‘Do­la­ro­cra­cia’ ver­sus de­mo­cra­cia

Cró­ni­cas que de­nun­cian el co­lap­so de la cla­se me­dia en EE.UU.

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - MI­QUEL ESCUDERO Andy Robinson Off the road. Mie­do, as­co y es­pe­ran­za en Amé­ri­ca

Andy Robinson (Li­ver­pool, 1960) es eco­no­mis­ta y co­rres­pon­sal iti­ne­ran­te de La Vanguardia. Sus re­por­ta­jes se re­co­no­cen co­mo pe­rio­dis­mo gon­zo (pa­la­bra de jer­ga), que da es­pe­cial im­por­tan­cia al con­tex­to y don­de el periodista se im­pli­ca en su re­la­to. Ha­ce dos ve­ra­nos re­co­rrió más de 5.000 ki­ló­me­tros por ca­rre­te­ras de los Es­ta­dos Uni­dos, ale­ján­do­se de las ru­tas ha­bi­tua­les. És­te es un li­bro al mar­gen del ca­mino, don­de se ex­pre­sa mie­do y as­co por la po­si­bi­li­dad de que la opi­nión pú­bli­ca se hun­da en la des­co­ne­xión de la reali­dad. Y la de­mo­cra­cia se vea di­na­mi­ta­da por la do­la­ro­cra­cia, por es­tar los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos al ser­vi­cio de una oli­gar­quía eco­nó­mi­ca vo­raz y sin nin­gún es­crú­pu­lo.

En­vuel­ta en un de­sier­to de de­ses­pe­ra­dos adic­tos a las tra­ga­pe­rras, en Las Ve­gas im­pe­ra un in­di­vi­dua­lis­mo sin con­trol, no hay mu­chos la­zos fa­mi­lia­res, no hay mu­cha re­li­gión, es la ley de la sel­va. Ca­da año, cre­ce el nú­me­ro de sus vi­si­tan­tes; en 2000, 30 mi­llo­nes, más que pe­re­gri­nos que fue­ron a la Me­ca. Las Ve­gas es una ciu­dad muy des­qui­cia­da en con­su­mo de al­cohol y dro­gas, en ín­di­ce de aban­dono es­co­lar, en nú­me­ro de in­di­gen­tes. Es­tá do­mi­na­da por mag­na­tes que pa­san por fi­lán­tro­pos, pe­ro que in­ten­tan aca­bar con to­dos los de­re­chos la­bo­ra­les. Un mo­de­lo ex­por­ta­ble.

Barcelona y Ma­drid (Mas y Agui­rre) pug­na­ron en un cas­ting por que­dar­se con el pro­yec­to Eu­ro­ve­gas. No cua­jó, pe­ro se in­ten­tó re- vo­car le­yes eu­ro­peas so­bre el blan­queo de di­ne­ro y no res­trin­gir los cré­di­tos a los diag­nos­ti­ca­dos de lu­dó­pa­tas. Se cal­cu­la que por ca­da dó­lar ge­ne­ra­do en un ca­sino, el Es­ta­do de­be gas­tar tres pa­ra con­tra­rres­tar sus efec­tos so­cia­les ne­ga­ti­vos.

Las di­ver­sas e iró­ni­cas cró­ni­cas de Robinson de­nun­cian el co­lap­so de la cla­se me­dia en Nor­te­amé­ri­ca (hoy, di­ce, uno de ca­da dos ciu­da­da­nos se de­fi­ne de cla­se obre­ra; ha­ce diez años, lo ha­cía uno de ca­da tres). Un apart­heid de co­lor y de cla­se, ciu­da­des des­equi­li­bra­das en su ren­ta, en sus as­pi­ra­cio­nes y pro­yec­tos. Cár­ce­les pri­va­das que se ce­ban en los más vul­ne­ra­bles, “no só­lo afro­ame­ri­ca­nos, sino en­fer­mos men­ta­les, in­di­gen­tes y dro­ga­dic­tos”. Al fon­do, gran­des em­pre­sas eva­dien­do im­pues­tos. Una in­sen­si­bi­li­dad so­cial cre­cien­te. Un za­fio y ame­na­zan­te Do­nald Trump, en el ho­ri­zon­te. Só­lo que­da la es­pe­ran­za, de que el Go­bierno Fe­de­ral ejer­za su ver­da­de­ra mi­sión de­mo­crá­ti­ca.

RUTH MARIGOT MU­RI­LLO

Andy Robinson

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.