Li­bros que abar­can el mun­do

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s - JOR­GE CA­RRIÓN

Jus­to cuan­do es­ta­mos a pun­to de lle­gar al quin­to cen­te­na­rio de la pri­me­ra vuel­ta al mun­do, cons­ta­ta­mos que ha na­ci­do una nue­va for­ma li­te­ra­ria: el li­bro mun­do. Ma­ga­lla­nes y El­cano fue­ron al­gu­nos de los au­to­res de la cró­ni­ca co­lec­ti­va de la epo­pe­ya, que cos­tó tres años de tra­ve­sía (1519-1522) y tan­to su­fri­mien­to. En las úl­ti­mas dé­ca­das, en cam­bio, se han mul­ti­pli­ca­do los es­cri­to­res y es­cri­to­ras que abar­can el mun­do en li­bros de au­to­ría úni­ca. La glo­ba­li­za­ción ha ex­ten­di­do la idea de que so­mos ca­pa­ces de na­rrar el pla­ne­ta, de que te­ne­mos a nues­tro al­can­ce tan­to la ex­pe­rien­cia (los avio­nes, los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad, los in­ter­cam­bios aca­dé­mi­cos, los con­gre­sos) co­mo la in­for­ma­ción (los li­bros, los ar­chi­vos, los bus­ca­do­res) ne­ce­sa­rios para car­to­gra­fiar ru­tas que unen con­ti­nen­tes dis­tin­tos, fe­nó­me­nos que afec­tan a la en­te­ra hu­ma­ni­dad.

El gé­ne­ro de la vuel­ta al mun­do

Du­ran­te si­glos fue­ron unos po­cos quie­nes se atre­vie­ron a na­rrar el mun­do y lo hi­cie­ron si­guien­do ca­si siem­pre el mis­mo pa­trón: un iti­ne­ra­rio apro­xi­ma­da­men­te cir­cu­lar. Des­de la cir­cun­na­ve­ga­ción del glo­bo de los pri­me­ros ex­plo­ra­do­res es­pa­ño­les, el gé­ne­ro na­rra­ti­vo de la vuel­ta al mun­do si­guió el mis­mo sen­ti­do, la mis­ma ló­gi­ca. Sa­lir de ca­sa para vol­ver a ca­sa, vi­si­tan­do el

ma­yor nú­me­ro po­si­ble de en­cla­ves por el ca­mino.

Eso hi­cie­ron es­cri­to­res co­mo Be­ni­to Pé­rez Gal­dós, en los tres vo­lú­me­nes de La vuel­ta del mun­do de

un no­ve­lis­ta, o Erika y Klaus Mann en Una vuel­ta al mun­do. Pe­ro el ca­so más fa­mo­so no es un do­cu­men­to au­to­bio­grá­fi­co, sino una no­ve­la.

La vuel­ta al mun­do en 80 días, de Ju­les Ver­ne, gra­cias en par­te a las adap­ta­cio­nes audiovisuales que la han man­te­ni­do vi­va, es la gran fic­ción so­bre es­te ti­po de via­je. Su in­fluen­cia fue tal, en­tre sus con­tem­po­rá­neos, que la cro­nis­ta Ne­llie Bly com­pi­tió con otros pe­rio­dis­tas para lle­var la ha­za­ña ima­gi­na­da al mun­do real (y su­pe­rar­la): ga­nó

En los úl­ti­mos años ha pro­li­fe­ra­do un nue­vo ti­po de li­bro: el de am­bi­ción glo­bal. Se tra­ta de tí­tu­los en sin­to­nía con la glo­ba­li­za­ción cu­yos au­to­res se mue­ven por di­ver­sos pun­tos del mun­do para abor­dar un te­ma o fe­nó­meno. Ana­li­za­mos la ten­den­cia y ras­trea­mos sus an­te­ce­den­tes, en un via­je que nos lle­va des­de la vuel­ta al mun­do que ideó Ju­les Ver­ne has­ta los más re­cien­tes en­sa­yos de al­can­ce pla­ne­ta­rio o los in­ven­ta­rios de te­rri­to­rios ima­gi­na­rios

ella, co­mo se re­co­ge en su se­rie de tes­ti­mo­nios nó­ma­das La vuel­ta al

mun­do en 72 días. Su in­fluen­cia fue tal, tam­bién en­tre los es­cri­to­res fu­tu­ros, que Jean Coc­teau la imi­tó li­te­ral­men­te en Vuel­ta al mun­do en

80 días (Mi pri­mer via­je), don­de cons­ta­ta que se­ten­ta años des­pués de la pu­bli­ca­ción de la no­ve­la, con­se­guir pa­sar por to­dos los pun­tos del iti­ne­ra­rio era tan di­fí­cil co­mo en la épo­ca de Phi­leas Fogg y Pas­se­par­tout. Así se lla­ma, de he­cho, Mar­cel Khill en el li­bro, aun­que el ver­da­de­ro nom­bre del com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal de Coc­teau no fue­ra ni el uno ni el otro, sino Mus­tap­ha Mar­cel Khe­li­lou ben Ab­del­ka­der.

