RE­TRA­TO ÍN­TI­MO DE SAL­VA­DOR PÁ­NI­KER

Un per­fil del pen­sa­dor con mo­ti­vo de su dia­rio pós­tu­mo

La Vanguardia - Culturas - - Portada - AGUS­TÍN PÁ­NI­KER

He leí­do que Sal­va­dor Pá­ni­ker no pu­do ver im­pre­sa su obra pós­tu­ma, Adiós a ca­si to­do, que jus­to apa­re­ce en li­bre­rías es­ta se­ma­na. No es co­rrec­to. Dos días an­tes de su fa­lle­ci­mien­to (el pa­sa­do 1 de abril) le lle­ga­ron los ejem­pla­res de au­tor. Y, así, pu­do com­ple­tar el círcu­lo que lo man­tu­vo en pie el úl­ti­mo año de su vi­da. En sus me­ses pos­tri­me­ros no hi­zo otra co­sa que leer, es­cri­bir y co­rre­gir. En re­pe­ti­das oca­sio­nes ha­bía di­cho que su es­cri­tu­ra era una for­ma de au­to­te­ra­pia. Ahí va, por tan­to, la mía pro­pia.

Las re­mem­bran­zas de in­fan­cia cons­ti­tu­yen los re­cuer­dos por an­to­no­ma­sia. El res­to son va­ria­cio­nes so­bre esos ecos. Bueno, no va­mos a ha­cer de ello un apo­teg­ma uni­ver­sal, pe­ro ya me en­tien­den. Pues bien, en­tre pinos y sa­bi­nas me­di­te­rrá­neos, veo una son­ri­sa in­fi­ni­ta y una pe­ca en el ojo (co­sas en las que se fi­jan los ni­ños). Me lla­ma­ba ca­ri­ño­sa­men­te bo­ti­cha­va, una co­rrup­ción de bod­hi­satt­va (por en­ton­ces, pu­ro sig­ni­fi­can­te pa­ra mí). Esa es­pe­cie de man­tra se con­ver­ti­ría en uno de nues­tros –es­ca­sos, cier­ta­men­te– ca­na­les de com­pli­ci­dad du­ran­te mi in­fan­cia.

Otro re­cuer­do tie­ne que ver con una do­ble puer­ta ce­rra­da con pes­ti­llo. Lo in­tuía ro­dea­do de sus fo­lios me­ca­no­gra­fia­dos, pi­las de li­bros, me­di­ca­men­tos, más li­bros sub­ra­ya­dos a lá­piz, agua de Vichy, ca­se­tes, pe­rió­di­cos, el mo­nas­te­rio tras el ven­ta­nal… o sea, in­mer­so en su des­or­den ge­ne­ra­ti­vo. El pa­dre au­sen­te. Po­día es­cu­char­lo ca­rras­pear y te­clear con fir­me­za. Las car­pe­tas de ani­llas don­de ar­chi­va­ba los es­cri­tos te­nían enig­má­ti­cas eti­que­tas: “Plu­ra­lis­mo”, “Asimetrías”, “Ejer­ci­cio pa­ra cua­ren­ta años”, “Ge­nea­lo­gía (de la lu­ci­dez)”, et­cé­te­ra.

Sal­va­dor era, asi­mis­mo, el se­ñor an­gus­tia­do del ce­ño frun­ci­do. Un ser frá­gil que, sin em­bar­go, se sen­ta­ba jun­to al piano pa­ra im­pro­vi­sar fre­né­ti­cas es­ca­las ba­chia­nas. (He­te aquí otro ca­nal de com­pli­ci­dad con sus hi­jos e hi­jas, y el que, de to­do su le­ga­do, más hue­lla de­ja­ría en mí: su sen­si­bi­li­dad mu­si­cal.) Por cier­to que sus es­cri­tos so­bre mú­si­ca cons­ti­tu­yen al­gu­nos de los más ex­qui­si­tos frag­men­tos li­te­ra­rios que nos ha

re­ga­la­do. Sal­pi­can to­dos sus li­bros, aun­que con ma­yor pro­fu­sión los die­ta­rios (Cua­derno ama­ri­llo, Va­ria­cio­nes 95, Dia­rio de un

an­ciano ave­ria­do, et­cé­te­ra). An­te to­do, Sal­va­dor era alér­gi­co a la su­per­fi­cia­li­dad, lo me­dio­cre y lo ba­nal. Léa­se su obra pe­rio­dís­ti­ca y de en­sa­yo, re­me­mo­ren sus mo­da­les de gentle­man, las ca­sas que hi­zo cons­truir y ha­bi­tó, las en­tre­vis­tas que con­ce­dió, es­cu­chen su ca­non mu­si­cal, sus ideas po­lí­ti­cas y apo­lí­ti­cas. Se le ha til­da­do de eli­tis­ta, con fa­ma de mi­llo­na­rio (y du­ran­te un tiem­po lo fue, lo que le per­mi­tió vi­vir sin an­sie­da­des lo­gís­ti­cas, in­clu­so cuan­do de­jó de ser­lo), pe­ro lo cier­to es que su in­cli­na­ción por lo pro­fun­do, lo com­ple­jo o lo be­llo en­tron­ca con una per­so­na­li­dad hi­per­sen­si­ble, una in­na­ta vo­ca­ción fi­lo­só­fi­ca y su con­sa­bi­da ge­nea­lo­gía hí­bri­da (el nen pe­tit de

Lo in­tuía ro­dea­do de fo­lios, pi­las de li­bros, me­di­ca­men­tos, agua de Vichy, ca­se­tes, pe­rió­di­cos...

