Zweig an­te el se­cues­tro de Eu­ro­pa

El pró­xi­mo día 21 lle­ga a nues­tras pan­ta­llas ‘Ste­fan Zweig, adiós a Eu­ro­pa’, el se­gun­do lar­go­me­tra­je di­ri­gi­do en so­li­ta­rio por la ac­triz y guio­nis­ta ger­ma­na Ma­ria Schra­der . No es una pe­lí­cu­la aca­de­mi­cis­ta ni un ‘bio­pic’ al uso so­bre el es­cri­tor, el fil­me

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s - EN­RIC ALBERICH

Ver­sá­til, de ele­gan­te es­ti­lo, in­ci­si­vo en la des­crip­ción y aná­li­sis de los sen­ti­mien­tos, el vie­nés Ste­fan Zweig (1861-1942) es­tá jus­ta­men­te con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo uno de los gran­des es­cri­to­res del pa­sa­do si­glo. La ac­tual co­yun­tu­ra so­cio-po­lí­ti­ca y la cri­sis de la idea de Eu­ro­pa no han he­cho más que re­no­var úl­ti­ma­men­te el in­te­rés por su fi­gu­ra en tan­to que em­ble­ma de una con­cep­ción no­ble, in­te­gra­do­ra e ilus­tra­da de la cul­tu­ra eu­ro­pea. Zweig fue, en efec­to, un eu­ro­peís­ta con­ven­ci­do, po­dría de­cir­se que in­clu­so avant la let­tre , un hom­bre re­frac­ta­rio a to­do dog­ma­tis­mo, a las ideo­lo­gías de ma­sas de cual­quier signo y a los na­cio­na­lis­mos ex­clu­yen­tes –“el na­cio­na­lis­mo, la peor de to­das las pes­tes, que en­ve­ne­na nues­tra cul­tu­ra eu­ro­pea”, se­gún sus pa­la­bras–.

Su con­di­ción de in­te­lec­tual hu­ma­nis­ta, pa­ci­fis­ta y ju­dío le lle­va­ría a pa­de­cer en pri­me­ra lí­nea el as­cen­so del na­zis­mo y a ver­se abo­ca­do al exi­lio, pri­me­ro en Lon­dres –pre­vio pa­so por Pa­rís– y lue­go en Brasil, un exi­lio sal­da­do con su sui­ci­dio, víc­ti­ma de la de­s­es­pe­ran­za an­te la po­si­bi­li­dad del triun­fo de la bar­ba­rie y la hi­pó­te­sis de la des­truc­ción de esa ci­vi­li­za­ción que un día ha­bía si­do la su­ya. El

mun­do de ayer, su li­bro de me­mo­rias re­dac­ta­do po­co an­tes de su muer­te, es hoy un vo­lu­men de re­fe­ren­cia pa­ra en­ten­der unos años de­ci­si­vos ca­ra a la con­fi­gu­ra­ción de nues­tro pre­sen­te.

Así las co­sas, no sor­pren­de de­ma­sia­do la apa­ri­ción de una pro­duc­ción co­mo Ste­fan Zweig, adiós

a Eu­ro­pa, un fil­me que se ad­vier­te opor­tuno y muy en con­so­nan­cia con las preo­cu­pa­cio­nes ac­tua­les en muy dis­tin­tos cam­pos. Con­tra lo que pu­die­ra pen­sar­se de una co­pro­duc­ción lar­ga­men­te ges­ta­da y que pa­re­cía orien­tar­se ha­cia una ope­ra­ción de pres­ti­gio, no es­ta­mos an­te una pe­lí­cu­la aca­de­mi­cis­ta ni an­te un bio­pic al uso. Se­gun­do lar­go­me­tra­je di­ri­gi­do en so­li­ta­rio por la ac­triz y guio­nis­ta ger­ma­na Ma­ria Schra­der (Hanno-

