Aquel Calafell de Car­los Barral

Con más de cin­cuen­ta años de pe­rio­dis­mo a mis es­pal­das, en los que he co­no­ci­do a per­so­na­jes muy va­ria­dos, ha lle­ga­do la ho­ra de re­cor­dar. En es­ta se­rie de ar­tícu­los abor­do pe­que­ñas his­to­rias de la cul­tu­ra ca­ta­la­na re­cien­te

La Vanguardia - Culturas - - Cuaderno De Verano - CAR­LES BAR­BA JOR­DI GAR­CÍA-SO­LER

Poe­ta ex­ce­len­te, me­mo­ria­lis­ta de gran ca­li­dad, no­ve­lis­ta, tra­duc­tor y edi­tor fun­da­men­tal en la España de los años 50, 60 y 70 del si­glo pa­sa­do co­mo di­rec­tor de Seix & Barral, ade­más de un hom­bre po­lí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­do con el an­ti­fran­quis­mo y más tar­de se­na­dor y eu­ro­dipu­tado so­cia­lis­ta, Car­los Barral fue un gran per­so­na­je. Un per­so­na­je in­con­fun­di­ble e irre­pe­ti­ble que hi­zo de Calafell –en con­cre­to, de su an­ti­guo ba­rrio pes­ca­dor–, su gua­ri­da, su lu­gar pre­di­lec­to.

Yo ya ha­bía tra­ta­do con Car­los Barral en Bar­ce­lo­na en al­gu­na reunión del pe­que­ño mun­do cul­tu­ral bar­ce­lo­nés de me­dia­dos de los años se­sen­ta, pe­ro fue en Calafell don­de lo lle­gué a co­no­cer de ver­dad y a te­ner una re­la­ción de amis­tad du­ran­te más de vein­te años, has­ta su muer­te, en el año 1989.

La­men­ta­ble­men­te ya no que­da ca­si na­da de aquel Calafell que Car­los Barral ama­ba tan­to y don­de se sen­tía ple­na­men­te él, ma­ri­ne­ro ex­per­to y ami­go de los pes­ca­do­res. Aquel Calafell era don­de Car­los Barral mon­ta­ba –en su ca­sa, una be­lla y an­ti­gua tien­da de pes­ca­do­res jun­to a la pla­ya– unas ter­tu­lias im­pro­vi­sa­das e in­ter­mi­na­bles con per­so­na­jes co­mo Ga­briel Gar­cía Már­quez, Ma­rio Var­gas Llo­sa, Jor­ge Ed­wards, Jo­sé Do­no­so, Al­fre­do Bry­ce-Eche­ni­que, Car­men Bal­cells, Juan Mar­sé, Jai­me Gil de Bied­ma, Jo­sep Ma­ria Cas­te­llet, Jo­sé Agus­tín Goy­ti­so­lo, An­na Ma­ria Moix, Ri­car­do Mu­ñoz Suay, Con­cha Alós, Bal­ta­sar Porcel, Te­ren­ci Moix, la viu­da de Pa­blo Ne­ru­da Ma­til­de Urru­tia... Unas ter­tu­lias que a me­nu­do em­pe­za­ban en el Gior­gio, el res­tau­ran­te ita­liano de Gior­gio Se­ra­fi­ni –uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes ita­lia­nos don­de he co­mi­do–, pa­ra con­ti­nuar des­pués du­ran­te ho­ras y ho­ras.

Aque­llas ter­tu­lias, anár­qui­cas y bá­qui­cas, abier­tas in­clu­so a jó­ve­nes co­mo yo, que asis­tía­mos ad­mi- ra­dos de tan­ta in­te­li­gen­cia y tan­ta sa­bi­du­ría a nues­tro al­can­ce, to­ma­ron un vue­lo es­pe­cial a par­tir de 1974, ya en las pos­tri­me­rías de la dic­ta­du­ra, cuan­do la mu­jer de Barral, la inol­vi­da­ble Yvonne Hor­tet, abrió L’Es­pi­ne­ta, un bar-res­tau­ran­te si­tua­do, tam­bién, a pie de pla­ya y a po­ca dis­tan­cia de su ca­sa. La ebu­lli­ción po­lí­ti­ca de la épo­ca, to­do el pro­ce­so de tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia, los en­fren­ta­mien­tos ideo­ló­gi­cos e in­clu­so per­so­na­les en­tre los ca­da vez más es­ca­sos de­fen­so­res del cas­tris­mo cu­bano y los que eran crí­ti­cos, to­do fue mo­ti­vo de mu­chas de aque­llas ter­tu­lias, no só­lo sa­bias sino so­bre to­do in­te­li­gen­tes, y por lo tan­to muy ame­nas y di­ver­ti­das. Tan di­ver­ti­das que a me­nu­do aca­ba­ban en un ba­ño co­lec­ti­vo en el mar, ya bien en­tra­da la ma­dru­ga­da.

L’Es­pi­ne­ta, que se man­tie­ne tal co­mo era ya ha­ce más de cua­ren­ta años gra­cias a sus hi­jos y nie­tos, que­da to­da­vía co­mo tes­ti­mo­nio vi­vo del Calafell de Car­los Barral. Co­mo que­da tam­bién su ca­sa, que con­ti­nua­rá abier­ta co­mo mu­seo

Las ter­tu­lias, sa­bias e in­te­li­gen­tes, ame­nas y di­ver­ti­das, aca­ba­ban a me­nu­do con un ba­ño co­lec­ti­vo en el mar

de­di­ca­do a Barral, es­pe­ra­mos que con la do­ta­ción eco­nó­mi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra que pue­da mos­trar el am­plio legado do­cu­men­tal y mo­bi­lia­rio que la fa­mi­lia Barral-Hor­tet ce­dió al ayun­ta­mien­to de Calafell, que con­ti­núa, to­da­vía, en deu­da con Car­los Barral.

En su res­tau­ran­te Gior­gio Se­ra­fi­ni ha te­ni­do la ocu­rren­cia de en­car­gar un gran cua­dro a va­rios pin­to­res pa­ra ren­dir ho­me­na­je a Car­los Barral y a al­gu­nos de sus ami­gos, por des­gra­cia al­gu­nos des­apa­re­ci­dos, tam­bién, co­mo Car­men Bal­cells, Jo­sep Ma­ria Cas­te­llet o Ri­car­do Mu­ñoz Suay.

AR­CHI­VO BARRAL

Car­les Barral ob­ser­van­do el mar des­de su ca­sa de Calafell, en los años 50

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.