“Que sea una his­to­ria de re­den­ción”

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - ROBERTO HERRSCHER

Cuan­do el jo­ven com­po­si­tor Ja­ke Heg­gie y el ve­te­rano dra­ma­tur­go Te­rren­ce McNally pi­die­ron per­mi­so a la her­ma­na He­len Pre­jean pa­ra trans­for­mar su exi­to­so li­bro Dead man

wal­king en una ópe­ra, ella só­lo pu­so una con­di­ción: “Que sea una his­to­ria de re­den­ción”. A la sal­va­ción de las al­mas de los pre­sos dedicó es­ta mon­ja ca­tó­li­ca de Lui­sia­na to­da su vi­da, y en los úl­ti­mos trein­ta años se con­vir­tió en una elo­cuen­te crítica de la pe­na de muer­te en su país.

En aquel en­ton­ces, a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, ni Heg­gie ni McNally ha­bían crea­do nin­gu­na ópe­ra. McNally era un dra­ma­tur­go y li­bre­tis­ta de éxi­tos de Broad­way co­mo El beso de la mu­jer ara­ña, The full monty y Rag­ti­me, mien­tras que el jo­ven­cí­si­mo as­pi­ran­te a com­po­si­tor full-ti­me tra­ba­ja­ba en el de­par­ta­men­to de re­la­cio­nes pú­bli­cas de la Ópe­ra de San Fran­cis­co (SFO).

Na­da de es­to preo­cu­pó a la re­li­gio­sa. Ella que­ría que el pro­duc­to re­sul­tan­te, co­mo la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre que ga­nó cin­co Os­cars en 1995, ha­bla­ra de la po­si­bi­li­dad de en­con­trar sal­va­ción, paz in­te­rior y per­dón en un al­ma per­di­da, in­sen­si­ble, violenta.

La idea de unir a Heg­gie y McNally fue del je­fe del pri­me­ro, el di­rec­tor ge­ne­ral de la SFO, Lof­ti Man­sou­ri. En un tex­to incluido en el pro­gra­ma de mano del Tea­tro Real, McNally di­ce que es­pe­ra­ba a un com­po­si­tor he­cho y de­re­cho, aun­que no ha­bía es­cu­cha­do una so­la no­ta de su mú­si­ca. Pe­ro “la reali­dad ter­mi­nó sien­do muy dis­tin­ta. An­te mi puer­ta se pre­sen­tó una per­so­na que pa­re­cía re­cién sa­li­da del ins­ti­tu­to. Que­ría ha­cer una ópe­ra a par­tir de cier­ta pe­lí­cu­la fin de siè­cle de Re­né Clair que, una vez vis­ta, me dio la im­pre­sión de te­ner aún me­nos po­ten­cial del que pen­sé cuan­do él me la des­cri­bió con lu­mi­no­so en­tu­sias­mo. Sin em­bar­go, Ja­ke se afe­rró a su idea. ‘Ah, ya veo’, me di­je a mí mis­mo, en­ten­dién­do­lo. ‘El com­po­si­tor y yo te­ne­mos que po­ner­nos de acuer­do en el te­ma de la ópe­ra pri­me­ro’”. En­ton­ces McNally pro­pu­so Dead

man wal­king, que pa­ra él te­nía un enor­me po­ten­cial por­que to­ca un te­ma esen­cial en lo éti­co, es­pi­ri­tual, po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral: la pe­na de muer­te, y por­que lo ha­ce sin ma­ni­queís­mos. Bus­ca mos­trar la cruel­dad, in­hu­ma­ni­dad y ho­rror de la pe­na de muer­te no usan­do el ca­so de un inocen­te o al­guien acu­sa­do de un cri­men me­nor. Pa­re­ce de­cir: si en ver­dad es­ta­mos dis­cu­tien­do la pe­na de muer­te, pon­ga­mos so­bre la me­sa el ca­so de un cri­mi­nal abo­mi­na­ble. Si al­guien co­mo Jo­seph DeRo­cher me­re­ce vi­vir, to­dos lo me­re­cen. En la pri­me­ra es­ce­na, de­be­ría re­crear­se cru­da­men­te el cri­men co­me­ti­do por Jo­seph DeRo­cher: el es­pan­to­so ase­si­na­to de dos ado­les­cen­tes. Es cul­pa­ble, cla­ra­men­te, aun­que en to­do mo­men­to cla­ma su inocen­cia. Y en cier­to mo­men­to la her­ma­na Pre­jean, su ase­so­ra es­pi­ri­tual, ya no cla­ma por evi­tar su eje­cu­ción sino que bus­ca su re­den­ción, su sal­va­ción: que con­fie­se y acep­te su cri­men y mue­ra sin odios.