Du­ran­te to­do el si­glo XX el li­bro de Ver­ne ins­pi­ró –di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te– pro­yec­tos de ca­rác­ter in­no­va­dor. Ju­lio Cor­tá­zar, por ejem­plo, cons­tru­yó uno de sus li­bros co­lla­ge, La vuel­ta al día en

ochen­ta mun­dos, po­nien­do el mo­de­lo del re­vés. Y el pin­tor fran­cés Her­vé Di Rosa ini­ció en 1993 su par­ti­cu­lar vuel­ta al mun­do en va­rias dé­ca­das, que has­ta el mo­men­to cuen­ta con die­ci­nue­ve eta­pas, des­de So­fía has­ta Lisboa, pa­san­do por Dur­ban, Mé­xi­co, Mia­mi, Tú­nez o Tel Aviv, du­ran­te las cua­les siem­pre ha crea­do in si­tu a par­tir de los ma­te­ria­les y las ar­te­sa­nías lo­ca­les. Pe­ro la con­tem­po­ra­nei­dad es más mel­vi­llia­na que ver­ne­sia­na: acos­tum­bra a op­tar por el “pre­fe­ri­ría no ha­cer­lo”. Moby Dick tie­ne es­truc­tu­ra de vuel­ta al mun­do, pe­ro el via­je que­da in­te­rrum­pi­do cuan­do fi­nal­men­te se ven las ca­ras el ca­pi­tán Ahab y el mons­truo ma­rino. El res­to es nau­fra­gio.

Un nue­vo pa­ra­dig­ma li­te­ra­rio

Es­cri­to­res ki­lo­mé­tri­cos co­mo Jan Mo­rris, Jon Lee An­der­son, Cees Noo­te­boom, Paul The­roux o J.M. Le Clé­zio han da­do va­rias vuel­tas al mun­do, pe­ro no han es­cri­to un li­bro úni­co que lo re­co­rra. Un mun

do es­cri­to, de Mo­rris, es una an­to­lo­gía de cró­ni­cas es­cri­tas du­ran­te medio si­glo de pe­ri­plos; y Tum­bas

de poe­tas y pen­sa­do­res (Si­rue­la), de Noo­te­boom y Sas­sen, una co­lec- ción de cró­ni­cas ilus­tra­das con fo­to­gra­fías, tam­bién fru­to de via­jes múl­ti­ples. La li­te­ra­tu­ra de via­jes si­gue an­cla­da en la uni­dad aris­to­té­li­ca de es­pa­cio y de tiem­po. Mien­tras que en las me­mo­rias y las au­to­bio­gra­fías de gran­des es­cri­to­res via­je­ros sí po­de­mos leer el glo­bo, di­fí­cil­men­te en­con­tra­mos li­bros que rom­pan la ló­gi­ca del iti­ne­ra­rio o de la ex­plo­ra­ción de un es­pa­cio com­pac­to. De he­cho, tam­bién el ca­non de la gran no­ve­la del si­glo XX es ex­tra­ña­men­te lo­cal. Los tí­tu­los más ce­le­bra­dos de Joy­ce, Woolf, Kaf­ka, Dö­blin, Mann, Rul­fo, Ka­wa­ba­ta, García Már­quez, Ce­la, Lis­pec­tor, Vargas Llo­sa, Houe­lle­becq, At­wood o Coet­zee na­rran ciu­da­des, re­gio­nes, a lo su­mo paí­ses, no nues­tro mun­do enor­me, con sus dis­tin­tos con­ti­nen­tes, con su vér­ti­go de tiem­pos y es­pa­cios.

Pe­ro en el cam­bio del si­glo XX al XXI ese pa­ra­dig­ma es­tá su­frien­do una mu­ta­ción. En fic­ción, el ejem­plo más vi­si­ble lo en­con­tra­mos

La no­ve­la del si­glo XX es lo­cal, pe­ro en el cam­bio del si­glo XX al XXI el pa­ra­dig­ma es­tá su­frien­do una mu­ta­ción que ig­no­ra los lí­mi­tes geo­po­lí­ti­cos

LA VUEL­TA AL MUN­DO. El via­je ima­gi­na­do por Ver­ne es el pa­ra­dig­ma de un gé­ne­ro. En la fo­to, la ru­ta de Phi­leas Fogg en el ma­pa edi­ta­do por MS Aven­tu­ras Li­te­ra­rias, que en su re­ver­so in­clu­ye in­for­ma­ción de­ta­lla­da so­bre el via­je y su pro­ta­go­nis­ta

X. CER­VE­RA /AR­CHI­VO

NUE­VOS VIA­JES LI­TE­RA­RIOS. Los li­bros del chi­leno Ro­ber­to Bo­la­ño son la me­jor mues­tra de una li­te­ra­tu­ra que re­nue­va el via­je li­te­ra­rio, ela­bo­ran­do una nue­va to­po­gra­fía in­ter­na­cio­nal. En la fo­to, la ver­sión tea­tral de la no­ve­la ‘2666’ que reali­zó Àlex Ri­go­la

La glo­ba­li­za­ción ha ex­ten­di­do la idea de que so­mos ca­pa­ces de na­rrar el pla­ne­ta, que te­ne­mos a nues­tro al­can­ce tan­to la ex­pe­rien­cia co­mo la in­for­ma­ción ne­ce­sa­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.