Sin im­pos­tu­ras

Mo­ri Ôgai na­rra la ini­cia­ción eró­ti­ca de un jo­ven ja­po­nés del XIX: de geis­has a ami­gos ho­mo­se­xua­les

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S -

Al abrir es­te Vi­ta se­xual is que na­die se es­pe­re en­con­trar his­to­rias pi can­tes que se pue­dan in­cluir en el gé­ne­ro eró­ti­co. Sal­drá de­sen­ga­ña­do, tal como les ocu­rre a los com­pra­do­res de li­bros fo­rra­dos que se des­cri­ben en una his­to­ria de es­tas pá­gi­nas. Lo que les pro­me­te el tí­tu­lo y la por­ta­da no es lo que se en­cuen­tran en el con­te­ni­do. En es­te ca­so, Vi ta se­xual is sí que cuen­ta la vi­da se­xual del pro­ta­go­nis­ta, no se pue­de ne­gar, pe­ro eso no quie­re de­cir que ten­ga una vi­da es­pe­cial­men­te ac­ti­va, de ar­tis­ta del porno, como si di­jé­ra­mos, si no­quees la vi­da de un es­tu­dian­te de le­tras apli­ca doy más bien pa­si­vo, de los 6 a los 21 años. De acuer­do que el jo­ven Ka nai ten­drá con­tac­tos ho­mo­se­xua­les con los com­pa­ñe­ros, que irá con ge is has cuan­do se lo pue­da per­mi­tir, que­see na­mo­ra­rá y se le es­ca­pa­rá al­gu­na fan­ta­sía, pe­ro to­do es­to se­nos ex­pli­ca con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con la que el chi­co va des­cu­brien­do la poe­sía, or­den an­do sus li­bre­ta s de cla­se y ob­ser­van­do los cam­bios de es­ta­ción a tra­vés de­las ho­jas de los ár­bo­les.

La cen­su­ra im­pe­rial con­si­de­ró que Vi ta se­xual is se te­nía que prohi­bir por cul­pa del es­cán­da­lo que cau­só en la so­cie­dad de su tiem­po–pri­me­ra dé­ca­da del si­gloXX–y,d ere­bo te, le hi­zo un gran fa­vor aMo­ri Ôgai,pseu­dó­ni­mod el no­ve­lis­ta y mé­di­co del ejér­ci­to ni­pón Mor iR in ta­rô(Tsu­wa no ,1862- To­kio ,1922). Es fá­cil sos­pe­char que el cen­sor no se lo le­yó y se de­jó en­ga­tu­sar por el tí­tu­lo por­que en el fon­do no en­con­tra­mos na­da de es­can­da­lo­so ni que nos alar­me y, to­da­vía más si lo si­tua­mos en el con­tex­to de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa acos­tum­bra­da al ero­tis­mo. De he­cho, el pro­ta­go­nis­ta, un ca­te­drá­ti­co de fi­lo­so­fía, nos cuen­ta que es­cri­be es­ta au­to bio­gra­fía de ti­po se­xual por­que su hi­jo es­tá em­pe­zan­do ba­chi­lle­ra­to y no sa­be có­mo edu­car lo en es­ta cues­tión. Es un te­ma que tam­bién le preo­cu­pa per­so­nal­men­te ya que, com­pa­ra­do con mu­chos de los per­so­na­jes que en­cuen­tra en los li­bros, él no tie­ne esos im­pul­sos se­xua­les­ta­nex­tre­mos.Es más, lle­ga a sos­pe­char que pa­de­ce fri­gi­dez. Ya ve­mos, pues, que en es­ta vi­da se­xual no ha­brá fue­gos ar­ti­fi­cia­les como a los que nos tie­ne acos­tum­bra­dos la fic­ción, sino que en­con­tra­re­mos la sin­ce­ri­dad de un hom­bre que ex­pli­ca las co­sas tal como son, con sus te­mo­res, sus du­das y sus de­seos, que tam­bién los tie­ne, pe­ro sin nin­gu­na im­pos­tu­ra. Ha­blan­do de se­xo, es­ta ho­nes­ti­dad es po­co fre­cuen­te y muy de agra­de­cer por­que todos he­mos ido al­gu­na vez tan des­pis­ta­dos como el jo­ven Ka­nai.

AR­CHI­VO

Mo­ri Ôgai

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.