La cul­tu­ra de la es­te­ri­li­dad

Vi­vi­mos en la épo­ca del ocio y la ba­na­li­dad. El pro­gre­so eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co no han su­pues­to pa­ra la cul­tu­ra un avan­ce: el pen­sa­mien­to y la edu­ca­ción son re­le­ga­dos por la mo­da y lo in­sus­tan­cial. Es­te es el diag­nós­ti­co del au­tor, que re­cla­ma la ne­ce­sid

La Vanguardia - Culturas - - Portada - CÉSAR AN­TO­NIO MO­LI­NA

César A. Mo­li­na de­nun­cia el apo­geo de lo ba­nal

El in­te­lec­tual no ha des­apa­re­ci­do ni des­apa­re­ce­rá, pe­ro se­rá co­mo los in­dios en las re­ser­vas

César An­to­nio

Mo­li­na es poe­ta, en­sa­yis­ta, crí­ti­co y ges­tor cul­tu­ral; ha si­do di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes y mi­nis­tro de Cul­tu­ra (2007-2009) en el Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Re­cien­te­men­te ha pu­bli­ca­do ‘To­do se arre­gla ca­mi­nan­do’ (Des­tino), sex­to vo­lu­men de sus ‘Me­mo­rias de fic­ción’, y pró­xi­ma­men­te apa­re­ce­rá su nue­vo poe­ma­rio ‘Cal­mas de enero’ (Tus­quets)

En nues­tra an­ti­gua so­cie­dad, has­ta ha­ce un si­glo, to­do gi­ra­ba en torno a la fe re­li­gio­sa. La vi­da era re­sig­na­ción, su­fri­mien­to, do­lor, in­quie­tud, pe­si­mis­mo. Aque­llo de la tie­rra co­mo va­lle de lá­gri­mas. Se ofre­cía, por el con­tra­rio, un más allá car­ga­do de una fe­li­ci­dad de­fi­ni­ti­va pa­ra quie­nes hu­bie­ran cum­pli­do con una se­rie de nor­mas. La so­cie­dad mo­der­na, la cons­ti­tui­da fun­da­men­tal­men­te des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, tra­jo la li­ber­tad, el op­ti­mis­mo te­rre­nal, la fe­li­ci­dad, el pro­gre­so (ya ini­cia­do a me­dia­dos del si­glo XIX), el ol­vi­do del fu­tu­ro y del más allá y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. ¿Si­gue sien­do la fi­lo­so­fía el ca­mino que per­mi­te el co­no­ci­mien­to? ¿Si­gue sien­do la crea­ción li­te­ra­ria el ca­mino que per­mi­te el co­no­ci­mien­to? ¿Lo que yo es­toy ha­cien­do aho­ra mis­mo, es­cri­bir so­bre una li­bre­ta, no es un ac­to ya de de­sa­ca­to a los tiem­pos que vi­vi­mos? ¿Quie­nes nos re­sis­ti­mos no so­mos sa­crí­le­gos de una nueva fe y de unos nue­vos dio­ses? Y que cons­te que yo uti­li­zo el or­de­na­dor y lo uti­li­cé siem­pre du­ran­te mi lar­ga vi­da de pe­rio­dis­ta ac­ti­vo. La mo­der­ni­dad de­mo­crá­ti­ca se ba­só en la ra­zón, en el pro­gre­so, en la igual­dad, en la fe lai­ca, en la edu­ca­ción y la cul­tu­ra. Y tam­bién ayu­dó a to­do es­to el po­der so­cial del es­cri­tor y del in­te­lec­tual. Pe­ro nues­tro mun­do con­tem­po­rá­neo ha ido aban­do­nan­do el cam­po de ba­ta­lla his­tó­ri­co de los gran­des de­ba­tes de ideas. No se ha per­di­do es­ta ac­ti­vi­dad del to­do pe­ro su in­fluen­cia es, des­gra­cia­da­men­te, ca­da vez me­nor. Las ideas han de­ja­do de ser con­si­de­ra­das fuer­zas ca­pa­ces de cam­biar ra­di­cal­men­te el or­den del mun­do, co­mo lo fue­ron en el pa­sa­do re­cien­te. Aho­ra se en­se­ño­rean otros po­de­res: el de la eco­no­mía y el de la tec­no­lo­gía. De ahí nues­tra com­ple­ja si­tua­ción ac­tual y la que ven­drá ca­rac­te­ri­za­da por la ca­da vez ma­yor re­duc­ción del pres­ti­gio y la tras­cen­den­cia so­cial con­ce­di­da a la vi­da in­te­lec­tual.

