En­tre­vis­ta con Yaa Gya­si

De Gha­na a Nueva York, una his­to­ria fa­mi­liar

La Vanguardia - Culturas - - Portada - AN­TO­NIO LO­ZANO

las fra­ses “En aquel en­ton­ces, Gran Hom­bre era tan só­lo Kwa­me Asa­re. No era el je­fe de la al­dea pe­ro ins­pi­ra­ba el mis­mo res­pe­to en­tre sus ha­bi­tan­tes por­que era el me­jor gue­rre­ro que la na­ción asan­te ha­bía co­no­ci­do. Con vein­ti­cin­co años ya te­nía cin­co es­po­sas y diez hi­jos”. “Es­ta­ba con­ven­ci­da de que los sue­ños le en­tra­ban por la ore­ja cre­cien­te, que se afe­rra­ban al chis­po­rro­teo de las co­sas que freía du­ran­te el día y por las no­ches se le in­crus­ta­ban en la men­te. Por eso no dor­mía de cos­ta­do: pa­ra de­jar­les pa­so”.

“La in­de­pen­den­cia es­tá al caer –di­jo Yaw–. La se­ño­ra Bohaen sol­tó uno de sus sus­pi­ros a pul­món lleno. –Si es­tá al caer, que cai­ga, por­que yo ya es­toy har­ta de oí­ros ha­blar de ella –se que­jó–. ¿De qué te ser­vi­rá a ti si no tie­nes a na­die que te ha­ga la ce­na?”.

En me­dio de un re­cru­de­ci­mien­to, o qui­zá so­la­men­te una ma­yor vi­si­bi­li­dad me­diá­ti­ca, de los abu­sos po­li­cia­les a la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na, un cli­ma tur­bu­len­to que qui­zá ha­ya in­flui­do en la con­ce­sión del Na­tio­nal Book Award de en­sa­yo a En­tre el mun­do y yo de Ta-Nehi­si Coa­tes, ma­ni­fies­to/ pro­tes­ta en for­ma de car­ta al hi­jo, y el de no­ve­la a The un­der­ground

rail­road, don­de se na­rra la hui­da de dos es­cla­vos de una plan­ta­ción de Geor­gia, Áfri­ca Oc­ci­den­tal en ge­ne­ral, y Gha­na en par­ti­cu­lar, han emer­gi­do co­mo es­ce­na­rios don­de una jo­ven co­se­cha de mu­je­res es­cri­to­ras de­bu­tan en la fic­ción bu­cean­do en sus orí­ge­nes geo­grá­fi­cos y cul­tu­ra­les, al tiem­po que se in­te­rro­gan so­bre asun­tos co­mo la iden­ti­dad múl­ti­ple, las lu­ces y som­bras de la he­ren­cia fa­mi­liar o la im­po­si­bi­li­dad de su­pe­rar las di­vi­sio­nes de ra­za.

Si ha­ce unos años la lon­di­nen­se Tai­ye Se­la­si acu­ña­ba en Le­jos de

Gha­na el tér­mino afro­po­li­tas pa­ra reivin­di­car la fi­gu­ra de los afro­ame­ri­ca­nos ple­na­men­te ins­ta­la­dos en su co­mu­ni­dad de adop­ción y no por ello me­nos im­pli­ca­dos en la trans­for­ma­ción de sus lu­ga­res de na­ci­mien­to, aho­ra es Yaa Gya­si (Mam­pong, Gha­na, 1989) la que, en Vol­ver a ca­sa, ha re­co­rri­do tres si­glos, des­ple­ga­dos a tra­vés de sie­te ge­ne­ra­cio­nes de afro­ame­ri­ca­nos, des­de una al­dea gha­ne­sa en el si­glo XVIII en la que do­mi­na la su­pers­ti­ción al ba­rrio de Har­lem de­vo­ra­do por la he­roí­na en los años se­ten­ta del si­glo XX, pa­ra re­ve­lar­nos los hi­los que nos unen a nuestros an­te­pa­sa­dos y có­mo hay ma­les –ca­so de la es­cla­vi­tud, el ra­cis­mo o el co­lo­nia­lis­mo– que siem­pre se con­ju­gan en pre­sen­te.

Sur­gi­da a par­tir de una vi­si­ta de la au­to­ra –for­ma­da en las uni­ver­si­da­des de Stan­ford y Io­wa– a una de las cua­ren­ta for­ta­le­zas/pri­sio­nes que los eu­ro­peos eri­gie­ron en la cos­ta oc­ci­den­tal de Áfri­ca pa­ra re­te­ner a los na­ti­vos has­ta su en­vío en bar­co ha­cia las co­lo­nias ame­ri­ca­nas y eu­ro­peas pa­ra ejer­cer de es­cla­vos, la no­ve­la si­gue los pa­sos de los des­cen­dien­tes de Esi y Ef­fia, dos her­ma­nas­tras per­te­ne­cien­tes a cla­nes dis­tin­tos. En ca­tor­ce ca­pí­tu­los, Gya­si com­po­ne el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de las me­dio her­ma­nas, con­tan­do de for­ma al­ter­na­ti­va la his­to­ria de al­guno de los miem­bros de las dos ra­mas se­pa­ra­das por cir­cuns­tan­cias bru­ta­les: una en Ga­na, an­tes y des­pués de su fun­da­ción, la otra en Es­ta­dos Uni­dos, an­tes y des­pués de la eman­ci­pa­ción. El lec­tor va asis­tien­do a his­to­rias ín­ti­mas de aflic­ción, es­pe­ran­za y de su­pera­ción, en pa­ra­le­lo al im­pac­to de re­le­van­tes acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos a uno y otro ex­tre­mo del pla­ne­ta: las guerras tri­ba­les, el cul­ti­vo del cacao, la lle­ga­da de los mi­sio­ne­ros, la ley de Es­cla­vos Fu­gi­ti­vos de 1850, la Gran Mi­gra­ción, la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les, el re­na­ci­mien­to de Har­lem en los años vein­te del si­glo pa­sa­do, la ac­tual epi­de­mia de la he­roí­na... Gya­si ex­plo­ra la hue­lla, cons­cien­te e in­cons­cien­te, que nos de­jan las afren­tas del pa­sa­do, así co­mo el mo­do en que las tra­di­cio­nes sir­ven de pe­ga­men­to con los que nos pre­ce­die­ron pe­ro en oca­sio­nes tam­bién de obs­tácu­lo pa­ra evo­lu­cio­nar ha­cia don­de que­re­mos. Ri­tua­les y amu­le­tos cru­zan océa­nos de tiem­po pa­ra traer paz es­pi­ri­tual y sen­sa­ción de per­te­nen­cia aun­que tam­bién des­pier­tan fan­tas­mas que pro­vo­can des­ve­los.

Si­guien­do una cos­tum­bre gha­ne­sa, la abue­la de Gya­si en­te­rró en el océano su cor­dón um­bi­li­cal (deseca­do) pa­ra que su es­pí­ri­tu se­pa en­con­trar el ca­mino de re­gre­so a ca­sa. Su acla­ma­da ópe­ra pri­ma pue­de ver­se co­mo otra ofren­da a la tie­rra que la vio na­cer y a su li­na­je, un es­fuer­zo por ha­ber en­con­tra­do en vi­da un víncu­lo pri­mi­ge­nio que la en­ca­mi­ne ha­cia un pro­me­te­dor fu­tu­ro li­te­ra­rio.

Yaa Gya­si Vol­ver a ca­sa

SA­LA­MAN­DRA. TRA­DUC­CIÓN: MAIA FI­GUE­ROA. 384 PÁ­GI­NAS. 20 EU­ROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.