Por amor al ar­te

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S -

La mi­ra­da de los ar­tis­tas es una ma­te­ria pri­ma li­te­ra­ria ex­cep­cio­nal. La con­me­mo­ra­ción de los 500 años del na­ci­mien­to de El Bos­co ha fa­vo­re­ci

do la pu­bli­ca­ción de va­rios li­bros. El Bos­co no de­jó es­cri­ta en vi­da una so­la lí­nea y eso aña­de enig­ma a sus mis­te­rio­sos cua­dros de hom­bres con ca­ra de pá­ja­ro y ado­ra­do­res de fre­sas gi­gan­tes. En El os­cu­ro pre­sen­ti

mien­to ( Si­rue­la) el es­cri­tor ho­lan­dés Cees No­te­boom re­tor­na al Mu­seo del Pra­do pa­ra re­en­con­trar­se con sus cua­dros se­sen­ta años des­pués de la pri­me­ra vez que los con­tem­pló a los 21. Se pre­gun­ta si los po­drá con­tem­plar de la mis­ma ma­ne­ra. Por­que el ar­te es una cues­tión de mi­ra­da. En el re­cien­te El fri­so de la vi­da, Ed­vard Munch –cé­le­bre por El gri­to– ex­pli­ca que él no pin­ta las co­sas en el mo­men­to en que las mi­ra, sino des­pués: no pin­ta lo que ve, sino el re­si­duo que ha que­da­do pal­pi­tan­do en su me­mo­ria. Aun­que es un libro-ob­je­to mag­ní­fi­co –co­mo sue­len ser los de la edi­to­rial Nór­di­ca–, los tex­tos son un pi­co­teo des­la­va­za­do de sus dia­rios. El gran libro de los tex­tos de Munch en cas­te­llano aún es­tá por ha­cer.

Dan­te Alig­hie­ri pa­ra re­fe­rir­se al ar­tis­ta habla de la mano que tiem­bla. Ar­tis­ta es un tér­mino que no exis­te en la­tín (só­lo exis­te la pa­la­bra ge­né­ri­ca ars) y se atri­bu­ye a Ra­mon Llull el ma­ne­jo pri­me­ro de esa pa­la­bra nue­va que lue­go apa­re­ce en La Di­vi­na Co­me­dia. Es­to lo cuen­ta el ga­le­ris­ta y es­cri­tor Jean Fre­mont en Ca­lle de la mi­ra­da (edi­to­rial El­ba) de una ma­ne­ra que Paul Aus­ter de­fi­ne ati­na­da­men­te co­mo el en­cuen­tro en­tre la poe­sía, la fi­lo­so­fía y la na­rra­ción. Fre­mont cuen­ta có­mo Mon­drian se ex­ta­sia­ba mi­ran­do caer las guir­nal­das de ma­de­ra de los lá­pi­ces a los que sa­ca­ba pun­ta de ma­ne­ra ri­tual ca­da ma­ña­na o el in­ten­to im­po­si­ble de Rem­brandt de re­pre­sen­tar la des­apa­ri­ción. Ex­pli­ca que cuan­do a Leo­nar

do Da Vin­ci su me­ce­nas le re­pro­cha­ba que lle­va­ba mu­cho tiem­po au­sen­te del an­da­mio, le re­pli­ca­ba: “El ta­ller del pin­tor es su ca­be­za”.

El más ins­pi­ra­dor ta­ller es­cri­to ha si­do es­tos años la co­lec­ción

El Ta­ller, de la edi­to­rial El­ba. Ahí, en li­bros de pe­que­ño for­ma­to edi­ta­dos en de­li­cio­so pa­pel Fre­di­go­ni, he­mos co­no­ci­do el sen­ti­do del hu­mor de Cal­der, la emo­ción de un es­cul­tor co­mo

Henry Moo­re cuan­do de­cía que el pri­mer agu­je­ro que ha­ce­mos en un pe­da­zo de pie­dra es una re­ve­la­ción o ese Hop­per ge­nial cuan­do afir­ma que, por más ca­pa­ci­dad de in­ven­ción que se ten­ga, nun­ca po­drá re­em­pla­zar el ele­men­to esen­cial de la ima­gi­na­ción.

El­ba sur­ge de la to­zu­dez de su fun­da­do­ra, Cla­ra Pas­tor, que, des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do con edi­to­res co­mo Gon­za­lo Pon­tón o

A. ITUR­BE

Vall­cor­ba, aca­bó abrien­do su edi­to­rial, que lle­va de ma­ne­ra uni­per­so­nal. Ha­go una ex­cur­sión a la par­te al­ta de la ciu­dad pa­ra co­lar­me en su pi­so-des­pa­cho. Acom­pa­ña­do por su ju­gue­to­na coc­ker spa­niel, le pre­gun­to qué ven los ar­tis­tas que no­so­tros no ve­mos: “Ven de­ta­lles que a otros se les es­ca­pan, en es­to se pa­re­cen mu­cho a los es­cri­to­res. Par­te de lo que ven es­tá den­tro de ellos, per­te­ne­ce a un­mun­do pro­pio… ¡pien­sa en Loui­se Bour­geo­is o enBa­con!”

¿Y es ren­ta­ble pu­bli­car li­bros de ar­te? Son­ríe: “Edi­tar siem­pre ha si­do un tra­ba­jo vo­ca­cio­nal. Los li­bros no dan di­ne­ro, hay que asu­mir­lo. La­ra lo sa­bía, por eso com­pra­ba te­le­vi­sio­nes. Que­rer tra­ba­jar en la cul­tu­ra y lle­var el es­ti­lo de vi­da de un yup­pie es un dis­pa­ra­te”.

Pa­ra oto­ño es­tá pre­pa­ran­do la sa­li­da de un libro de Ger­mán Hui­ci, que fue guía de mu­seos antes de en­sa­yis­ta, del que pu­bli­có En­tre mi­ra­das. Se­rá un libro crí­ti­co so­bre el ca­pi­ta­lis­mo ti­tu­la­do El dios au­sen­te. El­ba pu­bli­ca li­bros dis­pa­res, pe­ro con un ai­re de familia. Y es que Cla­ra Pas­tor opi­na que pa­ra ser cul­to hay que ser cu­rio­so.

La fun­da­do­ra de El­ba, Cla­ra Pas­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.