Los gran­des con­flic­tos de la mo­der­ni­dad, con­flic­tos po­lí­ti­cos co­mo, por ejem­plo, mar­xis­mo, ca­pi­ta­lis­mo, fas­cis­mo, han des­apa­re­ci­do apa­ren­te­men­te; lo mis­mo que los gran­des is­mos que an­tes ha­bían movido al mun­do, los ar­tís­ti­cos y fi­lo­só­fi­cos: fu­tu­ris­mo, cu­bis­mo, exis­ten­cia­lis­mo, es­truc­tu­ra­lis­mo, psi­co­lo­gis­mo, et­cé­te­ra. La vi­da in­te­lec­tual ha ido per­dien­do te­rreno a pa­sos agi­gan­ta­dos y, al día de hoy, no pue­do ima­gi­nar­me cuál va a ser su pa­pel en el fu­tu­ro y ni si­quie­ra si lo ten­drá. El va­lor del es­pí­ri­tu se ha de­pre­cia­do y eso se re­fle­ja cla­ra­men­te en los pla­nes de edu­ca­ción, en el aban­dono de las hu­ma­ni­da­des por las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, así co­mo el de­te­rio­ro que su­fre la lec­tu­ra. El mo­men­to he­roi­co del mun­do de las ideas (du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX y gran par­te del XX) car­ga­do de gran­des pro­me­sas, al­gu­nas de las cua­les se cum­plie­ron y sir­vie­ron a la hu­ma­ni­dad pa­ra avan­zar, pa­só ya. Y con él la fun­ción del in­te­lec­tual hoy sus­ti­tui­da por los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción no es­cri­tos sino au­dio­vi­sua­les, fun­da­men­tal­men­te la te­le­vi­sión, que va ca­mino tam­bién de ser sus­ti­tui­da por las re­des so­cia­les y lo que ven­ga.

El in­te­lec­tual no ha des­apa­re­ci­do ni des­apa­re­ce­rá, pe­ro se­rá co­mo los in­dios en las re­ser­vas. A to­do ello con­tri­bu­yó el ca­da vez más ba­jo ni­vel cul­tu­ral de la so­cie­dad a pe­sar, me re­fie­ro en las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas, de la al­fa­be­ti­za­ción ge­ne­ra­li­za­da, la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria y un me­jor ni­vel eco­nó­mi­co me­dio. Hoy opi­nan so­bre ba­na­li­da­des los de­por­tis­tas, los can­tan­tes, los la­dro­nes de guan­te blan­co, las mo­de­los, los co­ci­ne­ros, los mo­dis­tos y un sin fin de gen­tes inusi­ta­das. La su­per­fi­cia­li­dad e inani­dad ha ve­ni­do a sus­ti­tuir a lo que an­tes eran las dis­cu­sio­nes pro­fun­das so­bre las gran­des ideas. Una so­cie­dad alie­na­da en su fe­li­ci­dad, con­su­mis­ta, no ne­ce­si­ta a lai­cos con­fe­so­res, ni di­rec­to­res de bue­na o ma­la con­cien­cia, ni guías u orien­ta­do­res del pen­sa­mien­to. ¿Pen­sar, pa­ra qué? Los in­te­lec­tua­les es­tán sien­do nin­gu­nea­dos por­que el pen­sa­mien­to ha si­do des­te­rra­do de la edu­ca­ción. ¿A dón­de han ido a pa­rar las en­se­ñan­zas hu­ma­nís­ti­cas? Diez­ma­das, arrin­co­na­das, des­pre­cia­das, inu­ti­li­za­das y vi­li­pen­dia­das co­mo inú­ti­les pa­ra la vi­da la­bo­ral y so­cial. In­ne­ce­sa­rias y an­ti­eco­nó­mi­cas. To­do ello con­du­ce a lo que Li­po­vetsky ca­li­fi­ca muy in­te­li­gen­te­men­te, co­mo siem­pre, de “inape­ten­cia in­te­lec­tual ge­ne­ra­li­za­da”. Hoy se quie­re sa­ber to­do y na­da a la vez. Hoy se

