Con­tra­cul­tu­ra en Barcelona

Me­mo­rias y poe­ma­rios so­bre el un­der­ground de los 70

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - JU­LIÀ GUILLAMON

Cuan­do lle­ga al fi­nal de La vi­da co­ti­dia­na del di­bu­jan­te un­der­gound de Na­za­rio (Cas­ti­lle­ja del Cam­po, Se­vi­lla, 1944) el lec­tor pue­de sa­car dos con­clu­sio­nes: que el li­bro lle­va­ba por tí­tu­lo Un pac­to con el pla­cer (y que el edi­tor de­bió en­con­trar­lo de­ma­sia­do abs­trac­to, im­pro­pio de una cró­ni­ca) y que fal­ta un buen tro­zo del ini­cio. Arran­ca, in me­dias res, con un Na­za­rio que ya circula a su ai­re por los am­bien­tes ho­mo­se­xua­les y con­tra­cul­tu­ra­les de Se­vi­lla. No sa­be­mos de dón­de sa­le es­te Na­za­rio, có­mo era su fa­mi­lia ni el pue­blo de Cas­ti­lle­ja del Cam­po. Du­ran­te unas cuan­tas pá­gi­nas hay que ir dri­blan­do so­bre­en­ten­di­dos, al­gu­nos per­so­na­jes que de­bían aso­mar en es­tas pri­me­ras pá­gi­nas irrum­pen sin pre­vio avi­so. De pron­to Na­za­rio se mon­ta en aquel tren que yo siem­pre ha­bía pen­sa­do que se lla­ma­ba El se­vi­llano (él le lla­ma El ca­ta­lán), se plan­ta en Barcelona y el li­bro se con­vier­te en una cró­ni­ca apa­sio­na­da y apa­sio­nan­te que com­ple­men­ta el vo­lu­men gráfico que pu­bli­có en el 2004 con una gran cu­bier­ta de Ame­ri­ca San­chez: La Barcelona de los se­ten­ta vis­ta por Na­za­rio y sus ami­gos.

A di­fe­ren­cia de es­te li­bro del 2004 en el que Na­za­rio que­ría mos­trar el sen­ti­do co­lec­ti­vo del mo­vi­mien­to un­der­gound, li­ber­ta­rio o al­ter­na­ti­vo, en­la­zán­do­lo con la mo­vi­da que se es­ta­ba pro­du­cien­do en di­fe­ren­tes cam­pos (de los te­beos del Rro­llo a la ma­ni­fes­ta­ción del 11 de sep­tiem­bre de 1977), aquí cie­rra el cua­dro y el fo­co se cen­tra en él yen sus co­le­gas, su mun­do de ar­tis­ta, la pla­za Real, y la vi­da se­xual exu­be­ran­te. In­clu­ye un re­tra­to es­pec­ta­cu­lar de Oca­ña, co­mo se acos­tum­bra a de­cir, con lu­ces y som­bras: un ar­tis­ta ta­pa­do por un gran ac­tor. Na­za­rio re­cuer­da a Oca­ña en la fies­ta que le cos­tó la vi­da (se que­mó en Can-

Cie­rra el fo­co so­bre sus ami­gos, el mun­do de los te­beos co­mo el ‘Rro­llo’ y una vi­da se­xual exu­be­ran­te

ti­lla­na, en un pa­sa­ca­lle con los cha­va­les del pue­blo, ves­ti­do de sol: se pren­dió fue­go) y es muy emo­ti­vo, sen­ci­llo y di­rec­to. Tam­bién re­la­ta las an­gus­tias de su ami­go pa­ra ven­der cua­dros y mon­tar ex­po­si­cio­nes pa­ra pa­gar la hi­po­te­ca del pi­so de la pla­za Real, y el mer­ca­deo que se mon­tó después de su muer­te. La ac­ti­tud de Na­za­rio, de no que­rer su­bir­se a nin­gún tren opor­tu­nis­ta re­sul­ta ad­mi­ra­ble. Jun­to al ex­ten­so ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a Oca­ña, ofre­ce un buen re­tra­to de los am­bi­cio­sos del gru­po: Ma­ris­cal y Bar­ce­ló, a ver quién mar­ca más an­te las mu­je­res y el mer­ca­do del ar­te. Na­za­rio y sus ami­gos te­nían muy cla­ras las dis­tan­cias de cla­se y se man­tu­vie­ron al mar­gen de mu­chas de las co­sas que se co­cían en Barcelona. Al po­bre Al­ber­to Car­dín, por ejem­plo, lo tra­ta­ban de in­te­lec­tua­la (y no era el úni­co). Tam­po­co aca­ba­ron de con­ge­niar con Co­li­ta o con Te­ren­ci Moix, que les mi­ra­ban con muy bue­nos ojos.

El li­bro, que que­da co­mo una re­fe­ren­cia des­creí­da de esos años, es un po­zo de his­to­rias. Una de las más sor­pren­den­tes es cuan­do, víc­ti­ma del mob­bing, Na­za­rio ha de bus­car sie­te mi­llo­nes pa­ra com­prar el pi­so de la pla­za Real. Los con­si­gue res­ca­tan­do co­mo quien di­ce de la ba­su­ra dos obras del Equi­po Cró­ni­ca que se ha­bían que­da­do en un al­ma­cén del edi­tor Jo­sep Tou­tain. En la mis­ma lí­nea del re­tra­to de Oca­ña, con lu­ces y som­bras, el per­fil amo­ro­so, pero no pe­ga­jo­so, de Ale­jan­dro, el hom­bre que te­nía el miembro del gro­sor de un va­so de tu­bo, con quien com­par­tió trein­ta y cin­co años y con quien se ca­só cuan­do es­ta­ba en las úl­ti­mas.

La fo­to­gra­fía de Pe­dro Madueño que acom­pa­ña es­tas lí­neas tam­bién apa­re­ce ci­ta­da en La vi­da del di­bu­jan­te un­der­ground. A Na­za­rio le ilu­sio­na­ba pen­sar que cuan­do se pre­sen­tó en una re­tros­pec­ti­va de Madueño en Cai­xaFo­rum, pu­so ner­vio­si­llos a los que la or­ga­ni­za­ban y que al fi­nal pu­do ver­se, ro­dea­do de fo­to­gra­fías de ar­tis­tas y es­cri­to­res muy so­lem­nes, en blan­co y ne­gro. Él, a to­do co­lor, en po­rre­ta, so­bre un man­tón de Manila, con una va­ra de ama­ri­lis (un bul­bo que da unas enor­mes flo­res en­car­na­das) ta­pán­do­le el se­xo. Ade­más de gam­be­rro y pro­vo­ca­dor, un gran con­ta­dor de his­to­rias.

Na­za­rio

La vi­da co­ti­dia­na del di­bu­jan­te un­der­ground

ANA­GRA­MA. 284 PÁ­GI­NAS. 19,90 EU­ROS

PE­DRO MADUEÑO

Na­za­rio so­bre un man­tón de Manila, con va­ra de ama­ri­lis ta­pán­do­le el se­xo, en su ca­sa de la pla­za Real de Barcelona, en el 2002

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.