A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de las ópe­ras con­tem­po­rá­neas, Dead man

wal­king bus­ca des­de la me­lo­día, la to­na­li­dad tra­di­cio­nal, la ar­mo­nía re­co­no­ci­ble, una iden­ti­dad mu­si­cal en la voz de ca­da per­so­na­je. Es ge­nuino tea­tro mu­si­cal, don­de la es­cri­tu­ra vo­cal de­fi­ne, otor­ga es­pe­sor y ayu­da a em­pa­ti­zar con ca­da per­so­na­je, co­mo su­ce­deen­la­só­pe­ras­deMo­zart,Verdi o Wag­ner. Por eso es una ópe­ra que con­mue­ve, emo­cio­na, sa­cu­de. La es­ce­na del en­fren­ta­mien­to en­tre la ma­dre del ase­sino y los fa­mi­lia­res de sus víc­ti­mas es lo­gro dra­má­ti­co. Po­de­mos en­ten­der al mis­mo tiem­po el su­fri­mien­to y las ra­zo­nes de am­bos. Por su par­te, la voz del con­vic­to, ca­si siem­preun­re­ci­ta­ti­vo­cer­ca­noa­la­sin­fle­xio­nes del ha­bla na­tu­ral, per­mi­te en­ten­der su mie­do, su con­fu­sión, su fi­nal trans­for­ma­ción.

La obra tra­ta de la vi­da y la muer­te, el per­dón y la ven­gan­za; con una par­ti­tu­ra y un li­bre­to de gran ca­li­dad

En una re­cien­te en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Scher­zo, Heg­gie ex­pli­ca que la idea lo atra­pó des­de el mo­men­to en que McNally la pro­pu­so, por­que “es con­tem­po­rá­nea y al mis­mo tiem­po in­tem­po­ral; muy ame­ri­ca­na y a la vez uni­ver­sal; tra­ta de al­gu­nos de los más im­por­tan­tes tra­yec­tos emo­cio­na­les que po­de­mos em­pren­der los se­res hu­ma­nos: la vi­da, la muer­te, la re­den­ción, la ven­gan­za, el per­dón”. Tal vez por eso y por la ca­li­dad de la par­ti­tu­ra y el li­bre­to es­ta que le­van­ta el te­lón en Ma­drid es la pues­ta nú­me­ro se­sen­ta en los die­ci­ocho años pa­sa­dos des­de su es­treno, al­go ab­so­lu­ta­men­te inusual en una ópe­ra con­tem­po­rá­nea.

La que se ve­rá en el Real no es la pro­duc­ción ori­gi­nal de San Fran­cis­co, de Joe Man­te­llo. Se­rá la más di­fun­di­da, con pues­ta en es­ce­na de Leo­nar­do Fo­glia, co­mi­sio­na­da por la Ly­ric Ope­ra de Chica­go y otros seis tea­tros nor­te­ame­ri­ca­nos, y que ya pa­só por va­rios es­ce­na­rios eu­ro­peos. La pro­ta­go­nis­ta, la mez­zo­so­prano Joy­ce DiDo­na­to, es la más acla­ma­da in­tér­pre­te de la her­ma­na Pre­jean en la ac­tua­li­dad. Al ce­le­brar es­ta nue­va re­pre­sen­ta­ción y el es­treno de su pri­me­ra ópe­ra en Es­pa­ña, Heg­gie di­ce: “El via­je con­ti­núa, y el diá­lo­go se in­ten­si­fi­ca se­gún se plan­tea la di­fí­cil pre­gun­ta cen­tral de la his­to­ria, pre­gun­ta que ha acom­pa­ña­do to­da la his­to­ria del ser hu­mano: ¿es­ta­mos a fa­vor­de­la­ven­gan­zao­del­per­dón?”.

FO­TOS: F. SÁN­CHEZ - HGO / ART & CLARITY

Arri­ba, un mo­men­to de la ópe­ra en la ver­sión que se pre­sen­ta­rá en el Real, con la mez­zo­so­prano Joy­ce DiDo­na­to. Aba­jo, el com­po­si­tor de la par­ti­tu­ra, Ja­ke Heg­gie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.