Ac­tuar pa­ra la cá­ma­ra

La Vanguardia - Culturas - - Artes - SÒNIA HER­NÁN­DEZ

Una ac­triz di­ce mi­ran­do a la cá­ma­ra que “aho­ra so­mos ver­sio­nes de imá­ge­nes que son ver­sio­nes de no­so­tras, sin al­can­zar nin­gu­na si­me­tría”. Ha­bla pa­ra no­so­tros a tra­vés de su te­lé­fono mó­vil y ocu­pa la pan­ta­lla prin­ci­pal de la nue­va ins­ta­la­ción de Ma­bel Pa­la­cín (Bar­ce­lo­na, 1965) en la ga­le­ría Àn­gels Bar­ce­lo­na. Lee un ma­ni­fies­to o pro­to­co­lo que es­ta­ble­ce las ac­cio­nes que han de rea­li­zar­se pa­ra mo­ver­se en un mun­do “ci­ne­ma­ti­za­do”, en el

que las cá­ma­ras se han con­ver­ti­do en una pró­te­sis. Se tra­ta de uno de los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción y la re­fle­xión que Pa­la­cín lle­va a ca­bo so­bre la re­la­ción que man­te­ne­mos con las imá­ge­nes y có­mo es­tas nos crean la reali­dad en la que vi­vi­mos.

La ar­tis­ta se sin­tió siem­pre atraí­da por la ima­gen téc­ni­ca, o sea, la que se pro­du­ce y se re­pro­du­ce con una má­qui­na. Mien­tras es­tu­dia­ba His­to­ria del Ar­te, a la re­fle­xión se unió la prác­ti­ca y co­men­zó sus pri­me­ros pro­yec­tos. Des­de en­ton­ces, ha tra­ba­ja­do con to­das las po­si­bi­li­da­des de la ima­gen. En el 2011 re­pre­sen­tó a Ca­ta­lun­ya y las Ba­lea­res en la Bie­nal de Ve­ne­cia, con el pro­yec­to 180º, que le va­lió el re­co­no­ci­mien­to de la crítica. Vi­ve en Mi­lán aun­que vi­si­ta Bar­ce­lo­na con fre­cuen­cia.

No só­lo ha asis­ti­do a la re­vo­lu­ción di­gi­tal que ha pro­pi­cia­do fe­nó­me­nos co­mo You­Tu­be, sino que tam­bién los ha aña­di­do a su prác­ti­ca ar­tís­ti­ca. El ví­deo que ha rea­li­za- do pa­ra su última ex­po­si­ción se com­ple­men­ta con otros 28 ex­traí­dos de in­ter­net. To­dos es­tán rea­li­za­dos con te­lé­fo­nos mó­vi­les y “cuen­tan his­to­rias que son con­se­cuen­cia del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co –ex­pli­ca–. Las po­de­mos con­tar aho­ra, nun­ca an­tes las hu­bié­ra­mos ima­gi­na­do, por­que las imá­ge­nes nos es­tán im­po­nien­do unas for­mas de vi­da muy con­cre­tas”.

Un ado­les­cen­te se gra­ba mien­tras se vis­te de­ce­nas de ca­mi­se­tas y su­da­de­ras pa­ra com­pro­bar cuán­tas pie­zas de ro­pa es ca­paz de po­ner­se, otro se co­lo­ca en la sien una pis­to­la re­pre­sen­ta­da en la pan­ta­lla de un te­lé­fono mien­tras que en el res­to de los ví­deos pue­den ver­se más­ca­ras an­ti­guas, só­ta­nos re­ple­tos de ob­je­tos vie­jos, un so­ple­te in­ten­ta­do fun­dir unas ti­je­ras o a al­guien que se es­fuer­za por des­truir un mó­vil: un re­per­to­rio de es­ce­nas que, “co­mo fo­to­gra­fiar los pla­tos de co­mi­da, o ha­cer­nos sel­fies”, pro­ba­ble­men­te na­die ha­ría si no nos hu­bié­ra­mos con­ver­ti­do en ac­to­res cons­tan­te­men­te fil­ma­dos. Pa­ra Pa­la­cín, es­ta apa­ren­te ge­ne­ra­li­za­ción o de­mo­cra­ti­za­ción no sig­ni­fi­ca “que to­do el mun­do ten­ga ac­ce­so a ello, ni que se ha­ga de una ma­ne­ra to­tal­men­te cons­cien­te o li­bre. Hay una se­rie de con­di­cio­nan­tes que ya vie­nen del mis­mo apa­ra­to”. Por eso re­cuer­da que tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de re­fle­xio­nar y sa­lir­se de lo mar­ca­do, co­mo su­gie­re la ac­triz que nos in­ter­pe­la des­de la pan­ta­lla.

Ma­bel Pa­la­cín

The mis­sing link

ÀN­GELS BAR­CE­LO­NA. BAR­CE­LO­NA. WWW.ANGELSBARC­ELONA.COM. HAS­TA EL 9 DE JU­NIO

XA­VIER GÓ­MEZ

Ma­bel Pa­la­cín en la ga­le­ría Àn­gels Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.