Pe­rio­dis­mo con hu­mor

Las vie­jas re­dac­cio­nes, vis­tas por Lu­na y Frayn

La Vanguardia - Culturas - - Portada - LLÀT­ZER MOIX

Joa­quín Lu­na (Bar­ce­lo­na, 1958) pu­bli­ca re­gu­lar­men­te co­lum­nas en las pá­gi­nas de opi­nión de La Van­guar­dia. Bue­na par­te de ellas es­tán ins­pi­ra­das en sus co­rre­rías noc­tám­bu­las, y al­ter­nan anéc­do­tas re­co­gi­das du­ran­te sus es­tu­dios de cam­po con re­fle­xio­nes pa­ra una so­cio­lo­gía re­crea­ti­va del di­vor­cia­do. A Lu­na le gus­tan las mu­je­res, el fút­bol, los to­ros y el boxeo –no sé si por es­te or­den–, ade­más de fu­mar y be­ber ron añe­jo con co­la, y no tie­ne el me­nor em­pa­cho en reivin­di­car ta­les afi­cio­nes. Su có­di­go éti­co es el del vie­jo ca­ba­lle­ro que gasta bue­nos mo­da­les, vis­te con ele­gan­cia –y al­gu­na con­ce­sión al dan­dis­mo–, cede el pa­so a las da­mas, cum­ple pun­do­no­ro­sa­men­te con to­das sus obli­ga­cio­nes (tam­bién con al­gu­nas que no son su­yas), y sin em­bar­go pa­re­ce siem­pre dis­po­ni­ble. Es li­be­ral, cos­mo­po­li­ta, con­tra­rio al se­pa­ra­tis­mo y par­ti­da­rio de ex­pre­sar­se sin cor­ta­pi­sas ni te­mor al qué di­rán, con edu­ca­ción pe­ro acer­cán­do­se al lí­mi­te. Po­dría ex­ten­der­me en el per­fil de Lu­na. Pe­ro qui­zás bas­ten las lí­neas del pá­rra­fo an­te­rior pa­ra su­ge­rir el te­ma­rio de sus co­lum­nas, es­cri­tas con bue­na pro­sa, me­jor hu­mor y no­ta­ble arro­jo. Y pa­ra apun­tar que le han re­por­ta­do, a ve­ces, acu­sa­cio­nes de ma­chis­ta y de car­ca­mal, cuan­do a

otros ojos pue­den pa­sar por un ejer­ci­cio de li­ber­tad, po­co re­vo­lu­cio­na­rio, cier­ta­men­te, pe­ro bien le­gí­ti­mo en una so­cie­dad que con­ser­ve apre­cio por el plu­ra­lis­mo. Es de­cir, que no se so­me­ta a vie­jas ni nue­vas doc­tri­nas, ni si­quie­ra a las que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, im­po­nen lí­mi­tes en su bús­que­da de la li­be­ra­ción.

Lu­na em­pe­zó a es­cri­bir es­tas co­lum­nas en 2013. Son tex­tos en los que se ex­pre­sa con voz sin­gu­lar, y que le han gran­jea­do po­pu­la­ri­dad en­tre los lec­to­res de La Van­guar­dia. Pe­ro hay un Lu­na pe­rio­dis­ta, ce­ñi­do a la in­for­ma­ción, pre­vio al Lu­na opi­na­dor. Y es ese Lu­na pri­mi­ge­nio el que nos aguar­da en ¡Me­nu­da tro­pa!, un bre­ve y ame­ní­si­mo li­bro de me­mo­rias pro­fe­sio­na­les, sub­ti­tu­la­do –la ca­bra ti­ra al mon­te– Aven­tu­ras y des­ven­tu­ras de un pe­rio­dis­ta di­vor­cia­do, que se ha pu­bli­ca­do si­mul­tá­nea­men­te en cas­te­llano y en ca­ta­lán.

El au­tor ha si­do un pro­fe­sio­nal con suer­te. Ha vi­vi­do tiem­pos con­vul­sos. Ha ocu­pa­do las co­rres­pon­sa­lías de La Van­guar­dia en Hong Kong, Washington o Pa­rís a lo lar­go de ca­si tres lus­tros (cuan­do los gran­des dia­rios to­da­vía se preo­cu­pa­ban más por pu­bli­car in­for­ma­cio­nes de ca­li­dad, ex­clu­si­vas y co­lo­ris­tas, que por re­cor­tar gas­tos). Ha via­ja­do, a par­tir de ta­les ba­ses, a me­dio cen­te­nar de paí­ses. Y es muy sen­si­ble a las des­car­gas de adre­na­li­na pe­rio­dís­ti­ca que ex­pe­ri­men­ta cuan­do ol­fa­tea un scoop y sa­be que lo tie­ne al al­can­ce de la plu­ma. Con es­tos per­tre­chos, Lu­na se per­so­nó en los es­ce­na­rios de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos de­ce­nios. Es­ta­ba en Pe­kín du­ran­te los he­chos de Tia­nan­men, cuan­do un jo­ven se plan­tó an­te una co­lum­na de tan­ques enor­mes, ex­hi­bien­do las aga­llas de los de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia a pun­to de ser atro­pe­lla­dos por el apa­ra­to mi­li­tar chino. Es­tu­vo, do­ce años des­pués, en Nue­va York tras el de­rri­bo de las to­rres ge­me­las en los aten­ta­dos del 11-S. Ha in­for­ma­do so­bre tres cam­pa­ñas elec­to­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nas y so­bre dos fran­ce­sas. Es­tu­vo en las re­vuel­tas de Lha­sa, en la gue­rra del Gol­fo, en el en­tie­rro de Pa­qui­rri, en va­rios Jue­gos Olím­pi­cos y Mun­dia­les de fút­bol, tam­bién en cam­pos de Ter­ce­ra Di­vi­sión –el de su ama­do Eu­ro­pa– y en va­rios rin­co­nes de la Es­pa­ña car­pe­to­ve­tó­ni­ca. Ha pi­sa­do las al­fom­bras más mu­lli­das y los es­com­bros, can­ci­lle­rías y cam­pos de ba­ta­lla. Y ha vuel­to pa­ra con­tar­nos his­to­rias reales, re­dac­ta­das con es­ti­lo pro­pio.

En ¡Me­nu­da tro­pa!, Lu­na nos to­ma de la mano y nos pa­sea, aho­rrán­do­nos el ries­go de da­ños co­la­te­ra­les que él asu­mió, por epi­so­dios que han con­for­ma­do la his­to­ria re­cien­te. Al ha­cer­lo, se re­ve­la co­mo alguien oca­sio­nal­men­te osa­do: le pa­re­ció lo más nor­mal en­viar­se a sí mis­mo a Fu­kus­hi­ma, sien­do ya re­dac­tor je­fe de In­ter­na­cio­nal, cuan­do sus com­pa­ñe­ros no lo­gra­ron apre­ciar el en­can­to de te­rre­mo­tos y

Joa­quín Lu­na “La sin­to­nía de los bo­le­ti­nes in­for­ma­ti­vos de la BBC se­ría una mú­si­ca ade­cua­da en mi funeral”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.