Nu­nes: más allá del tiem­po

Ex­po­si­ción Una mues­tra en el Arts San­ta Mònica nos acer­ca a es­te ca­ris­má­ti­co ci­neas­ta, miem­bro de la Es­cue­la de Barcelona, con una obra de ra­di­ca­li­dad ex­pre­si­va, arries­ga­da e irre­ve­ren­te

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLA|S - Arri­ba, re­tra­to del director Jo­sé María Nu­nes PE­PE RI­BAS Nu­nes. Més en­llà del temps ARTS SAN­TA MÒNICA. ARTSSANTAM­ONICA.GEN­CAT.CAT. HAS­TA EL 2 DE OC­TU­BRE Fil­mo­te­ca de Ca­ta­lun­ya CI­CLO NU­NES. WWW.FIL­MO­TE­CA.CAT

El tesón de un ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, ex­per­to en la his­to­ria del ci­ne ca­ta­lán, Joan Ma­ria Min­guet Batllo­ri, ha he­cho po­si­ble una mues­tra im­pres­cin­di­ble en es­tos tiem­pos en que tan­to se dis­tor­sio­na la me­mo­ria y la his­to­ria de nues­tra cul­tu­ra in­de­pen­dien­te. La ex­po­si­ción Nu­nes. Més en­llà del

temps, en el Arts San­ta Mònica, es­tá co­mi­sio­na­da por Min­guet Batllo­ri, con la ayu­da de An­dreu Ba­lius en el di­se­ño e Ig­na­si Cris­tià en el mon­ta­je. Buen mo­men­to pa­ra reivin­di­car a es­te director trans­gre­sor, to­tal­men­te ac­tual, de la Es­cue­la de Ci­ne de Barcelona de los se­sen­ta, que reali­zó pe­lí­cu­las a con­tra­co­rrien­te has­ta el día de su muer­te, el 2010.

Jo­sé María Nu­nes (1930-2010) fue el miem­bro pro­le­ta­rio del gru­po de ci­neas­tas de los se­sen­ta que re­vo­lu­cio­na­ron nues­tro ci­ne, in­flui­dos por las tendencias de la nou­ve­lle va­gue. El gru­po es­ta­ba com­pues­to por Ja­cin­to Es­te­va, Vi­cen­te Aran­da, Joa­quim Jor­dá, Car­les Du­ran, Pere Por­ta­be­lla, Ro­mán Gu­bern y Gonzalo Suá­rez en- tre otros. La ex­tra­or­di­na­ria pe­lí­cu­la de Nu­nes, No­ches de vino tin­to, 1966, pro­ta­go­ni­za­da por Se­re­na Ver­gano y En­ri­que Ira­zo­qui fue la pe­lí­cu­la ma­ni­fies­to de los se­sen­ta. Un poe­ma en mo­vi­mien­to so­bre la so­le­dad y el aban­dono, ro­da­da en blan­co y ne­gro en las es­tre­chas ca­lles de la Barcelona an­ti­gua. Al po­co de ser es­tre­na­da des­per­tó el re­co­no­ci­mien­to de Alain Res­nais y de Jean-Luc Go­dard. Vis­ta hoy, aún pro­du­ce vér­ti­go.

A es­ta pe­lí­cu­la le si­guie­ron Bio­ta­xia, en 1968, con Núria Es­pert, Pa­blo Bu­sons y Joa­quim Jor­dá; y la prohi­bi­da por la cen­su­ra Sex­pe­rien­cies, 1968. Una pe­lí­cu­la sin ar­gu­men­to, dis­per­sa y apa­ren­te­men­te in­co­ne­xa. Tras la im­po­si­bi­li­dad de ex­hi­bir­la en los ci­nes, le cos­tó años en­con­trar un nue­vo pro­duc­tor. En 1975 da con uno y vuel­ve a la car­ga con al­go aún más no­ve­do­so, Ico­noc­kaut.

En una oca­sión me con­tó, con una sua­vi­dad car­ga­da de pa­sión con­ta­gio­sa y un acen­to por­tu­gués que des­li­za­ba una pa­la­bra con otra, que el cen­sor le ha­bía re­co­no­ci­do el in­te­rés es­pe­cial y la her­mo­su­ra del Ico­noc­kaut, más le ha­bía exi­gi­do cor­tar al­gu­nas es­ce­nas del ri­tual oní­ri­co amo­ro­so en­tre el pu­bli­cis­ta de iz­quier­da or­to­do­xa que se plan­tea­ba aban­do­nar la ciu­dad y la hippy que ya vi­vía en la is­la so­ña­da. Por su­pues­to, el director se ne­gó a mu­ti­lar­lo. Lo que hi­zo fue ves­tir de desnudez a los ac­to­res ba­jo la mi­ra­da de la lu­na ca­si lle­na: el ma­lo­gra­do Juan Mi­ra­lles, muer­to pre­ma- tu­ra­men­te a cau­sa del sida, y la ac­triz María Es­pi­no­sa. Am­bos per­so­na­jes se in­tu­yen pe­ro no se ven. Es el es­pec­ta­dor el que com­ple­ta la his­to­ria.

