La batalla in­te­rior

‘El ca­so Fis­cher’ Lle­ga a nues­tras pan­ta­llas el pró­xi­mo 12 de agos­to. La le­gen­da­ria batalla por el cam­peo­na­to del mun­do en­tre el jo­ven aje­dre­cis­ta y Spassky, en­tre EE.UU. y la URSS, y con­tra la pro­pia lo­cu­ra del jo­ven cam­peón

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLA|S - DA­NIEL V. VI­LLA­ME­DIA­NA

En una de sus úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes en pú­bli­co, el aje­dre­cis­ta Bobby Fis­cher, co­no­ci­do mun­dial­men­te tan­to por sus partidas maes­tras co­mo por sus ex­cen­tri­ci­da­des, ase­gu­ró an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión que pa­ra él el ajedrez era la bús­que­da de la ver­dad, y que eso era a lo que ha­bía de­di­ca­do su vi­da. Pero, ¿qué cla­se de bús­que­da em­pren­dió real­men­te Bobby Fis­cher? La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta la en­con­tra­mos en la pe­lí­cu­la El ca­so

Fis­cher (Pawn sa­cri­fi­ce) y en ella se nos en­se­ña que en reali­dad se tra­tó de una do­ble bús­que­da, con un re­ver­so positivo y otro ne­ga­ti­vo. El positivo fue el que le lle­vó a ser cam­peón del mun­do de 1972 a 1975, con­vir­tién­do­se en el ju­ga­dor de ajedrez más fa­mo­so has­ta el mo­men­to. El ne­ga­ti­vo, y es en lo que prin­ci­pal­men­te se cen­tra la tra­ma del fil­me di­ri­gi­do por Ed­ward Zwick, fue que la lo­cu­ra le lle­vó a per­der to­do lo que ha­bía tan du­ra­men­te ga­na­do.

Na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos de una ma­dre de ori­gen sui­zo, ju­día y co­mu­nis­ta, des­de pe­que­ño vio co­mo su ca­sa era vi­gi­la­da cons­tan­te­men­te, y la sen­sa­ción de ser ob­ser­va­do, le mar­ca­ría pro­fun­da­men­te. Así, su evo­lu­ción co­mo aje­dre­cis­ta, que le lle­vó a ser el más jo­ven cam­peón de Es­ta­dos Uni­dos con tan só­lo do­ce años, vino aso­cia­da al de­sa­rro­llo de una en­fer­me­dad men­tal que le lle­va­ría, tras su vic­to­ria con Bo­ris Spassky –su ob­se­sión per­so­nal–, a aban­do­nar su tí­tu­lo mun­dial y a des­apa­re­cer du­ran­te años, pa­ra lue­go re­apa­re­cer en Is­lan­dia en el año 2005, don­de le se­ría otor­ga­da la na­cio­na­li­dad.

La ver­dad del ajedrez se con­fun­dió con su otra ver­dad: una se­rie de pa­ra­noias cen­tra­das jus­ta­men­te en los co­mu­nis­tas y en los ju­díos, quie­nes, se­gún él, cons­pi­ra­ban con­ti­nua­men­te en con­tra su­ya. El ca­so Fis­cher, tra­ta por tan­to de aden­trar­se en los pro­ce­sos men­ta­les del ju­ga­dor más que en ex­pli­car las ju­ga­das ma­gis­tra­les que le hi­cie­ron fa­mo­so, y se­rá cu­rio­sa­men­te a tra­vés del tra­ba­jo del so­ni­do co­mo la pe­lí­cu­la in­ten­ta­rá ha­cer­nos en­ten­der los cam­bios brus­cos que se pro­du­cían en la per­so­na­li­dad del aje­dre­cis­ta, per­tur­ba­do ca­si siem­pre por cual­quier ti­po de so­ni­do que hu­bie­se a su al­re­de­dor. In­clu­so lle­ga­ría a des­tro­zar ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel en bus­ca de mi­cró­fo­nos ocul­tos.

Fis­cher, ade­más de ser una víc­ti­ma de su tiem­po –nos en­con­tra­mos en ple­na gue­rra fría–, fue uti­li­za­do co­mo una he­rra­mien­ta pro­pa­gan­dís­ti­ca por par­te de los ser­vi­cios se­cre­tos Es­ta­dou­ni­den­ses en su lu­cha con­tra los so­vié­ti­cos. Sus partidas, pro­mo­vi­das y fi­nan­cia­das por el go­bierno, ayu­da­ron a Fis­cher a ser el pri­mer ame­ri­cano en ga­nar un cam­peo­na­to mun­dial con­tra un ru­so, lo que su­pu­so una au­ten­ti­ca vic­to­ria mo­ral pa­ra el país en ple­na gue­rra de Viet­nam. De es­te mo­do, Fis­cher tu­vo que lu­char con­tra dos enemi­gos, uno ex­te­rior Spassky-URSS, y otro in­te­rior: el pro­pio Bobby Fis­cher.

El ca­so Fis­cher es una pe­lí­cu­la que, pe­se a cier­tas li­mi­ta­cio­nes del gé­ne­ro, lo­gra crear una at­mós­fe­ra de ten­sión con­ti­nua, en una obra que apa­ren­te­men­te só­lo ha­bla de partidas de ajedrez. Pero cual­quie­ra que ha­ya ju­ga­do una ver­da­de­ra par­ti­da, sa­brá que el ajedrez es­con­de emo­cio­nes mu­cho más in­ten­sas de las que uno pu­die­ra pre­veer. Y Bobby Fis­cher las vi­vió. Vi­vió au­tén­ti­cas ba­ta­llas en su in­te­rior que le hi­cie­ron al­can­zar tan­to lo su­bli­me co­mo los más pro­fun­do­sin­fier­nos.

Los ac­to­res To­bey Ma­gui­re y Liev Schrei­ber en­car­nan a Fis­cher y Spassky en ple­na gue­rra fría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.