Ali­ce no se acuer­da

His­to­ria lle­na de tram­pas de un su­per­ven­tas fran­cés

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - LI­LIAN NEU­MAN

Gui­llau­me Mus­so (1974) es un su­per­ven­tas en Fran­cia. Es­te th­ri­ller hu­mano y a la vez mons­truo­so (y a ve­ces di­ver­ti­do) em­pie­za –y con­ti­núa, has­ta el final– con un gran de­sa­fío a los ner­vios y a la cre­di­bi­li­dad del lec­tor: una jo­ven ca­pi­ta­na de la po­li­cía de Pa­rís des­pier­ta de ma­dru­ga­da en un si­tio al ai­re li­bre (¿bos­que? ¿par­que?) que des­co­no­ce.No­sea­cuer­da­de­na­da:ni­de­por qué­su­blu­saes­tá­man­cha­da­de­san­gre, ni de qué sig­ni­fi­ca ese nú­me­ro es­cri­to en el bra­zo, co­mo un ta­tua­je. Y so­bre to­do, no tie­ne idea de quién es ese in­di­vi­duo más o me­nos­de­sue­dad(unos­trein­tay­cin­co años), bas­tan­te gua­po y tan per­ju­di­ca­do co­mo ella. El de­ta­lle: Ali­ce y ese hom­bre es­tán es­po­sa­dos.

Ade­más de es­te ho­me­na­je a En­ca­de­na­dos hay más de­ta­lles inau­di­tos: Un ma­le­tín con cu­rio­so con­te­ni­do. Una di­rec­ción en un ho­tel de lu­jo. Ali­ce re­cuer­da que la no­che an­te­rior se fue a be­ber co­pas con sus ami­gas por los Cam­pos Elí­seos. Y ese afa­ble, zum­bón e ilus­tre des­co­no­ci­do –gra­cio­so, den­tro de tan­ta con­tra­rie­dad– esa no­che la ha pa­sa­do en un club de jazz. Aho­ra bien: ni es­tán en Pa­rís ni es­tán en Du­blín. Es­tán en el Cen­tral Park. To­do lo de­más es vér­ti­go e in­ge­nio (ade­más de una se­rie de gran­des mo­men­tos, sea en el Up­per West Si­deoe­nG­ran­dCen­tra­lS­ta­tion:un vi­tal ho­me­na­je aNue­va York).

Pe­ro­se­me­jan­te­osa­día­se­sus­ten­ta en te­rri­to­rio muy os­cu­ro: la tra­ge­dia que en el pa­sa­do ca­si aca­bó co­nA­li­ce.Agran­des­ras­gos:una­di­fí­cil his­to­ria fa­mi­liar, un pa­dre cer­cano y a la­vez­pros­cri­to, y la cul­pa­bi­li­dad de ha­ber an­te­pues­to su vo­ca­ción de sa­bue­so por en­ci­ma de lo que más le im­por­ta­ba. Ras­gos de hé­roe de no­ve­la ne­gra en una in­tri­ga con re­so­lu­ción im­pre­vis­ta. Se mue­veen­tre­la­co­me­dia­ro­mán­ti­ca, el dra­ma es­ca­bro­so y la as­tu­cia de un na­rra­dor muy lis­to. El re­la­to es­tá lleno de ce­bos y tram­pas; am­bas per­do­na­bles, por­que de po­ner­se a tono des­pués del ve­rano se tra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.