King Kong y su ori­gen ol­vi­da­do

El Fes­ti­val de Ci­ne de San Se­bas­tián pro­yec­ta es­tos días un ci­clo de­di­ca­do a los pa­dres de la ver­sión ori­gi­nal de ‘Kin­gKong’ y a una fil­mo­gra­fía de las más des­co­no­ci­das y per­so­na­les del ci­ne clá­si­co

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLA|S - CAR­LOS LOSILLA

¿Quién­no­co­no­ceaKin­gKong?No se sa­be muy bien por qué, el si­mio en­cues­tión­nun­caha­caí­doe­ne­lol­vi­do, si­tua­ción a la que qui­zá tam­bién ha­yan con­tri­bui­do los re­ma­kes pos­te­rio­res. Pe­ro lo cier­to es que to­do ter­mi­na ahí, pues sus pro­ge­ni­to­res fíl­mi­cos nun­ca go­za­ron de la mis­ma po­pu­la­ri­dad. La idea ori­gi­nal pa­ra la pri­me­ra de las pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por Kong sur­gió de Ed­gar Wa­lla­ce, pe­ro los ver­da­de­ros ar­tí­fi­ces, quie­nes die­ron vi­da en mo­vi­mien­to a ese re­la­to,res­pon­día­na­los­nom­bres­deEr­nest B. Schoed­sack y Me­rian C. Coo­per, se­gu­ra­men­te dos de los ci­neas­tas más ex­tra­ños de la his­to­ria de Holly­wood. El fes­ti­val de San Se­bas­tián les de­di­ca aho­ra una ju­go­sa e im­pres­cin­di­ble retrospect­iva que ahon­da tan­to en los tra­ba­jos que co­di­ri­gie­ron co­mo en aque­llos otros en los que coin­ci­die­ron co­mo di­rec­tor y pro­duc­tor u otras va­ria­cio­nes, al­go que in­clu­so po­ne en cues­tión el con­cep­to de au­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co. No es el mo­men­to de de­ta­llar aquí sus iti­ne­ra­rios, pe­ro sí de de­jar cons­tan­cia de que su obra va más allá de King Kong y cons­ti­tu­ye una de las más cohe­ren­tes y ol­vi­da­das del ci­ne clá­si­co ame­ri­cano.

En cual­quier ca­so, hay que em­pe­zar por su pe­lí­cu­la más co­no­ci­da y des­de la que sur­ge to­da su poé­ti­ca. Ve­ne­ra­da por los su­rrea­lis­tas fran­ce­ses, que vie­ron en ella una re­pre­sen­ta­ción del in­cons­cien­te más sal­va­je y de­li­ran­te, King Kong ofre­ce una es­ce­na cla­ve, que re­su­me a la per­fec­ción la fil­mo­gra­fía an­te­rior y pos­te­rior, con­jun­ta o por se­pa­ra­do, de sus ar­tí­fi­ces. Los pro­ta­go­nis­tas atra­vie­san la sel­va y lle­ga­naun­gran­por­tón.Tra­sun­ri­tual alu­ci­na­do, al rit­mo de tam­bo­res ob­se­si­vos y an­tor­chas lla­mean­tes, apa­re­ce el mono, ma­jes­tuo­so, abrién­do­se pa­so a tra­vés de esos lin­des. Por un la­do, el mun­do de la nor­ma­li­dad, de eso que lla­ma­mos “reali­dad”. Por otro, lo in­con­ce­bi­ble, lo mons­truo­so, pe­ro tam­bién la aven­tu­ra y la fas­ci­na­ción. De al­gún mo­do, el gran mi­to ame­ri­cano de la ci­vi­li­za­ción en­fren­ta­da a la bar­ba­rie que­da ahí per­fec­ta­men­te re­fle­ja­do, só­lo que es­ta vez esa bar­ba­rie re­sul­ta ser una al­ter­na­ti­va más que ra­zo­na­ble, so­bre to­do des­de el mo­men­to en que Kong se re­ve­la un si­mio sen­si­ble y ro­mán­ti­co, dis­pues­toa­per­der­la­vi­da­por­su in­na­mo­ra­ta, la chi­ca de la ex­pe­di­ción que va en su bus­ca.

No hay que ol­vi­dar que, un año an­tes de es­ta pe­lí­cu­la me­mo­ra­ble, Schoed­sack e Ir­ving Pi­chel ya ha­bían pro­por­cio­na­do una ima­gen se­me­jan­te en El mal­va­do Za­roff (1932). Un hom­bre lle­ga a una man­sión mis­te­rio­sa tras un nau­fra­gio y lla­ma a la puer­ta, uti­li­zan­do pa­ra ello una al­da­ba que re­pre­sen­taaun­cen­tau­rohe­ri­do­de­muer­tey con una mu­cha­cha en los bra­zos. En el in­te­rior, tras tras­pa­sar ese otro lin­de sim­bó­li­co, le espera un nue­vo mons­truo, es­ta vez con for­ma hu­ma­na, cu­yo “de­por­te fa­vo­ri­to” es la ca­za del hom­bre. Ese ti­po,

El gran mi­to ame­ri­cano de la ci­vi­li­za­ción en­fren­ta­da a la bar­ba­rie re­ve­la un si­mio sen­si­ble y ro­mán­ti­co

KING KONG

GETTY

(Me­rian C. Coo­per, Er­nest B. Schoed­sack)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.