec­tó una mues­tra ba­jo el tí­tu­lo La ma­dre, pe­ro no lle­gó a rea­li­zar­se. Ha­bría si­do muy di­fe­ren­te, cen­tra­da en al­gu­nas­fi­gu­ras­fe­me­ni­nas­que­no­lle­ga­ron a ser ma­dres. EnI­ta­lia, en es­te mis­mo Pa­la­cio Real, hu­bo en 1980 una im­por­tan­te ex­po­si­ción ti­tu­la­da La otra mi­tad de la van­guar­dia, el pri­mer re­co­no­ci­mien­to se­rio de mu­chas pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas de las van­guar­dias his­tó­ri­cas que ha­bían que­da­do eclip­sa­das. Se ha­ce en Mi­lán, la ca­pi­tal de la mo­da, y en Ita­lia, don­de la fi­gu­ra de la ‘mam­ma’ es tan po­ten­te. ¿Sig­ni­fi­ca al­go es­pe­cial? Es ver­dad que la decisión de or­ga­ni­zar la mues­tra en Mi­lán y en Ita­lia ha si­do im­por­tan­te pa­ra mí, por mu­chos mo­ti­vos. Por su com­ple­ji­dad y cos­te, só­lo ha­bría po­di­do ha­cer­la con la Fun­da­ción Ni­co­la Trus­sar­di. Y lue­go, ló­gi­ca­men­te, es­tá el con­tex­to de la cul­tu­ra ita­lia­na. En­los úl­ti­mos años se ha ha­bla­do mu­cho de los mam­mo­ni (hi­jos adul­tos que si­guen en ca­sa, muy li­ga­dos a la ma­dre) y, por otra par­te, he­mos vis­to ca­sos te­rri­bles de vio­len­cia con­tra las mu­je­res y de es­pec­ta­cu­la­ri­za­ción vul­gar de la mu­jer, so­bre to­do en te­le­vi­sión. ¿Có­mo reac­cio­na­ron los mu­seos y fun­da­cio­nes que han pres­ta­do las obras? La ma­yo­ría de mo­do en­tu­sias­ta. Te­ne­mos prés­ta­mos im­por­tan­tes de to­do el mun­do oc­ci­den­tal, de Jerusalén a Nue­va York, de Es­to­col­mo a Ciu­dad de Mé­xi­co. Hay sa­las co­mo la que al­ber­ga los 50 co­lla­ges de Max Ernst, dos cua­dros de Da­lí, el co­lla­ge de Bre­ton. En la sa­la con­ti­gua en­con­tra­mos a Fri­da Kah­lo, Leo­no­ra Ca­rring­ton, Va­len­ti­ne Hu­go, Do­ra Maar y tan­tas otras ar­tis­tas que po­cas ve­ces se tie­ne el ho­nor de re­unir. ¿Qué obra o ins­ta­la­ción define me­jor el es­pí­ri­tu de la mues­tra? Es­pe­ro que ha­ya mu­chas. Ve­mos nu­me­ro­sos pa­ra­le­lis­mos, des­de la es­cul­tu­ra tex­til de Mag­da­le­na Aba­ka­no­wicz, que pue­de leer­se co­mo un gran ór­gano se­xual o un vas­to in­cons­cien­te, se pa­sa al archivo de imá­ge­nes de gran­des ma­dres reuni­do por Ol­ga Froe­be Kap­tayn. Esas for­mas vol­ve­rán con la Ve­nus cro­ma­da, en for­ma de glo­bo, de Jeff Koons, y con las ar­tis­tas fe­mi­nis­tas de los años se­sen­ta y se­ten­ta. ¿Se­ría in­tere­san­te mon­tar una mues­tra so­bre la cul­tu­ra fá­li­ca, una vi­sión his­tó­ri­ca a par­tir de la tes­tos­te­ro­na? Creo, con sin­ce­ri­dad, que es lo que ha­ce ya gran par­te de nues­tra cul­tu­ra, de­ma­sia­do tes­tos­te­ró­ni­ca. De nues­tra ex­po­si­ción me gus­ta que mu­chas­mu­je­re­sa­pa­rez­can­más­fá­li­cas que los hom­bres. El ca­so más evi­den­te es el cé­le­bre au­to­rre­tra­to deLyn­daBen­glis.Es­pe­ro­que,de­la ex­po­si­ción, emer­ja una idea de los gé­ne­ros que no sea bi­na­ria sino bas­tan­te más flui­da. E.V.

te,pe­ro­siem­pre­co­nun­pa­pel­pa­si­vo, co­mo eter­na ni­ña, mu­jer fa­tal, vir­gen o his­té­ri­ca, ex­pues­ta a los de­seos mas­cu­li­nos. Des­ta­can los 50co­lla­ges­deMa­xErnst.En­la­sa­la si­guien­te, se reivin­di­ca a crea­do­ras su­rrea­lis­tas co­mo Leo­no­ra Ca­rring­ton, Do­ra Maar y Fri­da Kah­lo. De la ar­tis­ta me­xi­ca­na se ex­po­nen, en­tre otras obras, un au­to­rre­tra­to en la que a su ca­be­za le si­gue un cuer­po de cier­va, atra­ve­sa­do por fle­chas.

La mues­tra pres­ta gran aten­ción alos­mo­vi­mien­tos­fe­mi­nis­tas­de­los años 60 y 70 del si­glo pa­sa­do, con én­fa­sis en el du­ro com­ba­te li­bra­do en Ita­lia, con­tra la Igle­sia ca­tó­li­ca y sus alia­dos po­lí­ti­cos, pa­ra reivin­di­car el de­re­cho al abor­to. De la mis­maé­po­cae­sun­ví­deo­deYo­koOno, con so­ni­do de John Lennon, en la que la mu­jer del ase­si­na­do Beatle in­si­núa du­ran­te va­rios mi­nu­tos que­se­qui­tael­su­je­ta­dor­pe­roa­ca­ba no ha­cién­do­lo. Ha­cia el final de la ex­po­si­ción se pre­sen­ta la cé­le­bre co­lec­ción de fo­tos de Ni­cho­las Ni­xon, que re­tra­tó a las cua­tro her­ma­nas de su mu­jer du­ran­te 40 años se­gui­dos. Tam­bién tie­nen es­pa­cio los avan­ces cien­tí­fi­cos, des­de una ca­ja de píl­do­ras an­ti­con­cep­ti­va­sa­las­por­ta­das­de­dia­rios­de­ju­lio de 1978 tras el na­ci­mien­to del pri­mer be­bé pro­be­ta, Loui­se Brown.

El gui­ño iró­ni­co de La gran ma­dre es que Gio­ni, su co­mi­sa­rio, no pu­do asis­tir a la aper­tu­ra por­que su es­po­sa pa­rió a su pri­mer hi­jo, en Nue­va York, jus­to esos días.

MARCO DE SCALZI / CORTESÍA FONDAZIONE NICOLA TRUSSARDI

Massimilia­no Gio­ni

YAYOI KUSAMA: CHI­CA FÁLICA, 1967 La ar­tis­ta ja­po­ne­sa ha si­do pre­sen­ta­da co­mo pre­cur­so­ra del ar­te pop, el mi­ni­ma­lis­ta y el fe­mi­nis­ta, de he­cho, los sím­bo­los fá­li­cos abun­dan en su obra, co­mo las ce­le­bra­cio­nes del cuer­po y de la li­ber­tad se­xual, que la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.