una pia­nis­ta de la bur­gue­sía ca­ta­la­na y de un sim­pá­ti­co quí­mi­co y

bu­si­ness­man in­dio). Su es­pon­ta­nei­dad li­te­ra­ria y su fi­lo­so­fía de vi­da bro­tan de la sen­sa­ción de ma­ra­vi­lla (la thau­má­zein de los grie­gos) cuan­do no­ta que se ecua­li­za –ya de ni­ño– con las sui­tes de Bach o el Cho­pin que in­ter­pre­ta­ba su ma­dre, al re­fle­xio­nar so­bre la pa­ra­do­ja del Ser o el no-Ser, ídem del tiem­po, o a pro­pó­si­to de su dios-cóm­pli­ce (una dis­mi­nu­ción in­ti­mis­ta del de­fe­nes­tra­do Dios-Pa­dre). Tie­ne asi­mis­mo que ver con la fas­ci­na­ción por aque­llos ojos ver­des (de quien se­ría su es­po­sa, Nuria), la tier­na com­pli­ci­dad con sus hi­jas Mó­ni­ca y Ana, o con su círcu­lo de amis­ta­des, y la re­cu­rren­te preo­cu­pa­ción por sus ca­ren­cias de sa­lud. La fi­lo­so­fía pa­ni­ke­ria­na de la com­ple­ji­dad, la hi­bri­dez, el plu­ra­lis­mo, el mar­gen y la re­tro­pro­gre­sión tie­ne que ver con to­do eso. Y más.

La reali­dad es mul­ti­di­men­sio­nal, sos­te­nía Pá­ni­ker. Las co­sas no pue­den re­du­cir­se a cau­sas úl­ti­mas (re­li­gio­sas, fí­si­cas, me­ta­fí­si­cas, eco­nó­mi­cas, psi­co­ló­gi­cas…). De ahí su ra­di­cal plu­ra­lis­mo. Un re­la­ti­vis­mo que, no obs­tan­te, in­clu­ye fir­mes con­vic­cio­nes. Un en­fo­que que re­con­fi­gu­ra per­ma­nen­te­men­te su án­gu­lo de vi­sión de suer­te que le per­mi­te ca­na­li­zar su ve­na es­cép­ti­ca y a la vez mís­ti­ca; en otras pa­la­bras, plas­mar su apa­bu­llan­te lu­ci­dez y sen­sa­tez in­te­lec­tual. De don­de su ag­nos­ti­cis­mo mís­ti­co, co­mo él gus­ta­ba de­sig­nar; que tras­lu­ce al de­ser­tar –tras su cri­sis exis­ten­cial de prin­ci­pios de los años se­sen­ta, tal y co­mo cuen­ta en su au­to­bio­grá­fi­co

Pri­mer tes­ta­men­to– de las igle­sias es­ta­ble­ci­das y las ideo­lo­gías en bo­ga. Sal­va­dor lo con­tó en mu­chas oca­sio­nes: “Mien­tras mis co­le­gas des­cu­brían la lu­cha de cla­ses, yo des­cu­bría que era me­dio in­dio”.

A me­di­da que trans­cu­rren los años, se ale­ja de for­mu­la­cio­nes ab­so­lu­tas y de las gran­des ma­yús­cu­las de las que abo­rre­cía: Dios, el Es­ta­do, la Na­ción, el Lo­gos, el Pro­gre­so, la Per­fec­ción, et­cé­te­ra. Eso es al­go muy pa­ten­te en Asimetrías y en sus dia­rios. Ya no hay gran­des sín­te­sis y na­rra­ti­vas. La au­to­te­ra­pia li­te­ra­rio-in­te­lec­tual ha fun­cio­na­do. Su es­ti­lo se tor­na más poé­ti­co, ga­na en iro­nía y fi­nu­ra in­te­lec­tual, perfeccion­a su pro­sa en­tre­cor­ta­da y di­rec­ta. Fi­lo­só­fi­ca­men­te, com­bi­na prag­ma­tis­mo y no-dua­lis­mo. Y de­rro­cha sen­ti­do del hu­mor. Por to­do ello, la in­te­lec­tua­li­dad his­pa­na siem­pre lo mi­ró con cier­ta des­con­fian­za.

Al fin y al ca­bo, la mio­pía im­pe­ran­te ha vis­to con in­com­pren­sión a aque­llos que, co­mo Sal­va­dor, hur­ga­ron en la ciencia o en las tra­di­cio­nes con­tem­pla­ti­vas de eso que lla­ma­mos Orien­te. Pa­ra él, sin em­bar­go, es pre­ci­sa­men­te en el abor­da­je ad­vai­ta (no-dua­lis­ta) don­de se in­si­núa el ori­gen (léa­se su Apro­xi­ma­ción al ori­gen); es de­cir, la for­ma de ver y es­tar en el mun­do pre­vias a la fi­su­ra (la rup­tu­ra con la no-dua­li­dad ori­gi­na­ria). En su ter­mi­no­lo­gía: “La mís­ti­ca co­mo sub­sue­lo de la fi­lo­so­fía”. De don­de su in­te­rés por la an­ti­gua es­pi­ri­tua­li­dad hin­dú de las Upa­nis­hads y su cer­ca­nía al

Su in­cli­na­ción por lo pro­fun­do, lo com­ple­jo o lo be­llo en­tron­ca con una per­so­na­li­dad hi­per­sen­si­ble

FO­TO: JO­SÉ MA­RÍA ALGUERSUAR­I / AR­CHI­VO

Arri­ba, Sal­va­dor Pá­ni­ker sos­tie­ne un re­tra­to su­yo pin­ta­do por San­dra Cano, en una fo­to­gra­fía del año 2000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.