En­car­nar a An­na Po­lit­kóvs­ka­ya

La Vanguardia - Culturas - - ESCENARIO|S - N. C.

“El tex­to de Ste­fano Mas­si­ni es co­mo la obra de An­na Po­li­tóvs­ka­ya. Ella de­cía que no escribía opi­nio­nes, que no ha­cía jui­cios de va­lor, que se li­mi­ta­ba, co­mo tie­ne que ha­cer el pe­rio­dis­mo, a ex­pli­car los he­chos tal y co­mo son. Só­lo que en Ru­sia ex­pli­car las co­sas tal y co­mo son tie­ne un cos­te muy al­to”, ex­pli­ca Mí­riam Is­cla. A Po­lit­kóvs­ka­ya le cos­tó la vi­da: se la arre­ba­ta­ron un sá­ba­do, en el as­cen­sor de su ca­sa en el cen­tro de Mos­cú, de dos dis­pa­ros, uno en la ca­be­za. Y, pe­se a que ha­yan pa­sa­do ya ca­si nue­ve años, to­da­vía hay du­das so­bre quién dis­pa­ró y quién le pa­gó pa­ra que dis­pa­ra­ra.

Mí­riam Is­cla ha­ce me­ses que vi­ve la vi­da que vi­vió Po­lit­kóvs­ka­ya mien­tras pre­pa­ra el mo­nó­lo­go de Mas­si­ni, Do­na no re­edu­ca­ble. “Só­lo ha­blo de Ru­sia, só­lo pien­so en Ru­sia, en Che­che­nia, en Po­lit­kóvs­ka­ya”, ex­pli­ca la ac­triz, que fue du­ran­te años una de las T de Tea­tre (1991-2008) y que des­pués em­pren­dió una ca­rre­ra en so­li­ta­rio que la ha lle­va­do a tra­ba­jar, en­tre otros, con di­rec­to­res co­mo Jor­di Ca­sa­no­vas, Àlex Ri­go­la y el pro­pio Lluís Pas­qual, con quien ha coin­ci­di­do en Ce­le­bra­ció, Quitt o El rei Lear.

“La es­truc­tu­ra del tex­to ha­ce que uno de los re­tos sea el de có­mo in­ter­pre­tar­lo pa­ra que no pa­rez­ca una cla­se ma­gis­tral ni una de­nun­cia. Es, co­mo di­ce Lluís Pas­qual, tea­tro de ur­gen­cia, y eso nos obli­ga a no tra­tar de cons­truir un per­so­na­je, a ex­pli­car­lo sin que pa­rez­ca li­te­ra­tu­ra. No se tra­ta de una cons­truc­ción ex­ter­na sino de una ver­dad que na­ce den­tro”, apun­ta Is­cla, sa­tis­fe­cha de ha­ber bus­ca­do esa pers­pec­ti­va con Pas­qual, “un gran hom­bre de tea­tro”.

Mas­si­ni ha cons­trui­do es­te mo­nó­lo­go co­mo una es­truc­tu­ra frag­men­ta­da a par­tir de pe­que­ños flas­hes de la vi­da de la pe­rio­dis­ta a tra­vés de los que “crea una cur­va dra­má­ti­ca”, ex­pli­ca Is­cla. “Al prin­ci­pio, Po­lit­kóvs­ka­ya no se sien­te im­pli­ca­da en aque­llo que ex­pli­ca, só­lo tras­to­ca­da por lo que ve; pe­ro con­for­me nos aden­tra­mos en el tex­to lle­ga a pen­sar que ella tam­bién tie­ne las ma­nos man­cha­das de san­gre”. Y ese es el ca­mino que tie­ne tam­bién que re­co­rrer la ac­triz só­lo con la ayu­da de las pa­la­bras y una es­ce­no­gra­fía mi­ni­ma­lis­ta: una me­sa, un or­de­na­dor, pa­pe­les y li­bros…

“La si­tua­ción que se vi­ve en Che­che­nia es muy com­pli­ca­da por­que se tra­ta de una gue­rra den­tro de otra gue­rra, una si­tua­ción pro­vo­ca­da por la de­lin­cuen­cia, por la pu­tre­fac­ción del po­der”, ex­pli­ca Is­cla, que re­cuer­da que Po­lit­kóvs­ka­ya juz­gó con el mis­mo ra­se­ro a ru­sos y a che­che­nos, sin po­ner­se de par­te de unos u otros, y só­lo ad­mi­tió en­ten­der a aque­llos sol­da­dos ru­sos, mu­chas ve­ces huér­fa­nos, que se en­ro­la­ron en el ejér­ci­to yma­ta­ron sin com­pa­sión por un úni­co mo­ti­vo: te­nían ham­bre.

LLIBERT TEIXIDÓ

Mí­riam Is­cla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.