Po­nç a la su­ya y sin con­ce­sio­nes

La Vanguardia - Culturas - - Antivirales - SER­GIO VILA-SAN­JUÁN

Mar Co­ro­mi­nas con­vi­vió con Joan Po­nç des­de 1971 has­ta 1984, fe­cha de su muer­te. Ha­bían con­traí­do ma­tri­mo­nio un año an­tes, tras el fa­lle­ci­mien­to de la pri­me­ra es­po­sa del pin­tor y cuan­do él ya es­ta­ba muy en­fer­mo. Pos­te­rior­men­te Co­ro­mi­nas se ha ocu­pa­do de di­fun­dir su obra, aun­que tu­vo una re­la­ción con­flic­ti­va con el hi­jo del ar­tis­ta a pro­pó­si­to de la he­ren­cia, y, muer­to és­te, con los re­pre­sen­tan­tes de su nie­ta. No ayu­dó que ella se lle­va­ra sin per­mi­so (“un error”) unos cua­dros que con­si­de­ra­ba su­yos y des­pués de­vol­vió.

Aho­ra, coin­ci­dien­do con las cua­tro ex­po­si­cio­nes que han ce­le­bra­do en Barcelona la obra de es­te gran su­rrea­lis­ta y con­fun­da­dor del gru­po Dau al Set, Mar Co­ro­mi­nas pu­bli­ca Ca­mi­nan­do con Joan Po­nç, ju­go­so re­tra­to hu­mano que pu­bli­ca Agat­hos Edi­cio­nes y que es uno de esos li­bros que ilu­mi­nan una tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca me­jor que diez te­sis doc­to­ra­les.

Em­pie­zan a ver­se en Ca­da­qués, don­de Po­nç vi­ve aún con su pri­me­ra es­po­sa. Lue­go se ins­ta­lan en Olot, en una ca­sa de Jor­di Cu­rós. “Se ha­bía bus­ca­do una mu­jer jo­ven in­ma­du­ra y Joan era in­tran­si­gen­te. El gri­ta­ba y yo le con­tes­ta­ba sin ame­dren­tar­me”. Tras una tri­ful­ca, el pin­tor sa­le de­ján­do­la en­ce­rra­da; ella em­pie­za a des­col­gar­se por el bal­cón. Po­nç vuel­ve a tiem­po de evi­tar una caí­da. Ha­bi­li­tan unas rui­nas en las al­tu­ras de La Ro­ca, cer­ca de Cam­pro­dón. “No era un lu­gar ama­ble, pe­ro a quien le im­por­ta­ba la ama­bi­li­dad”. Ca­ba­lle­tes, me­sas de di­bu­jo y el ga­to But­zo deam­bu­lan­do sobre los lien­zos. El cu­ra del pue­blo se acer­ca un día a ben­de­cir la ca­sa y Po­nç se alar­ma: “Pa­ri, pa­ri! No ho pot fer. M’en­fon­sa­ria el ne­go­ci. Pin­to di­mo­nis, i si me’ls treu, què vol que pin­ti?”.

Co­ro­mi­nas re­cuer­da que Po­nç “siem­pre iba a la su­ya, sin mi­ra­mien­tos ni con­ce­sio­nes. Ob­via­ba lo que no le in­tere­sa­ba, que era to­do lo que no tu­vie­ra re­la­ción con la pin­tu­ra”. Se re­la­ja­ba ju­gan­do a las car­tas, el billar y el ajedrez. “Le gus­ta­ba tras­pa­sar los lí­mi­tes, los so­cia­les los que más, y si po­día es­can­da­li­zar, me­jor”. Tal vez por eso se lle­va­ba muy bien con Da­lí.

Por el li­bro des­fi­lan Bal­ta­sar Por­cel –con quien no lle­ga a puer­to el pro­yec­to de ha­cer un li­bro jun­to a Cui­xart y con­tra Tà­pies– , y otros ami­gos co­mo Ra­cio­ne­ro, Se­ni­llo­sa o Lu­cía Bo­sé. Ella co­ci­na y ayu­da a Po­nç en sus pro­yec­tos, lle­va vi­da de com­pa­ñe­ra de ar­tis­ta y lo jus­ti­fi­ca sin com­ple­jos y en tér­mi­nos que al­gu­nas fe­mi­nis­tas le re­pro­cha­rían. “Acep­té fi­nal­men­te vol­ver­me som­bra y es­pon­ja, cap­té la esen­cia de aquel vi­vir. De re­torno de una vi­da es­ta­ba el hom­bre por el que sen­tía ad­mi­ra­ción y que re­pre­sen­ta­ba la pa­sión ab­so­lu­ta por la vi­da y por el ar­te”. Con él, re­ca­pi­tu­la, “ha­bía vi­vi­do in­ten­sa­men­te, ¿qué más po­día desear?”.

“Pa­ri, pa­ri! Pin­to di­mo­nis, i si me’ls treu, què vol que pin­ti?”, le di­jo al cu­ra que que­ría ben­de­cir su ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.