Mú­si­cas con ac­ci­den­te

El mú­si­co bar­ce­lo­nés es uno de los nom­bres des­ta­ca­dos de la es­ce­na ex­pe­ri­men­tal, te­rri­to­rio de au­tén­ti­co un­der­ground. Aho­ra publica un nue­vo tra­ba­jo, ‘Agost’, en la es­te­la de Brian Eno

La Vanguardia - Culturas - - REGISTRO|S - RA­FA CER­VE­RA

EduCom elles( Bar­ce­lo­na ,1984) no es ami­go de los dog­mas como tam­po­co loes su vi­sión de la mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal .“El en­sa­yo só­lo es­tá en el pro­ce­so, du­ran­te la crea­ción es cuan­do te aven­tu­ras a ha­cer de­ter­mi­na­das co­sas. Una vez con­clui­da esa fa­se du­do que po­da­mos eti­que­tar el re­sul­ta­do como ex­pe­ri­men­tal”. Por to­do eso, Co­me­lles, nom­bre des­ta­ca­do de la nue­va ge­ne­ra­ción de es­ta co­rrien­te so­no­ra, con­si­de­ra que los ac­ci­den­tes y las ca­sua­li­da­des son fun­da­men­tal es en su tra­ba­jo. “To­das las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les o co­lec­ti­vas que lle­va­mos a ca­bo en nues­tro día a día cons­tru­yen un pai­sa­je so­no­ro cí­cli­co, en cons­tan­te cam­bio, nu­trién­do­se de la ca­sua­li­dad y del pa­so del tiem­po”. Pro­ve­nien­te del mundo de las be­llas ar­tes, Co­me­lles lle­va más de una dé­ca­da al­te­ran­do so­ni­dos pa­ra trans­for­mar­los en mú­si­ca li­be­ra­da de las li­mi­ta­cio­nes de cual­quier ti­po de lenguaje. La gé­ne­sis de Agost, su úl­ti­ma apro­xi­ma­ción a esa fi­lo­so­fía crea­ti­va, sur­gió ha­ce más de dos años, cuan­do re­gis­tró el so­ni­do del bor­de de una co­pa de cris­tal mien­tras la fro­ta­ba con su de­do. “El ar­chi­vo no su­pe­ra­ba el mi­nu­to de du­ra­ción, pe­ro pa­só a for­mar par­te de mis ac­tua­cio­nes y emer­gía de vez en cuan­do en im- pro­vi­sa­cio­nes. Y así fue ga­nan­do te­rreno has­ta do­mi­nar, a tra­vés de di­ver­sas va­ria­cio­nes, mi set de di­rec­to”.

El pe­que­ño ar­chi­vo so­no­ro cre­ció y se ex­pan­dió, ab­sor­bien­do a su vez otros so­ni­dos pa­ra ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en un ál­bum que evo­ca las ca­lu­ro­sas tar­des del es­tío. Mú­si­ca am­bien­tal a la que su au­tor re­co­no­ce una in­dis­cu­ti­ble co­ne­xión con aque­llas a cu ar el as­só­nic as crea­das por Brian Eno a me­dia­dos de­la dé­ca­da de los se­ten­ta .“El dro­ne, el am­bien­ty la­nue va clá­si­ca son las fuen­tes de las que be­bo úl­ti­ma­men­te. Son mú­si­cas muy ci­ne­má­ti­cas, al­go que siem­pre me ha gus­ta- do. Y des­de lue­go, las ideas de no

mú­si­co de Eno me in­tere­san bas­tan­te, aunque no co­mul­gue com­ple­ta­men­te con ellas”.

Cin­co de las sie­te com­po­si­cio­nes del ál­bum cuen­tan con apor­ta­cio­nes de otros mú­si­cos del ám­bi­to de lo ex­pe­ri­men­tal: la ba­te­ría de Ave lino Saav edra, el che­lo de Sa­ra Galán –co­la­bo­ra­do­ra ha­bi­tual de Co­me­lles–, el piano de Lucy Clai­re y la gui­ta­rra eléc­tri­ca de Fer­nan­do Junquera. “Les plan­teé co­la­bo­rar en te­mas con­cre­tos que ha­bía com­pues­to pen­san­do en ca­da uno de ellos. De­for­ma na­tu­ral les pe­dí que se to­ma­ran la li­ber­tad de ha­cer lo que qui­sie­ran. El re­sul­ta­do ha trans­for­ma­do los te­mas ele­gi­dos, y tam­bién el dis­co en su con­jun­to, real­zan­do a ve­ces su par­te elec­tró­ni­ca, acom­pa­ñán­do­la o con­tra po­nién­do­la ”.

