Li­bros re­cu­pe­ra­dos

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DO­MÈ­NEC

re­la­cio­nes ideo­ló­gi­cas de pro­duc­ción y el he­cho cons­ti­tui­do por un con­flic­to de uni­ver­si­ta­rios con­tra las éli­tes con po­ca re­la­ción con la cla­se obre­ra pe­se a la huel­ga ge­ne­ral y con el par­ti­do co­mu­nis­ta, que sos­pe­cha­ba que la re­vuel­ta es­tu­dian­til era un mo­vi­mien­to gau­chis­ta ajeno a la lu­cha de cla­ses.

La­se­cuen­cia­de­lo­sa­con­te­ci­mien­tos es to­rren­cial: la gente se echa a la ca­lle pa­ra crear las con­di­cio­nes de una even­tual re­vo­lu­ción con la mi­ra­da pues­ta en las jor­na­das de ju­lio de 1830 (“pa­re­ce un cua­dro de De­la­croix” se oía de­cir en­tre la gente de la ori­lla de­re­cha, que mi­ra­ba lo que su­ce­día al otro la­do del Sena, en la

o en la Co­mu­na de 1871 co­mo se de­cía en el tea­tro Odéon ocu­pa­do des­de la ma­ña­na has­ta la no­che: la gente se echa a la ca­lle lle­van­do la si­tua­ción al lí­mi­te pa­ra que cai­ga De Gau­lle. La his­to­ria hay que ha­cer­la de­pri­sa an­tes de que se es­ca­bu­lla co­mo ocu­rrió en 1848 con la lle­ga­da al po­der de Luis Na­po­león. Hay que to­mar el Ba­rrio La­tino, aun­que las “ma­ni­fes­ta­cio­nes” se ini­cien en Den­fert-Ro­che­reau pa­ra ba­jar por el Bou­le­vard Aragon.

Al frente de ellas a ve­ces es­tá Da­niel Cohn-Ben­dit. To­do un sím­bo­lo de la ac­ción, has­ta se atre­vió a cer­ce­nar la ban­de­ra tri­co­lor pa­ra ele­gir el ro­jo, desechando el azul y el blan­co. Lue­go, la pos­tu­ra de Pom­pi­dou y Men­dès Fran­ce, la hui­da del ge­ne­ral De Gau­lle a Ba­den-Ba­den al am­pa­ro de Mas­su; rumores de pa­ra­cai­dis­tas y bri­ga­das aco­ra­za­das me­ro­dean­do la ciu­dad. Huel­gas, di­fi­cul­ta­des de abas­te­ci­mien­to, más huel­gas, in­clu­so el miér­co­les 22, vís­pe­ra de la As­cen­sión, fe­cha cla­ve por­que se reunía­laA­sam­bleaNa­cio­nal­pa­ra­la­mo­ción de cen­su­ra, en el Pa­rís ca­tó­li­co exi­gien­do cor­du­ra. Pa­sa­ba el tiem­po. Más mie­do. Más huel­gas. No hay ta­xis por­que no hay ga­so­li­na. No hay au­to­bu­ses ni me­tro. Só­lo ci­clis­tas y si­len­cio. Cor­tes de luz. Mam­po­rros de las CRS, las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Jó­ve­nes he­ri­dos con­du­ci­dos a los ca­la­bo­zos. Más pro­tes­tas. Di­vi­sión en­tre los in­sur­gen­tes. Sen­ti­mien­tos que os­ci­lan en­tre la es­pe­ran­za y el fu­ror. Na­die pe­ga ojo. Cris­ta­les ro­tos por los ado­qui­nes.

¿Re­vo­lu­ción? ¿Quién sa­be? Ma­ni­fes­ta­ción cer­ca del Étoi­le a fa­vor del ge­ne­ral De Gau­lle; opor­tuno dis­cur­so en la ra­dio, re­cor­dan­do los que se ha­cían en la guerra lla­man­do a re­sis­tir la ocu­pa­ción na­zi de Pa­rís. Com­pa­ra­ción pe­li­gro­sa.

Ray­mond Aron re­fle­xio­na so­bre los mo­ti­vos del le­van­ta­mien­to es­tu­dian­til y los lí­mi­tes a los que se lle­vó al Es­ta­do, afir­man­do que en ese ma­yo el pro­gre­so se de­tu­vo por el ideal de pro­gre­so. La iro­nía es­tá pre­sen­te, tam­bién el juicio que se ha­ga so­bre ese mo­men­to, y en­tre los más ela­bo­ra­dos des­ta­ca el de Ri­chard Vi­nen por­que si­túa el Ma­yo fran­cés en el con­tex­to de 1968, al que ca­li­fi­ca coAr­ge­lia ANA­GRA­MA. TRA­DUC­CIÓN: MA­RÍA TE­RE­SA GA­LLE­GO. 136 PÁ­GI­NAS. 12,90 EU­ROS SEUIL. 464 PÁ­GI­NAS. 25 EU­ROS CRÍ­TI­CA. TRA­DUC­CIÓN: HÉC­TOR PIQUER. 534 PÁ­GI­NAS. 26,90 EU­ROS DE­BA­TE. 312 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS NÓR­DI­CA LI­BROS/CA­PI­TÁN SWING. TRA­DUC­CIÓN: MAR­COS DEL­FÍN. 120 PÁ­GI­NAS. 22,50 EU­ROS ANA­GRA­MA. TRA­DUC­CIÓN: JA­VIER URCANIBIA. 295 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS MA­CHA­DO LI­BROS. TRA­DUC­CIÓN: MA­RI­SA PÉ­REZ. 432 PÁ­GI­NAS. 20,90 EU­ROS ANA­GRA­MA. TRA­DUC­CIÓN: JA­VIER ALBIÑANA. 200 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS mo “el año en que el mun­do pu­do cam­biar”. Pu­do pe­ro no lo hi­zo. He aquí el men­sa­je. En el ca­pí­tu­lo 5, que de­di­ca a Fran­cia, es de­cir, al ma­yo pa­ri­sino con su iró­ni­co fi­nal, el per­de­dor de aque­llas jor­na­das, Mit­te­rrand, se acer­có a las ideas del PSU pa­ra al­can­zar la presidenci­a de la Re­pú­bli­ca en 1981, cuan­do Eu­ro­pa (in­clui­da por pri­me­ra vez Es­pa­ña) creía que la so­cial­de­mo­cra­cia podía ser di­ri­gi­da por los par­ti­dos so­cia­lis­tas­tru­fa­dos­dei­deas­de­lMa­yo­del68.

