Un de­tec­ti­ve en­tre dos mun­dos

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

Char­lie Bird Par­ker, que to­ma ob­via­men­te su nom­bre del mi­to del jazz, es un ex­po­licía de Nue­va York me­ti­do a in­ves­ti­ga­dor pri­va­do cu­ya gran ob­se­sión es dar ca­za al Via­jan­te, el ase­sino en se­rie que aca­bó con las vi­das de su es­po­sa y su hi­ja, quien se que­da con la piel de la ca­ra de sus víc­ti­mas co­mo tro­feo. Su per­se­cu­ción otor­ga con­ti­nui­dad a un ci­clo en que la huella so­bre­na­tu­ral ha ido ga­nan­do en diá­me­tro, has­ta el pun­to de que el prin­ci­pal sos­tén a es­tas al­tu­ras es el enig­ma de las fuer­zas dia­bó­li­cas que ace­chan al pro­ta­go­nis­ta –li­de­ra­dos por el Dios En­te­rra­do o Dios de las Avis­pas, cu­ya li­be­ra­ción por una cor­te de fa­ná­ti­cos podría des­en­ca­de­nar el Ar­ma­ge­dón–, un Par­ker ca­paz de co­mu­ni­car­se con los muer­tos y cu­ya ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za con­ti­núa pen­dien­te de sa­lir a la luz.

Los fans acé­rri­mos no tie­nen opor­tu­ni­dad de des­en­gan­char­se, pues a es­tos gran­des in­te­rro­gan­tes se su­ma que Con­nolly in­tro­du­ce li­ge­ras ex­pe­ri­men­ta­cio­nes for­ma­les o es­truc­tu­ra­les en ca­da no­ve­la. Sa­be­dor del des­tino que le aguar­da a su ator­men­ta­da cria­tu­ra –“podría sen­tar­me a es­cri­bir la úl­ti­ma en­tre­ga ma­ña­na mis­mo”–, el es­cri­tor ase­gu­ra que a los más fie­les les aguar­dan gra­ti­fi­ca­cio­nes en el ho­ri­zon­te, co­mo des­cu­brir que hay víncu­los en­tre ce­le­bra­dos ele­men­tos so­bre­na­tu­ra­les de sus cuen­tos y el uni­ver­so Par­ker, o un próximo li­bro en el que sal­ta­re­mos atrás a su vida de ca­sa­do.

El dis­fru­te de la lec­tu­ra es­po­rá­di­ca o no li­neal tam­bién que­da ga­ran­ti­za­do por­que en ca­da tí­tu­lo hay un nue­vo ca­so que con­du­ce al de­tec­ti­ve a en­fren­tar­se a en­car­na­cio­nes con­cre­tas del mal –la ca­rac­te­ri­za­ción de sus vi­lla­nos po­si­ble­men­te no ten­ga pa­ran­gón–, mien­tras que en las som­bras con­fa­bu­la un mal de per­fil cós­mi­co –cer­cano en lo con­cep­tual al pro­pues­to por Lo­ve­craft en Los mi­tos

de Ct­hul­hu o Ro­bert Wi­lliam Cham­bers en El Rey de Ama­ri­llo–. Por for­tu­na Par­ker no es­tá so­lo. La pa­re­ja gay e in­ter­ra­cial que con­for­man el ex ase­sino a suel­do Louis y el ex­la­drón Án­gel lo acom­pa­ña en las mi­sio­nes más arries­ga­das. Su so­la pre­sen­cia in­ti­mi­da y son ca­pa­ces de ejer­cer una vio­len­cia des­afo­ra­da pe­ro tam­bién sir­ven de con­tra­pun­to hu­mo­rís­ti­co.

La ex­ce­len­cia de la se­rie de Par­ker ra­di­ca, so­bre to­do, en su atre­vi­mien­to para mez­clar gé­ne­ros sin com­ple­jos –ne­gro, gó­ti­co, te­rror, fan­tás­ti­co…– y en ha­ber cons­trui­do su pro­pia mi­to­lo­gía a par­tir de un gran va­rie­dad de in­fluen­cias, des­de re­la­tos de fan­tas­mas, fol­klo­re ir­lan­dés, hard boi­led ame­ri­cano, evan­ge­lios apó­cri­fos, le­yen­das de Eu­ro­pa del Es­te… Una in­mer­sión en la vio­len­cia y el do­lor para in­sis­tir una y otra vez en la im­por­tan­cia de la com­pa­sión. “Mis mo­de­los son Lew Ar­cher y Da­ve Ro­bi­cheaux, los de­tec­ti­ves de Ross Ma­cDo­nald y Ja­mes Lee Bur­ke, res­pec­ti­va­men­te. Se­res hu­ma­nos de­cen­tes y cria­tu­ras mo­ra­les que se apli­ca­ron la lec­ción de Victor Hugo: ‘No exis­te mal­dad in­sig­ni­fi­can­te”’.

GETTY

El mi­to del jazz Char­lie Par­ker

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.