Un ca­dá­ver en el co­fre

Una bue­na no­ve­la his­tó­ri­ca lo­gra su­mer­gir al lec­tor en at­mós­fe­ras del pa­sa­do

La Vanguardia - Culturas - - CUADERNO DE VERANO -

Hay por lo me­nos tres ra­zo­nes por las que leer a Lind­sey Da­vis re­sul­ta un ejer­ci­cio ab­sor­ben­te y pla­cen­te­ro. Crea una voz na­rra­ti­va de fuer­te per­so­na­li­dad –aquí de nue­vo Fla­via Al­bia, la hi­ja de Mar­co Di­dio Fal­co– que cuen­ta en pri­me­ra per­so­na un ase­si­na­to que se com­pro­me­te a in­ves­ti­gar. En se­gun­do lu­gar, po­ne en pie una Roma an­ti­gua ab­so­lu­ta­men­te tan­gi­ble, con un de­ta­lle in­fa­li­ble y unos es­ce­na­rios tan pal­pa­bles que, le­jos de pa­re­cer de­co­ra­dos, trans­pi­ran la épo­ca des­cri­ta, el si­glo I. Y en ter­cer lu­gar, aun­que la fic­ción ten­ga un ca­riz de­tec­ti­ves­co y se em­pla­ce en un mar­co his­tó­ri­co, nos sen­ti­mos con­du­ci­dos por una na­rra­do­ra au­to­bio­grá­fi­ca muy cons­cien­te de su in­di­vi­dua­li­dad fe­me­ni­na –en un mun­do clá­si­co in­di­fe­ren­te a es­tos va­lo­res– que se de­tie­ne una y otra vez a au­to­exa­mi­nar­se, lo cual ge­ne­ra un tono de des­par­pa­jo que po­dría­mos lla­mar mo­derno.

La no­ve­la atra­pa des­de el pri­mer pá­rra­fo. Es­ta­mos en ju­lio del 89 en una achi­cha­rran­te Roma, con me­dia ciu­dad ve­ra­nean­do en el sur. Aún así, los Fal­co ce­le­bran una subas­ta, y en­tre los ar­tícu­los en ven­ta, apa­re­ce un co­fre ¡con un ca­dá­ver en des­com­po­si­ción den­tro! Fla­via in­me­dia­ta­men­te se po­ne a in­ves­ti­gar el ca­so, y se de­ja ayu­dar por un vie­jo ami­go, Man­lio Faus­to, que ha­ce cam­pa­ña por un can­di­da­to a edil. Lind­sey

Da­vis nos me­te así en unas elec­cio­nes tí­pi­ca­men­te ro­ma­nas, tan re­ñi­das co­mo tur­bias, con los as­pi­ran­tes bus­cán­do­se apo­yos en el Se­na­do, y el em­pe­ra­dor Do­mi­ciano con­tro­lan­do a dis­tan­cia cual­quier mo­vi­mien­to in­su­rrec­cio­nal.

Cher­chez la fem­me di­cen los có­di­gos de­tec­ti­ves­cos des­de que el mun­do es mun­do. No otra co­sa ha­ce Fla­via Al­bia tan pron­to iden­ti­fi­ca a la víc­ti­ma del co­fre, un pro­mi­nen­te ciu­da­dano con un hi­jo que tam­bién com­pi­te por un car­go de edil. La in­ves­ti­ga­do­ra pro­ta­go­nis­ta, con ins­tin­to pro­pio de su se­xo, en­se­gui­da se ma­li­cia que tras el cri­men hay un des­pe­cho amo­ro­so in­cu­ra­ble, y se po­ne a la ta­rea de in­fe­rir qué ma­tro­na ro­ma­na del círcu­lo del muer­to ha he­re­da­do la san­gre ca­lien­te de una Agri­pi­na o una Me­sa­li­na. Y di­ce mu­cho del ar­te de Da­vis que cuen­te esa pes­qui­sa mien­tras Fla­via y su ami­go Faus­to se van enamo­ran­do co­mo chi­qui­llos, in­mu­nes a to­do, y en es­pe­cial a una Roma en co­mi­cios que hue­len a po­dri­do.

Lind­sey Da­vis Ma­ter fa­mi­lias

EDI­CIO­NES B, 384 PÁ­GI­NAS, 21 EU­ROS

GETTY

Fres­co del Se­na­do ro­mano en épo­ca de Ci­ce­rón. C. Mac­ca­ri, Pa­laz­zo Ma­da­ma, Ro­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.