Hu­bo un mo­men­to en­tre la asam­blea de es­tu­dian­tes de Nan­te­rre el 21 de mar­zo y la ma­ni­fes­ta­ción de apoyo al ge­ne­ral De Gau­lle el 30 de ma­yo, en que las emo­cio­nes de un cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio se dis­pu­sie­ron a ocu­par su lu­gar en un nue­vo or­den que apar­ta­ra pa­ra siem­pre el or­den bur­gués que, por una iro­nía de la his­to­ria, sa­lió for­ta­le­ci­do por las in­ter­na­cio­na­les obre­ras. El sueño so­cial­de­mó­cra­ta del Es­ta­do de bie­nes­tar ha­bía aca­ba­do de apa­re­cer, aho­ra le aguar­da­ban vein­te años de glo­ria has­ta el gi­ro de 1989, li­ga­do a la caí­da del­mu­ro­deBer­lín­yal­des­cré­di­to­del mar­xis­mo co­mo for­ma de pen­sar la so­cie­dad. ¿Fin de la his­to­ria? No hay que exa­ge­rar, só­lo sen­sa­cio­nes de fra­ca­so co­lec­ti­vo por las ex­ce­si­vas in­mo­la­cio­nes del pueblo en nom­bre del pueblo: de las Bri­ga­das Ro­jas a Pol Pot, to­dos en­fren­ta­dos al mun­do vie­jo por ci­tar sus fo­lle­tos ofi­cia­les.

Ma­yo de 1968 fue ese mo­men­to de es­plen­dor don­de se pa­sa de la his­to­ria a la pos­his­to­ria en el in­com­pa­ra­ble es­ce­na­rio de las ca­lles de Pa­rís y de las au­las de la Sor­bo­na. Los mo­dos de pen­sar y de ser de los años se­sen­ta se con­vir­tie­ron en esos días en una ansiosa exi­gen­cia re­vo­lu­cio­na­ria. Es cier­to que en­tre la guerra de y el aten­ta­do de Ken­nedy se die­ron los pri­me­ros pa­sos con huel­gas de me­ta­lúr­gi­cos, lue­go lle­ga­ron los­mu­si­ca­les­fran­ce­ses­ba­jo­laór­bi­ta del PCF que de­fi­nie­ron la de la tra­ge­dia an­tes y des­pués de la re­vo­lu­ción: pen­se­mos en la dis­tan­cia en­tre

(1964) y (1970), am­bas de Jac­ques Demy con música de Mi­chel Legrand. Y no tar­dó en desa­rro­llar la con Go­dard, Res­nais o Truf­faut pa­ra en­cau­zar las mo­das, los ges­tos, los há­bi­tos en el ves­tir y en sen­tar­se en los ca­fés de Pa­rís don­de los chi­cos y las chi­cas de­ba­tían so­bre co­mo leer to­man­do ca­fé. El mun­do co­mo una fun­ción de tea­tro: una ge­ne­ra­ción lla­ma­da a im­po­ner un nue­vo or­den al dis­cur­so so­cial, un or­den re­vo­lu­cio­na­rio.

Así pues, Ma­yo del 68, ¿qué fue en reali­dad? La his­to­ria du­da en su de­fi­ni­ción, re­bel­día es­tu­dian­til o re­vo­lu­ción; es el turno pa­ra la no­ve­la. Es­ta con­me­mo­ra­ción ha traí­do con­si­go una excelente no­ti­cia, la pu­bli­ca­ción de de Pau­li­ne Drey­fus: un po­de­ro­so re­la­to de lo su­ce­di­do el 22 de ma­yo de 1968 en el ho­tel Meu­ri­ce de Pa­rís con oca­sión de la en­tre­ga de un pre­mio li­te­ra­rio al lue­go al­ta­men­te pre­mia­do Pa­trick Mo­diano, que da pie a una des­crip­ción den­sa en la lí­nea de la an­tro­po­lo­gía in­ter­pre­ta­ti­va de las sen­sa­cio­nes, emo­cio­nes y que­bran­tos de la so­cie­dad pa­ri­si­na pre­sen­te en ese ho­tel aquel día. Uno de los per­so­na­jes más di­ver­ti­dos ofre­ce un diag­nós­ti­co de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do den­tro y fuera del Meu­ri­ce: “Una pa­ro­dia de re­vo­lu­ción que per­de­rá en­se­gui­da el re­sue­llo y aca­ba­rá con­su­mién­do­se”.Pue­se­so.

Vi­ñe­tas sa­ca­das del li­bro de Ale­xan­dre Franc y Ar­naud Bu­reau, ‘Ma­yo del 68. His­to­ria de una pri­ma­ve­ra’, pu­bli­ca­do en una coedi­ción de Nór­di­ca Li­bros y Ca­pi­tán Swing. Una no­ve­la grá­fi­ca que ilus­tra los he­chos que acon­te­cie­ron en la re­vo­lu­ción de Pa­rís...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.