Pau­li­ne Kael vs Joan Di­dion

La Vanguardia - Culturas - - CUADERNO DE VERANO -

Las con­ten­dien­tes. Hay enemi­gos, enemi­gos mor­ta­les y com­pa­ñe­ros de par­ti­do, di­cen que di­jo Kon­rad Ade­nauer. Tam­bién hay enemi­gos, enemi­gos mor­ta­les y ve­ci­nos. Te­ner un lu­gar de ori­gen co­mún pro­pi­cia un equi­pa­mien­to úni­co pa­ra la ani­mad­ver­sión, ofre­ce unos có­di­gos que los de­más no tie­nen. Es el ca­so de las dos ca­li­for­nia­nas del Nor­te que nos ocu­pan. Una, la es­cri­to­ra Joan Di­dion, na­ció en 1934 en la ca­pi­tal del Es­ta­do, Sa­cra­men­to, en una fa­mi­lia de re­pu­bli­ca­nos WASP. La otra, la crí­ti­ca de ci­ne Pau­li­ne Kael, lle­gó al mun­do en 1919 en Pe­ta­lu­ma, hi­ja de in­mi­gran­tes judíos po­la­cos que re­gen­ta­ban una gran­ja de po­llos. Es­ta­ban con­de­na­das a de­sen­ten­der­se.

Ida y vuel­ta. Las dos es­tu­dia­ron en Ber­ke­ley, se fue­ron a Nue­va York a apren­der el len­gua­je de las éli­tes in­te­lec­tua­les y vol­vie­ron al Oes­te pa­ra ex­pli­car Amé­ri­ca a tra­vés de su cul­tu­ra po­pu­lar (idén­ti­co via­je que una ter­ce­ra Ca­li­for­nia girl: Su­san Son­tag) En su in­dus­tria lo­cal, el ci­ne, lle­ga­ron a ser po­wer pla­yers ca­da una a su ma­ne­ra. Kael co­mo la re­se­ñis­ta más in­flu­yen­te y po­lé­mi­ca de su ge­ne­ra­ción, con firma fi­ja en The New Yor­ker des­de 1968 has­ta 1991. Y Di­dion co­mo guio­nis­ta y crí­ti­ca oca­sio­nal.

Quién em­pe­zó. Kael, por su­pues­to. Por al­go hi­zo de su es­pí­ri­tu be­li­co­so una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra es­cri­bir y ha­cer ca­rre­ra. A la periodista, ma­dre sol­te­ra he­cha a sí mis­ma, le mo­les­ta­ba lo que ella juz­ga­ba co­mo es­tu­dia­da lan­gui­dez de Di­dion, que veía co­mo un pri­vi­le­gio de cla­se, y en 1972 apro­ve­chó su crí­ti­ca de la pe­lí­cu­la Play it as it lays, ba­sa­da en su no­ve­la del mis­mo tí­tu­lo y con guión de la pro­pia Di­dion y de su ma­ri­do, John Gre­gory Dun­ne, pa­ra la­pi­dar­la. Es­cri­bió que ha­bía en­con­tra­do el li­bro “de una fan­fa­rro­ne­ría ri­dí­cu­la” y que lo ha­bía leí­do “en­tre ata­ques de ri­sa”. La pe­lí­cu­la, en con­so­nan­cia, le pa­re­ció “la fan­ta­sía de prin­ce­sas de­fi­ni­ti­va”.

La ven­gan­za se sir­ve por es­cri­to. Y a dúo. Po­co des­pués de aque­lla re­se­ña, Di­dion es­cri­bió en su en­sa­yo En Holly­wood, pu­bli­ca­do den­tro de El ál­bum blan­co: “Emi­tir juicios so­bre fil­mes es de al­gu­na ma­ne­ra una ocu­pa­ción tan pe­cu­liar­men­te va­po­ro­sa que uno se pre­gun­ta por qué lo ha­ce na­die, más allá de las opor­tu­ni­da­des ob­vias de co­brar por al­gu­nas char­las y ha­cer arri­bis­mo a un ni­vel de­sola­do­ra­men­te li­mi­ta­do”. Dun­ne, por su par­te, apro­ve­chó que le en­car­ga­ron la crí­ti­ca de un li­bro que re­co­pi­la­ba ar­tícu­los de Kael pa­ra de­nun­ciar que es­ta te­nía “una ig­no­ran­cia im­pla­ca­ble del ne­go­cio de ha­cer pe­lí­cu­las” y des­car­tar su es­ti­lo co­mo “arro­gan­te­men­te es­tú­pi­do”.

Y sin em­bar­go. Las dos con­tem­pla­ron la con­tra­cul­tu­ra de los 60 y 70 des­de muy cer­ca pe­ro sin en­su­ciar­se, y con cier­to des­dén, si bien des­de po­si­cio­nes ra­di­cal­men­te dis­tin­tas. Cuan­do, ine­vi­ta­ble­men­te, se en­con­tra­ban en sa­raos, “ha­bla­ban so­bre ran­chos y ca­mio­ne­tas y whisky en el sue­lo de ma­de­ra y el ca­mino de Sil­ve­ra­do, dos chi­cas du­ras, ca­da una con el ins­tin­to de una man­gos­ta y un amis­to­so des­pre­cio por la obra de la otra, fin­gien­do ser bue­nas chi­cas”, es­cri­bió Dun­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.