ver, 1965), Ste­fan Zweig, adiós a

Eu­ro­pa de­mues­tra su sin­gu­la­ri­dad des­de su mis­mo arran­que, con un pró­lo­go de unos nue­ve mi­nu­tos de du­ra­ción re­suel­to prác­ti­ca­men­te en un úni­co plano ge­ne­ral, ro­da­do con la cá­ma­ra fi­ja y que da cuen­ta de la re­cep­ción en ho­nor de Zweig que tu­vo lu­gar en agos­to de 1936 en el eli­tis­ta Joc­key Club de Río de Ja­nei­ro, un en­cuen­tro aus­pi­cia­do por al­tas ins­tan­cias del país. Es­te úni­co plano evi­den­cia, en un pro­di­gio de sín­te­sis y aus­te­ri­dad for­mal, la po­pu­la­ri­dad in­ter­na­cio­nal del es­cri­tor en aquel mo­men­to, los des­ve­los de unos an­fi­trio­nes en bus­ca de le­gi­ti­ma­ción y la ac­ti­tud am­bi­va­len­te del ho­me­na­jea­do, agra­de­ci­do e in­có­mo­do a par­tes igua­les. En si­mé­tri­ca co­rres­pon­den­cia, el fil­me con­clu­ye con otro plano se­cuen­cia es­tá­ti­co, de si­mi­lar du­ra­ción y es­tu­dia­da com­po­si­ción, que ilus­tra el trá­gi­co desen­la­ce de una ma­ne­ra be­lla­men­te ses­ga­da. Al con­tra­rio que al co­mien­zo, ya no hay lu­gar pa­ra el oro­pel o la es­pe­ran­za, só­lo que­dan la dis­cre­ción, la sor­di­dez y la tris­te­za.

En me­dio de am­bos pla­nos, la pe­lí­cu­la cir­cuns­cri­be su re­la­to a tan só­lo cua­tro pa­sa­jes de los úl­ti­mos años de la vi­da del es­cri­tor. El pri­me­ro se si­túa en Buenos Aires, en un con­gre­so de es­cri­to­res en el que nues­tro pro­ta­go­nis­ta es el invitado de ho­nor. El se­gun­do da fe de una in­cur­sión de Zweig y de su se­gun­da es­po­sa, Lot­te, en el nor­te de Brasil en enero de 1941, cuan­do el exi­lio lon­di­nen­se ya ha que­da­do atrás, se han con­ver­ti­do en una pa­re­ja iti­ne­ran­te y ha­ce ya mu­chos años que sus li­bros han si­do prohi­bi­dos en Aus­tria y en Ale­ma­nia. El si­guien­te epi­so­dio trans­cu­rre en si­mi­la­res fe­chas, con una bre­ve es­tan­cia en Nueva York que pro­pi­cia el re­en­cuen­tro con su pri­me­ra es­po­sa. Y el úl­ti­mo seg­men­to pro­por­cio­na re­ta­zos de su vi­da en no­viem­bre de 1941 en Pe­tró­po­lis, una vi­lla pró­xi­ma a Río de Ja­nei­ro en don­de el ma­tri­mo­nio ha­bía de­ci­di­do afin­car­se.

Pe­se al tono li­ge­ra­men­te di­ver­so de ca­da ca­pí­tu­lo, al­gu­nos te­mas so­bre­vue­lan con in­sis­ten­cia: la sen­sa­ción de ex­tra­ña­mien­to y de pér­di­da que pro­vo­ca el exi­lio, el no­ma­dis­mo in­de­sea­do vi­vi­do co­mo una con­de­na, la im­po­ten­cia an­te el de­cur­so de la hs­to­ria, el rol del in­te­lec­tual an­te la po­lí­ti­ca… Cues­tio­nes que son abor­da­das sin am­pu­lo­si­dad, que sur­gen de la aten­ta ob­ser­va­ción de los ges­tos sen­ci­llos y a prio­ri in­tras­cen­den­tes pe­ro que re­fle­jan un es­ta­do de áni­mo. Una de las vir­tu­des de Ma­ria Schra­der es, pre­ci­sa­men­te, la de huir de la gran­di­lo­cuen­cia, con­fian­do en la mi­ra­da del es­pec­ta­dor. No hay aso­mo de chan­ta­je emo­cio­nal ha­cia es­te, y se elu­de, por ejem­plo, cual­quier acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal que pue­da sub­ra­yar un efec­to me­lo­dra­má­ti­co.