Afin­ca­do en Va­len­cia des­de el 2010, Edu­Co me­lles for­ma par­te de la es­ce­na ex­pe­ri­men­tal de la ciu­dad, otra de las pie­zas de un con­jun­to de pro­pues­tas a es­ca­la na­cio­nal que si­gue ca­re­cien­do de la pro­yec­ción ade­cua­da. “Siem­pre he pen­sa­do que el problema re­si­de en que las mú­si­cas ex­pe­ri­men­ta­les en es­te país no se sa­ben ex­pli­car a sí mis­mas y por en­de per­ma­ne­cen ocul­tas en el un­der­ground real. Pe­ro en nues­tro ám­bi­to la ca­li­dad co­rre a raudales. No te­ne­mos más re­me­dio: hay que ser muy mi­li­tan­tes, ac­ti­vis­tas y has­ta pe­da­go­gos si me apu­ras”. A la ho­ra de ha­cer­le des­cri­bir di­cha es­ce­na, Co­me­lles pre­fie­re ha­cer­lo a tra­vés de nú­cleos con­cre­tos, ac­ti­vos des­de Ma­drid, Al­me­ría, Eus­ka­di, Ca­na­rias, Vi­go y, por des­con­ta­do, Bar­ce­lo­na, don­de mú­si­cos como ElP­ric to“es­tán di­na­mi­zan­do la es­ce­na de im­pro­vi­sa­ción li­bre y es­pa­cios como So­da Bar,L’ An tic For­noKon­vent, en Ber­ga, son ya in­elu­di­bles pun­tos de en­cuen­tro”.

Pu­bli­ca­do por el se­llo ca­ta­lán spa.Rk, Agost ha pa­sa­do a for­mar par­te del bra­zo fí­si­co de una dis­co­gra­fía que, como la de mu­chos otros com­pa­ñe­ros, al­ter­na su di­fu­sión en­tre el so­por­te fí­si­co y el di­gi­tal. Por su pro­pia na­tu­ra­le­za ca­ren­te de lí­mi­tes y res­tric­cio­nes, es­te úl­ti­mo se ha con­ver­ti­do en un me­dio idó­neo pa­ra la pro­mo­ción y di­fu­sión de las mú­si­cas ex­pe­ri­men­ta­les. Un buen ejem­plo son los pa­se os so­no­ros, obras que el au­tor con­ci­be pa­ra re­co­rri­dos vir­tua­les por es­pa­cios reales. Pu­bli­ca­do tam­bién en 2015, Sum­mer of anarchy ilus­tra un

tour por Bar­ce­lo­na du­ran­te el ve­rano en el que la ciu­dad se con­vir­tió en fo­co de re­sis­ten­cia anarquista. “He­mos re­crea­do con so­ni­dos los bom­bar­deos de la avia­ción ita­lia­na so­bre la ciu­dad o un ti­ro­teo en­tre dos ba­rri­ca­das si­tua­das en La Rambla ”, cuen­ta el mú­si­co acer­ca de es­te en­car­go de la pro­duc­to­ra norteameri­cana De tour, es­pe­cia­li­za­da en au­dio­guías ur­ba­nas, y que es tam­bién ban­da so­no­ra del au­dio do­cu­men­tal ho­mó­ni­mo di­ri­gi­do por su her­mano Pol Co me­lles .“Un pa­seo de no­ven­ta mi­nu­tos por el Ba­rri Gò­tic de la mano de cua­tro ac­to­res, una vein­te­na de ex­tras y efec­tos so­no­ros, to­man­do como re­fe­ren­cia tes­ti­mo­nios acer­ca de he­chos acon­te­ci­dos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil ”.

AR­CHI­VO

En las imá­ge­nes, Edu Co­me­lles du­ran­te una ac­tua­ción en el Cen­tro de Ar­te La­bo­ral de Gi­jón en el 2014 y, arri­ba, un de­ta­lle del mú­si­co ma­ni­pu­lan­do al­gu­nos de los apa­ra­tos que uti­li­za pa­ra sus crea­cio­nes

SPA.RK

Edu Co­me­lles Agost

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.