Los pai­sa­jes de­sola­dos de Kie­fer

Pa­rís de­di­ca dos ex­po­si­cio­nes al pin­tor ale­mán

La Vanguardia - Culturas - - FRONT PAGE - AL­MU­DE­NA BLASCOVALL­ÉS An­sel­mKie­fer CENTROPOMP­IDOU.PA­RÍS.WWW.CEN­TRE­POM­PI­DOU.FR. HASTAEL 18 DEABRIL

An­selm Kie­fer (Do­naues­chin­gen, Ale­ma­nia, 1945) es­tá de moda en Pa­rís, con dos ex­po­si­cio­nes que rin­den ho­me­na­je a su fi­gu­ra y su obra. Una, pre­cio­sa, en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal so­bre La al­qui­mia del li­bro, rea­li­za­da por el ar­tis­ta; la otra es la re­tros­pec­ti­va que el Cen­troPomp ido u le de­di­ca. El re­cla­mo de es­ta se­gun­da mues­tra las in­ten­cio­nes del co­mi­sa­rio Jea­nMi­chel Bouhours, al si­tuar­nos an­te un pai­sa­je de­sola­do en la en­tra­da del cual se mue­ve una ser­pien­te, cla­ra in­vi­ta­ción a re­fle­xio­nar so­bre la des­truc­ción del Pa­raí­so en la Tie­rra. Es­ta­mos an­te una ex­ce­len­te na­rra­ti­va cons­trui­da so­bre do­ce es­ce­na­rios y un epí­lo­go que per­mi­te pre­sen­tar una com­ple­ta vi­sión de la obra de Kie­fer, su sin­gu­lar mi­ra­da de la pos­gue­rra eu­ro­pea. To­do mar­ca­do con la iro­nía con­que es­te ge­nial pin­tor se en­fren­ta al te­ma cen­tral de su es­té­ti­ca: la im­por­tan­cia del bos­que en la cul­tu­ra ale­ma­na, des­de la ba­ta­lla en el bos­que de Teu­to­bur­go, don­de Roma per­dió la oca­sión de con­quis­tar a los ger­ma­nos, que ori­gi­nó su cé­le­bre cua­dro

Va­rus, has­ta hoy; y es iró­ni­ca pues­to que par­te de su nom­bre, die Kie­fer, el pino, le per­mi­te aden­trar­se en el va­lor del bos­que tan­tas ve­ces des­trui­do y cons­trui­do y so­bre el que re­po­san el pai­sa­je y la memoria de Ale­ma­nia.

Des­de la ini­cial fi­gu­ra in­di­vi­dual an­te el re­to de en­trar en un bos­que has­ta la des­crip­ción de los mi­tos ger­má­ni­cos, el es­fuer­zo crea­dor de Kie­fer se cen­tra en re­pre­sen­tar a los hé­roes que iden­ti­fi­ca­mos más que por las an­ti­guas sa­gas por los dra­mas wag­ne­ria­nos, con el fin de po­ner en va­lor la his­to­ria de la ger­ma­ni­dad. Y así tam­bién abor­da los mo­men­tos de

la pe­tri­fi­ca ción­delb os que, en el es­pa­cio ti­tu­la­do Al­qui­mia del hie­lo, co­mo en la re­crea­ción de los poe­tas que in­ter­pre­tan la de­sola­ción de la na­tu­ra­le­za. Esa lí­nea de tra­ba­jo, co­men­za­da po­rMat is se, le lle­va a po­ner imá­ge­nes a los ver­sos dePau­lC el ano In ge­borg Bach­mann, o a bus­car res­pues­tas en los tex­tos de la mís­ti­ca ju­día pre­sen­tes en la tra­di­ción ca­ba­lís­ti­ca. Por­que en es­te pin­tor hay un de­seo de en­con­trar­las“sen das del bos­que” en su tor­tu­ra­da ma­te­ria, cor­te­zas, de­tri­tus, le­ña. La cer­ca­nía ala fi­lo­so­fía de Hei­deg­ger se ex­pre­sa en esos ma­te­ria­les des­gas­ta­dos que uti­li­za co­mo que­rien­do in­di­car que el se ren­tan to­que

Da­sein si­gue atra­pa­do en el en­te. Así se pue­den va­lo­rar­los ob­je­tos es cul­tu­ras que en cie­rra en vi­tri­nas, li­bros cal­ci­na­dos, sol da di tos de plás­ti­co, co­mo for­ma de su­pe­rar la am­ne­sia co­lec­ti­va de un tiem­po per­di­do. El des­ga­rro que, en la for­ma, le con­du­ce a un ex­cel­so do­mi­nio de la ma­te­ria, en lo sim­bó­li­co le lle­va a la trans­fi­gu­ra­ción de esa ma­te­ria en una poé­ti­ca de las rui­nas, lo que le acer­ca a Gen et.

Kie fe r ha ex­pre­sa­do del me­jor mo­do po­si­ble lo que sig­ni­fi­có la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial co­mo des­truc­ción del mun­do del ser, y, en es­ta ex­po­si­ción, al se­guir el iti­ne­ra­rio de su obra, com­pro­ba­mos có­mo su mi­ra­da se her­ma­na a la Ama­po­la­yMe­mo­ria de la que ha­bla Ce­lan. Tras de­jar atrás los pra­dos de flores del úl­ti­mo es­ce­na­rio, el vi­si­tan­te en­tra en una ins­ta­la­ción, ho­me­na­je a la gran es­cri­to­ra Ma­da­me d eS taël,lap ri­me raen ad­ver­tir el ries­go de la gue­rra al vi­si­tar a sus ami­go­sGo et he,Schi­llery­losd emás del círcu­lo de J en ay la más bri­llan­te al con­de­nar la des­truc­ción pro­mo­vi­da por los ejér­ci­tos de Na­po­león en nom­bre de una idea. Un ejem­plo de que Ale­ma­nia es­tá siem­pre atra­pa­da en una pos­gue­rra con­ti­nua da que, enelc as odeKie fer, es una pos gue­rra aten­di­da.

© AN­SELM KIE­FER / FO­TO: CHAR­LES DU­PRAT

An­selm Kie­fer tra­ba­jan­do en una de sus obras en el 2014

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR

Con es­ta sor­pren­den­te obra, Kie­fer lla­mó la aten­ción por su ca­li­dad pic­tó­ri­ca y ca­rác­ter sim­bó­li­co. En es­ta lí­nea reali­zó en 1973 ‘Re­su­rre­xit’

SAN FRANCISCO MU­SEUM OF MO­DERN ART CO­LEC­CIÓN VAN ABBEMUSEUM, EIND­HO­VEN

Obra ins­pi­ra­da en los ver­sos de Paul Ce­lan To­des­fu­gue’ (Fu­ga de muer­te), en que ha­ce re­fe­ren­cia a la mar­ga­ri­ta del ‘Faus­to’ de Goet­he Re­crea­ción del con­te­ni­do sim­bó­li­co de la ba­ta­lla del bos­que de Teu­to­bur­go don­de las le­gio­nes ro­ma­nas de Ger­má­ni­co...

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR. FAMILIA GROTHE

A par­tir de Li­lith, la fi­gu­ra que la Cá­ba­la con­si­de­ró la pri­me­ra mu­jer de Adán, se es­ta­ble­ce una lec­tu­ra so­bre las rui­nas y ca­tás­tro­fes de la his­to­ria, sim­bo­li­za­da en las ce­ni­zas y los ele­men­tos car­bo­ni­za­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.