Qui­zá el epi­so­dio bo­nae­ren­se sea el más ex­plí­ci­to des­de el pun­to de vis­ta con­cep­tual. Pe­se a los reite­ra­dos es­fuer­zos de co­le­gas y pe­rio­dis­tas pa­ra que con­de­ne ex­plí­ci­ta­men­te a Ale­ma­nia, Zweig rehú­sa ha­cer­lo. En su cri­te­rio, el au­tén­ti­co com­pro­mi­so del ar­tis­ta re­si­de en de­fen­der la li­ber­tad de ex­pre­sión y la di­ver­si­dad cul­tu­ral, no en con­de­nar a un país en su glo­ba­li­dad. A su jui­cio, “una gran obra ar­tís­ti­ca ju­día es la me­jor respuesta a la pre­sun­ta su­pre­ma­cía aria”, e in­sis­te en que él no es­cri­be des­de el odio. Al­gu­nas ac­ti­tu­des pos­te­rio­res –véan­se las lo­gra­das es­ce­nas con su pri­me­ra es­po­sa, que le de­vuel­ve par­te del es­pe­jo de su pa­sa­do– mues­tran, no obs­tan­te, a un Zweig más in­se­gu­ro, que in­vi­ta a plan­tear­se dón­de se em­pla­za la fron­te­ra en­tre la dig­ni­dad y la sim­ple de­bi­li­dad. En de­fi­ni­ti­va, la ci­neas­ta hu­ye de la ha­gio­gra­fía fá­cil y re­tra­ta a un in­te­lec­tual hu­mano, muy hu­mano, cu­yos ojos en­tris­te­ci­dos re­ve­lan tan­to o más que sus me­di­ta­das pa­la­bras.

Ni que de­cir tie­ne que el fil­me se pres­ta con cla­ri­dad a una lec­tu­ra en cla­ve con­tem­po­rá­nea, da­do el des­di­cha­do au­ge de la es­tu­pi­dez y de esa di­cho­sa pos­ver­dad, que no es más que otra for­ma de lla­mar a la men­ti­ra. Por ello, y por sus apre­cia­bles va­lo­res fíl­mi­cos, uno acon­se­ja al lec­tor de es­tas lí­neas que acu­da a ver es­ta su­ge­ren­te pe­lí­cu­la. Y me­jor to­da­vía si com­ple­men­ta su vi­sio­na­do con la lec­tu­ra (o re­lec­tu­ra) de ese im­pre­sio­nan­te tes­ti­mo­nio li­te­ra­rio que es El mun­do de ayer. En es­tos tiem­pos que vi­vi­mos (y pa­de­ce­mos) las in­mer­sio­nes en el eu­ro­peís­mo ci­vi­li­za­do nun­ca es­tán de más.

La ac­tual co­yun­tu­ra so­cio­po­lí­ti­ca y la cri­sis de la idea so­bre el con­ti­nen­te re­nue­van el in­te­rés por el es­cri­tor Se­gún el au­tor, “una gran obra ar­tís­ti­ca ju­día es la me­jor respuesta a la pre­sun­ta su­pre­ma­cía aria”

El ac­tor Jo­sef Ha­der in­ter­pre­ta al fa­mo­so es­cri­tor aus­tria­co Ste­fan Zweig. El au­tor, ju­dío, ini­ció su exi­lio en Pa­rís y Lon­dres. Fi­nal­men­te hu­ye a Bra­sil jun­to a su es­po­sa, don­de se sui­ci­dan, en el año 1942

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.