pue­de dis­po­ner de cual­quier in­for­ma­ción y la gen­te tie­ne la sen­sa­ción de que lo co­no­ce to­do y que de to­do pue­de opi­nar. Y es más, que no ha­ce fal­ta re­ci­bir do­cen­cia al­gu­na per­so­nal. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio el nú­cleo de apren­di­za­je fa­mi­liar, so­cial, his­tó­ri­co. Hoy, ca­da vez más, to­da la ac­ción co­ti­dia­na pro­vie­ne de in­ter­net. In­clu­so las ra­dios y te­le­vi­sio­nes han ini­cia­do una eta­pa de­cli­nan­te a pe­sar de que aún man­tie­nen su po­der. Y si an­tes me pre­gun­ta­ba si la fi­lo­so­fía y la cul­tu­ra en ge­ne­ral se­guían sien­do el ca­mino que per­mi­te el co­no­ci­mien­to ¿lo se­rá en el fu­tu­ro la edu­ca­ción? Una edu­ca­ción so­me­ti­da a las imá­ge­nes, irre­fle­xi­va, cóm­pli­ce con las tec­no­lo­gías. ¿In­ter­net es­tá con­vir­tien­do a la do­cen­cia, se­gún la en­ten­di­mos, en al­go inú­til, des­fa­sa­do y an­ti­cua­do? ¿So­mos los do­cen­tes ya ne­ce­sa­rios? ¿La tec­no­lo­gía es un pro­ce­so cog­ni­ti­vo que ha­ce in­ne­ce­sa­rios a to­dos los com­po­nen­tes y trans­mi­so­res exis­ten­tes con an­te­rio­ri­dad? ¿Es su­fi­cien­te es­tar co­nec­ta­do a la red? Yo creo que no, pe­ro to­da­vía no te­ne­mos la su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia pa­ra aven­tu­rar­nos en una opi­nión con­tras­ta­da. Mu­chos aún se­gui­mos pen­san­do que la li­ber­tad de co­no­ci­mien­to exi­ge la con­ti­nui­dad de mu­chos mé­to­dos clá­si­cos: ora­li­dad, pre­sen­cia, re­pe­ti­ción, me­mo­ri­za­ción, trans­mi­sión de re­fe­ren­tes fun­da­men­ta­les, apren­di­za­je li­neal, im­po­si­ción de nor­mas de di­ver­sas cla­ses, re­tó­ri­ca… No se pue­de te­ner una ver­da­de­ra li­ber­tad in­te­lec­tual sin el apren­di­za­je or­de­na­do, or­ga­ni­za­do y sin una trans­mi­sión per­so­nal del sa­ber.

Vi­vi­mos en el tiem­po del ocio, no del sa­ber. Un ocio pro­vo­ca­do por la re­duc­ción pro­gre­si­va del tiem­po la­bo­ral y el au­men­to del tiem­po de vi­da. Hay más tiem­po y di­ne­ro a pe­sar de las su­ce­si­vas cri­sis. Pe­ro ese tiem­po se em­plea en los de­por­tes o en las di­ver­sio­nes pues, co­mo di­ce Ed­gar Mo­rin, vi­vi­mos en una épo­ca de con­cep­ción lú­di­ca de la vi­da. La eva­sión, el no pen­sa­mien­to, el cul­to al cuer­po, se an­te­po­nen a cual­quier ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral. Mi­chel Se­rres no va muy des­en­ca­mi­na­do cuan­do ca­li­fi­ca al ser hu­mano con­tem­po­rá­neo co­mo Ho­mi­nes­cen­ce, es de­cir, hoy en día se pue­de aca­bar la exis­ten­cia sin ha­ber pa­de­ci­do do­lor al­guno. Sí, la es­pe­ran­za de vi­da se ha pro­lon­ga­do mu­cho de­bi-

¿Es­tá con­vir­tien­do in­ter­net a la do­cen­cia, se­gún la en­ten­di­mos, en al­go inú­til, des­fa­sa­do y an­ti­cua­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.