Tres vo­ces pa­ra un ca­pi­tán

Pou, Li­ma y Ca­ves­tany ha­blan de ‘Moby Dick’

La Vanguardia - Culturas - - Portada - NU­RIA CUA­DRA­DO

Las ve­las, los te­lo­nes, los nu­dos ma­ri­ne­ros… El di­rec­tor An­drés Li­ma re­cuer­da que los es­ce­na­rios es­tán cons­trui­dos con la mis­ma ma­de­ra y si­mi­lar len­gua­je que los bar­cos. Pe­ro el es­ce­na­rio en que Li­ma ejer­ce aho­ra de ca­pi­tán es en ver­dad un bar­co, el Pe­quod, el ba­lle­ne­ro so­bre el que ca­bal­ga Ahab en pos de la gran ballena blan­ca. Ahab le ha ro­ba­do cuer­po y ener­gía al gran ac­tor Jo­sep Ma­ria Pou, quien pres­ta su voz a las mu­chas pá­gi­nas que es­cri­bió Mel­vi­lle y que Juan Ca­ves­tany ha con­den­sa­do en 7.944 pa­la­bras. Ni una más, ni una me­nos. Eso sí, qué pa­la­bras.

Pou, Li­ma y Ca­ves­tany son la san­tí­si­ma tri­ni­dad de la adap­ta­ción tea­tral que lle­ga al Tea­tre Go­ya de

Moby Dick, obra mal­di­ta que Her­man Mel­vi­lle es­cri­bió a me­dia­dos del si­glo XIX y ca­yó en el ol­vi­do por ex­ce­si­va has­ta me­dia­dos del XX, cuan­do la reivin­di­có Bor­ges y John Hus­ton la con­vir­tió en pe­lí­cu­la de aven­tu­ras con Gre­gory Peck. Tam­bién fue en­ton­ces cuan­do Or­son We­lles la hi­zo tea­tro, co­mo des­pués (se vio una no­che en la Ex­po de Se­vi­lla de 1992) vol­vió a in­ten­tar Vit­to­rio Gass­man; co­mo tam­bién hi­zo Ja­ke Heg­gie al tra­du­cir­la en una ópe­ra que se es­tre­nó en el 2010. Ahab, pa­ra­dig­ma de la ob­se­sión, ha ob­se­sio­na­do a mu­chos, aun­que tam­bién han si­do mu­chos quie­nes han re­du­ci­do ese tex­to, que pue­de lle­gar a abru­mar al lec­tor tan­to co­mo una tor­men­ta en al­ta mar, a un me­ro li­bro in­fan­til de aven­tu­ras.

Aho­ra, de nue­vo, se con­vier­te en obra de tea­tro: só­lo ochen­ta mi­nu­tos; tan só­lo tres ac­to­res: Ja­cob Torres y Os­car Ka­po­ya son to­da la tri­pu­la­ción que Ahab-Pou ne­ce­si­ta.

¿Quién es Ahab: un ti­rano, un dic­ta­dor, un lo­co, un ob­se­so, un dios, un dia­blo…?

JO­SEP MA­RIA POU: To­dos ellos. To­dos a la vez. Por­que, co­mo ocu­rre tam­bién con los gran­des per­so­na­jes sha­kes­pea­ria­nos, Ahab es mu­chos. La me­jor de­fi­ni­ción so­bre quién es Ahab la ofre­ce él mis­mo: “Soy la lo­cu­ra en­lo­que­ci­da”. O sea, que ad­mi­te ser la esen­cia de la lo­cu­ra. Ahab se de­fi­ne por su ob­se­sión por ven­gar­se de la ballena y es cons­cien­te de que, al lle­var­la has­ta el ex­tre­mo, al ser ca­paz de sa­cri­fi­car a quien sea en su in­te­rés, con­vier­te la ob­se­sión en lo­cu­ra. Es un lo­co ra­cio­nal. Un lo­co in­te­li­gen­te.

AN­DRÉS LI­MA: Ahab es un fi­ló­so­fo ha­blan­do de la lo­cu­ra del ser hu­mano. Por eso nos abar­ca a to­dos.

JUAN CA­VES­TANY: Ahab que­da de­fi­ni­do por el da­ño que ha su­fri­do y que él cree cós­mi­co. Tu­lli­do, po­si­ble­men­te cas­tra­do... su sen­sa­ción de da­ño es tan gran­de que le ciega, aun­que no por eso de­je

Ca­ves­tany-Li­ma han con­den­sa­do en 7.944 pa­la­bras y 80 mi­nu­tos las 700 pá­gi­nas de la obra de Mel­vi­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.