Nu­nes, hi­jo de la emi­gra­ción por­tu­gue­sa de los años cua­ren­ta, lle­gó a Barcelona con su fa­mi­lia en 1946. La fa­mi­lia se ins­ta­ló en las ba­rra­cas de Montjuïc. A prin­ci­pios de los cin­cuen­ta lo­gró sa­lir del gue­to y se for­mó con el director En­ri­que Gó­mez y el pro­duc­tor Ignacio F. Iquino en el lla­ma­do ci­ne ne­gro bar­ce­lo­nés de los años cin­cuen­ta. Nu­nes, un hom­bre ima­gi­na­ti­vo y vo­lun­ta­rio­so, se con­vir­tió en un maes­tro en el ofi­cio. Tras mu­chas con­ver­sa­cio­nes y va­ga­bun­deos por la ciu­dad, to­mó la de­ci­sión de crear su pro­pio có­di­go.

En su ci­ne, man­tu­vo fi­de­li­dad a los ha­llaz­gos ex­pre­si­vos a con­tra­co­rrien­te que ins­pi­ra­ron su pri­me­ra pe­lí­cu­la en so­li­ta­rio, Ma­ña­na, (1957). Una pe­lí­cu­la ex­pe­ri­men­tal en­vuel­ta de poe­sía que tra­ta so­bre las de­ci­sio­nes apla­za­das has­ta un ma­ña­na que no lle­ga nun­ca; sea por la ti­mi­dez del su­je­to, por mie­do o por fal­ta de atre­vi­mien­to. Los per­so­na­jes vi­ven de no­che, co­mo en mu­chas de sus pe­lí­cu­las, crean­do un uni­ver­so de en­sue­ño, con imá­ge­nes lle­nas de sig­ni­fi­ca­do y de su­ge­ren­cias que no ca­chean la reali­dad, sino que la so­bre­pa­san en bus­ca de lo que per­ma­ne­ce ocul­to den­tro de ca­da per­so­na­je. “Bus­co la pa­ro­dia de eso que lla­man reali­dad y, cla­ro que co­me­to erro­res, mi ci­ne es­tá lleno de erro­res hi­jos del ries­go, no de equi­vo­ca­cio­nes. Só­lo a tra­vés de los erro­res lle­gas a al­gún si­tio”.

El ar­tis­ta fue un anar­co con vo­ca­ción de mal­di­to. Des­cla­sa­do, en­tra­ña­ble be­be­dor y gran con­ver­sa­dor, nun­ca se de­jó lle­var por lo con­ven­cio­nal ni por la va­ni­dad, ni si­quie­ra cuan­do el pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués re­co­no­ció su la­bor cul­tu­ral, im­po­nién­do­le una me­da­lla en una re­cep­ción en el ho­tel Ma­jes­tic de Barcelona, po­co an­tes de su muer­te.

En su ci­ne, co­mo en su vi­da, man­dó la li­ber­tad crea­ti­va y la ca­pa­ci­dad de ries­go, con esos pla­nos que se de­tie­nen en un ros­tro el tiem­po que ha­ga fal­ta has­ta con­se­guir ex­pre­sar lo que ocul­tan las con­ven­cio­nes. O ju­gan­do con las som­bras que bai­lan en­tre la luz y la os­cu­ri­dad. O con­si­guien­do un res­plan­dor que se pier­de en la in­ten­si­dad de un ros­tro, un pai­sa­je ur­bano o el am­bien­te de la can­ti­na a la que acu­den los per­so­na­jes. El ar­gu­men­to es una anéc­do­ta.

Su for­ma de en­ten­der esa crea­ti­vi­dad que des­nu­da la be­lle­za has­ta dar con la en­tra­ña de­bie­ra ser fa­ro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, por su va­len­tía, por su vo­lun­tad poé­ti­ca y por esa ca­pa­ci­dad in­ven­ti­va que arries­ga e ig­no­ra los cá­no­nes es­té­ti­cos im­pues­tos por las mo­das y la pro­pa­gan­da.

En la ex­po­si­ción Més en­llà del temps del Arts San­ta Mònica se pue­de es­cu­char su voz y sus him­nos li­ber­ta­rios. Se re­pro­du­cen car­te­les, fo­to­gra­fías, en­tre­vis­tas y pe­lí­cu­las en sie­te ca­bi­nas, que li­gan pen­sa­mien­tos ade­más de re­tra­tar el am­bien­te de una épo­ca. No es una ex­po­si­ción fe­ti­chis­ta ni hi­per­grá­fi­ca.

Ya en el 83, Nu­nes, ami­go de anar­quis­tas co­mo Abel Paz, Luis An­drés Edo o el abo­ga­do Ma­teo Se­guí, pro­cla­mó a los cua­tro vien­tos que la in­dig­na­ción es la úni­ca so­lu­ción. Nu­nes ja­más se sin­tió ca­ba­llo en la ca­rre­ra.

Los car­te­les de los fil­mes de J.M. Nu­nes for­man par­te de la ex­po­si­ción, así co­mo otros ma­te­ria­les fíl­mi­cos con los cua­les ha con­tri­buí­do la Fil­mo­te­ca de Ca­ta­lun­ya. Arri­ba, car­te­les de ‘No dis­pa­res con­tra mí’, 1961; ’Bio­ta­xia’, 1968; y ‘Gri­tos... a...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.